26.05.2010

9 vinos recomendados para regalar y quedar bárbaro

A veces no hay mejor obsequio que una buena botella. Agendá éstas, que son ideales para envolver y ponerles un moño.


Está escrito y todo el mundo lo sabe: regalar es un problema. Porque elegir un presente a quien se conoce poco o mucho puede resultar una metida de pata o la gloria. Por eso el vino es un obsequio ideal y rara vez falla: le gusta a todo el mundo y una vez puesto sobre la mesa aporta una historia para contar.

Desde quién lo regala al por qué, acá te recomendamos 10 etiquetas que son regalos ideales para cada una de las situaciones en las que el vino es un regalo perfecto.

1. Al portero
El portero es un hombre clave en la vida moderna, pocas veces homenajeado y muchas más odiado por el poder que ostenta. Lo necesitás, eso está claro, y el tipo lo sabe. Para no tenerlo como de oponente en las filas de vecinos, lo mejor es cada tanto hacerle un obsequio. Una botella de vino es ideal, porque se consigue fácil, el tipo calcula rápidamente cuánto lo estimás y además queda dispuesto a cambiarte la canilla o darte una mano con el inspector del gas. Ideal, Misterio Malbec 2009 ($24), rico y novedoso.  

2. Al cuñado manguero

Todos tenemos, tuvimos o tendremos un cuñado manguero. Manguear es la labor principal del cuñado, además de aflojar la relaciones en la familia política si se llegaran a tensar las cosas. Y para tenerlo en la órbita de los que gravitan a favor, conviene cada tanto ofrecerle un vino bueno cuando viene de visita (regalárselo puede generar envidias). Si la va de clásico,  Lagarde Reserva Malbec 2007 ($48). Si es un buscavinos FIN Pinot Noir 2008 ($100).

3. A tu novio/a en retirada

No podés escatimar en gastos cuando se trata de tu media naranja. Pero si no te sobra el mango y querés ponerle un touch de glamour a tu pareja, una buena botella de espumante es clave en la intimidad de tu casa. A tiro de bolsillo, un pack de Norton Mini ($42) dosifica el presente en su punto justo. Poné un buen disco y dale play a tu relación.

4. A un jefe pesado
Los jefes. Todo un universo de adversidades. Pero vos sabés que fuera de la oficina ese ser odioso es un humano y tiene gustos y pasiones. Si la suya es la del vino, estos dos productos no fallarán en limar asperezas y en acercarte un poco más en su tablero estratégico: el excelente Cicchitti Reserva Malbec 2006 ($70) le pone una cuota de conocedor a tu presente.

5. A tus suegros
Si hay una pieza clave en el ajedrez de las relaciones familiares, esa está en manos de tus suegros. Tenerlos de oponentes es un desgaste y de aliados muy cercanos, un verdadero esfuerzo. Como en toda diplomacia, en las relaciones familiares se practican las ofrendas y los intercambios simbólicos. Un vino es el regalo ideal: jerarquiza y demuestra aprecio sin alcahuetería. Cuando vayas de visita caé con un Alamos Selección de Viñedos 2009 ($39) y sumá un poroto.

6. A un amigo

La bebida y la amistad se fermentan juntas. De ahí que cuando llega el cumpleaños de un amigo/a o tenés ganas de decirle que ha sido un hallazgo cruzarse en la vida, una botella de vino es un presente precioso: se comparte y se disfruta con amistad. Lurton Cabernet Reserva 2008 ($42) es una rica opción para armar además una picada. Si andás corto de plata, un Estiba Cabernet Sauvignon 2008 ($20) le pondrá sabor suficiente.  

7. A tu mejor cliente

En cualquier negocio hay uno o dos clientes que pasan a ser socios estratégicos por la importancia que tienen en tu economía. Y si bien tenés una buena relación comercial, cada tanto se te tiene que caer un favor o un presente como para que la cosa trascienda los fríos billetes y gane calor humano. El vino es lo mejor que le podés ofrecer, a menos que tu cliente sea abstemio declarado: una etiqueta conocida, como Luigi Bosca Reserva Malbec 2007 ($59) no falla nunca.

8. Al cardiólogo salvador
Los médicos que se dedican a cuestiones delicadas son gente que bebe bien siempre de arriba. Porque cuando te salvaste de un by pass o te operaron del riñón y saliste hecho para contarlo, a nadie le importa lo que tenga que gastar para quedar bien con el hombre del estetoscopio. Si estás en la lista de donantes de vino, anotá: Catena Estiba Reservada 2004 ($580) es una fija.  

9. Al abogado que te rescata
Lograr un buen divorcio, salir ileso de una quiebra o enderezar una dudosa situación judicial es tarea de cuervos bien entrenados. Es conocida la afición del rubro por mostrarse sofisticado. A un abogado tenés que regalarle una marca que les sirva: Viña Alicia Brote Negro ($700) le rendirá honores al abogado que le guste el buen vino.


Por Joaquín Hidalgo

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios