30.12.2014

5 consejos para servir la cerveza perfecta

La cerveza es una de esas bebidas que podemos tomar en casi cualquier ocasión. Pero servirla correctamente tiene su ciencia. Aquí, algunos consejos y trucos para lograrlo.


1. Elegir el recipiente correcto. Lo ideal para servir tu cerveza a la perfección es contar con una copa o un vaso de cristal fino. ¿Por qué? Porque la buena cristalería permite conservar la temperatura de la bebida. Además, afecta el desarrollo y la retención de la espuma, la cual actúa como red para muchos de los compuestos volátiles (que aportan aroma) que se encuentran en la cerveza. 

2. Inclinar correctamente el vaso. Es recomendable situar la copa bajo la botella o el grifo con una inclinación de 45 grados, y a una distancia de entre 10 y 20 centímetros. Cuando el líquido y la espuma alcanzan el borde de la copa es conveniente detenerse un momento para que la espuma descienda ligeramente y, a continuación, seguir vertiendo la cerveza hasta que se llene el recipiente. También es importante controlar que la copa no se desborde. Para obtener una cerveza de aspecto compacto, cuando se sirve de botella, o más cremoso, cuando se hace desde el grifo, hay que realizar el proceso en varios tirajes cortos. 

3. Cuidar la temperatura. Si la cerveza está demasiado fría, es probable que se genere un exceso de espuma al servirla. Esto ocurre debido al cambio de temperatura que se genera cuando entra en contacto con el ambiente. Por eso conviene conservarla a una temperatura correcta: entre 4 y 7 grados centígrados.

4. No congelar la copa. Quizás el mito más grande en el mundo de la cerveza es el de colocar las copas en el congelador, para que estén bien frías al momento de beber.  Las copas heladas hacen que la cerveza pierda su espuma, destruyendo su proceso de carbonización. Mejor es mojarlas: humedecerlas contribuye a que la cerveza resbale por el cristal a medida que cae y, lo más importante, refresca el contenido. Además, tampoco es bueno servir la cerveza ni bien salida del congelador, sino dejarla reposar por un rato y luego tomarla.

5. Realizar la prueba de las tres capas. Si la bebida se ha servido correctamente, se podrán observar en el vaso tres capas: la cerveza, una pequeña nube de carbónico y la espuma. Además, a medida que vayas bebiendo quedarán marcados aros en el interior del cristal. El rastro que va dejando la crema en cada trago indica que el trabajo está bien hecho.

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios