13.08.2009

A vos que te parece.... ¿Existe la comida afrodisíaca? ¿Realidad o puro verso?

La comida afrodisíaca llegó a los restaurantes, la pastelería y las bebidas…. y es hora de que se vaya.

comida afrodisíaca

Comer y beber, como cualquier acto placentero, puede estar dotado de sensualidad. Un vino o un chocolate, además de alimentar, despiertan los sentidos, estimulan, cambian el humor, y pueden sumar puntos en una cita. Una cena (salvo que se trate de un guiso carrero con vino de damajuana) también puede ser sexy. Sin embargo, una cosa es que colabore con el ambiente de una velada, y otra muy distinta es que tenga propiedades mágicas capaces de incrementar el deseo sexual.  A esta altura, siglo XXI, es hora de acabar con la sanata de la cocina afrodisíaca de una vez por todas. En principio, porque no hay ninguna demostración concreta de que exista tal cosa: para la ciencia, la comida afrodisíaca tiene la misma rigurosidad que la leyenda de la Luz Mala o el Pitufo Enrique. Es una pavada, un mito fácil con el que los periodistas haraganes llenan las revistas femeninas o los sitios web berretas sobre alimentación y vida natural. Pero en segundo lugar —y más importante todavía—porque como recurso es deprimente. Tener que ponerle apio a una ensalada para llevarse a alguien a la cama, lejos de sensualizar la comida, la vuelve una estrategia de solteronas y de impotentes que, en estado de desesperación, recurren a los trucos más bajos para lograr que alguien les haga un mimo.

Si creemos que los alimentos tienen la virtud de elevar el deseo sexual, también deberíamos aceptar que un perfume o una vela pueda tener las mismas propiedades afrodisíacas  ¿Qué diferencia habría, entonces, entre quien elabora un plato afrodisíaco para una cita y los mamarrachos que compran feromonas en perfume vía Mercadolibre para seducir a su pareja? ¿O entre los que dicen que la canela es erótica y las señoras que, asesoradas por una bruja del barrio, compran velas y hacen macumbas para recuperar a su marido?  Absolutamente ninguna. Nadie ha conseguido tener más sexo llenando un tupper de camarones, poniéndose perfume con olor a celo, o rezándole a San Expedito. Y si lo hizo, no ha podido probarlo.

Sin embargo, a pesar de que la lógica nos demuestra que la cocina afrodisíaca es un verso patético, el fenómeno sigue creciendo. En los diarios, al lado de las noticias políticas y económicas, siempre hay algún descubrimiento milagroso vinculado al tema. Es común leer pavadas como “Científicos de la Universidad de Massachusetts aseguran que las mujeres que consumen chocolate son más fértiles” o “Un estudio de la Universidad de Michigan revela que el Chardonnay tiene efectos parecidos al Viagra”. Los lectores, que posiblemente no tengan sexo con sus esposas desde hace mucho tiempo, se ilusionan pensando que se transformarán en sementales griegos por consumir golosinas en abundancia o por darle una copita de vino blanco a su mujer, y con esas renovadas esperanzas, quizás sufran la abstinencia un poco menos.

Pero eso no es todo. Si esta farsa sólo se tratara de buscarle atributos delirantes a algunos ingredientes que de todas formas queremos comer porque son ricos, no habría problema. El asunto es que, desde hace unos años, aparte de gansa, la comida afrodisíaca también se ha vuelto cara y chabacana. A más de un empresario gastronómico se le ha mezclado lo sensual con lo sexual, lo erótico y lo escatológico, lo íntimo con lo privado, y lo desinhibido con lo asqueroso, y a la comida propiamente dicha, le han sumado shows de tríos sexuales, taxi boys bailando enroscados en un caño engrasado, títeres pornográficos con escenas de sexo explícito y aquadance nudista. Ni hablar de lo que venden como souvenir en un famoso restaurante de Palermo (en cuyo nombre se promete el asesinato de alguien con apellido español): unos saleros en forma de espermatozoide, que amenazan con una inminente eyaculación sobre el plato cada vez que el comensal quiere aderezar su comida.


RESTAURANTES AFRODISIACOS
No hay más de dos o tres restaurantes afrodisíacos en Buenos Aires, pero alcanzan para cubrir la demanda, créanme. Básicamente son restaurantes comunes, con precios exorbitantes, que ofrecen platos con ingredientes descriptos como si fueran escenas sexuales o fantasías eróticas de todo tipo. Uno de los peores ejemplos es el de un restaurante situado en un hotel en Barrio Norte cuyo plato de “ravioles neri de salmón en crema de eneldo y langostinos grillados” figura como “Cinco Negros en Tu Boca” y las “conchas en reducción de champagne y lemongrass, risoto de tinta de calamar, crocante de algas y camarones asados” se llaman “Conchas Ardientes”. Una oferta (más que sensual) ordinaria y adolescente.

Sin ir más lejos, cuando pienso que alguien describió un solomillo como “fálico” o un roll con el adjetivo “erógeno” no me imagino a un chef piola y buen mozo. Más bien visualizo a un gordito de quince años lleno de granos, que vive encerrado en el baño masturbándose con alguna vedette que vio en la tele y se ríe cada vez que alguien dice “pija” o “teta”.  Tampoco veo a una pareja linda, exitosa, canchera, que tiene buen sexo, pagando $ 300 para comerse una flor genital de salmón bañada en vaselina, mientras una bailantera en pollerita de modal se frota contra un palo engrasado al lado de la mesa.

Y esta apreciación de ninguna manera tiene que ver con ser conservador o con ser aburrido, sino con el sentido común. No puedo creer que una pareja se excite comiendo un plato de ñoquis al lado de dos bailarines musculosos y llenos de esteroides que se frotan al lado de la quesera. Y ni hablar de quienes no están en pareja. Con una mano en el corazón: ¿qué harían ustedes si conocen a un candidato interesante y cuando salen a comer afuera se pide el postre “Sudor de Nena Virgen” que ofrece un restaurante local? ¿Le arrancan la ropa con los dientes, o se van al baño corriendo y no aparecen en la mesa nunca más?  

 

PASTELERIA EROTICA
Pero para experimentar esta sanata en todo su esplendor no es necesario salir a comer afuera u olfatear los fluidos corporales de un par de bailarines calentorros en un restaurante cuya dueña es una de las más mediáticas vedettes de la farándula local. Hoy en día, es muy fácil conseguir bombones en forma de teta o una torta esculpida en forma de consolador para que tu pareja, tus amigas o un compañero de trabajo, puedan sentir el placer de morder un escroto de mazapán. Sí, como leyeron: a los títeres pornográficos y a los lomitos violadores, se le suman los bocaditos en forma de pito, los torsos musculosos de chocolate brillante y las tortas en forma de culo con unas tangas de glasé real tan coloridas y llenas de puntilla que parecen haber salido directamente de una vidriera del Once.

Según las tres empresas de repostería erótica que ofrecen sus productos online, son muchos los que eligen regalar golosinas afrodisíacas para mejorar su vida sexual. Los hombres, para jugar y experimentar con sus parejas o para burlarse de un compañero de trabajo, avergonzándolo con petit fours en forma de pene. Las mujeres, en cambio, para despedidas de solteras, para cenas con amigas, o para sorprender a un marido aburrido que espera el mismo aniversario de siempre. ¡Sí, claro! Me imagino lo que debe mejorar tu vida sexual cuando al final de una cita romántica sacás del freezer un helado en forma de pene erecto bañado en chocolate o cuando sorprendés a tu esposa con un consolador comestible de veinte centímetros, con testículos de chocolate y una vela metida en la uretra, empotrado en el centro de una torta de llena de merengues y guindas de fantasía.

 

FONDO BLANCO
Pero el verso más triste de toda esta batería de artilugios no se come, se bebe.  La marca Mr. Love, por ejemplo, ofrece un energizante afrodisíaco con feromonas y maracuyá (o fruta de la pasión) que según dice en su página web, sacude tu libido, acorta tus tiempos (de levante, presumo) y —acá cito textual— “deshinive tu sensualidad”.  Al parecer, si te tomás un trago con este brebaje, aún con esas faltas de ortografía espantosas, las chicas se vuelven completamente locas por tocar tu cuerpo.

Otra alternativa igual de rara son los Kamasutra Wines, de origen australiano, que tienen una botella y etiqueta erótica (con poses sexuales del Kamasutra, obviamente) y un retrogusto a vainilla, que según asegura la marca no sólo es afrodisíaca, sino que es una suerte de Viagra natural que ayuda a mantener erecciones por tiempo más largo.  

Como todas las demás propuestas, estas bebidas se recomiendan para sorprender a tu pareja. Y la verdad es que al menos en eso, coincidimos. La cocina afrodisíaca será una mentira chabacana y bastante boba, pero si en una cena servís un pene helado sobre la mesa, lo más posible tu pareja no quiera tener sexo, pero se va a sorprender. Eso seguro.

Por Carolina Aguirre

Ilustración: Carla Teso

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios