22.10.2012

8 tips saludables para disfrutar de las carnes rojas

Para preparar carnes rojas de manera sana, seguí los consejos de Genser para carnes rojas, una sal saborizada con hierbas y especias, y con un 70% menos de sodio que la sal de mesa.


El año pasado cada argentino consumió, en promedio, 53 kilos de carne roja, según datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina. Este número ha tenido altibajos a lo largo del tiempo, pero demuestra que somos un país claramente carnívoro.

En cuanto a sus aportes nutricionales las carnes rojas tienen dos caras. Por un lado son fuente de proteínas, hierro, zinc y vitamina B12. Pero si no se consumen en forma y cantidad prudente pueden derivar en colesterol alto y, en el peor de los casos, en problemas cardiovasculares u obesidad.

A continuación te contamos cómo, cuándo y de qué forma consumir carnes rojas para que, además de ricas, sean un alimento sano:

1) NO COMER CARNE TODOS LOS DIAS. Una dieta saludable no debería exceder los 210 gramos semanales de carne roja, es decir: comerla solo una o dos veces por semana. Algunos nutricionistas son un poco más permisivos, pero todos coinciden en que el consumo diario acarrea consecuencias negativas.

2) ELEGIR CORTES MAGROS. Para no sumar grasas innecesarias, siempre es preferible elegir cortes magros. Entre los vacunos, nalga, lomo, peceto y cuadril son algunos de los más populares. La carne de cerdo también es una opción saludable, aunque no todos sus cortes. La bondiola, por ejemplo, es  mucho más grasa que el solomillo (que según un estudio del Institute of Food Technologists es tan magro como una pechuga de pollo sin piel). Un dato: en el cerdo, el 70% de la grasa se localiza debajo de su piel. ¡Mejor obviar la panceta!

3) COMPRAR CON CUIDADO. En la carnicería, hay que prestar atención. La porción que vayas a elegir tiene que ser de un rojo vivo y de consistencia firme: ni seca, ni dura, sino suave y elástica. De lo contrario, te están vendiendo carne vieja o en mal estado.

4) QUITARLE LA GRASA.
Al momento de cocinar, debés retirar la grasa de la carne, especialmente las partes que se tornaron amarillentas. Si bien algunos elijen dejar una pequeña cantidad para lograr bifes más sabrosos, lo saludable es retirarla toda.

5) USAR ACEITE DE CANOLA U OLIVA. Si vas a hacer un bife a la plancha o si tenés que sellar un cuadril antes de meterlo en el horno, lo aconsejable es que lo hagas con poco aceite y que, idealmente, sea de canola u oliva. Nunca manteca.

6) NO FREIR. Las milanesas fritas son deliciosas, pero absorben una importante cantidad de aceite. Al horno, en cambio, el aporte de grasa es bajo y se reduce el consumo de calorías. Eso sí: hay que cuidar la cocción para que no se sequen.

7) USAR UNA REJILLA. Si hacés carne al horno, ponela sobre una rejilla ubicada en la asadera. De esta forma, evitás que se cocine en su propia grasa. Para hidratar y que la carne no salga seca, colocá en la asadera un chorrito de agua.

8) COCINAR EN PAPILLOTE. Una opción piola para no agregar aceite a la cocción es preparar la carne al horno en papillote, es decir: envuelta en papel de aluminio. De esta forma, la carne se cocinará al vapor. Ideal condimentar con vegetales, hierbas y especias. Antes del final, conviene destaparla unos minutos para que se dore.

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios