31.05.2011

Abrió La Pasiva y se desató la guerra del chivito

La apertura del primer local de la cadena de restaurantes La Pasiva en Buenos Aires, desató una contienda entre sus dueños y el fundador de la marca uruguaya.

La Pasiva en Buenos Aires

Para cualquiera que conozca Uruguay, la cadena de restaurantes La Pasiva, famosa por sus chivitos y sus frankfurters (panchos), es una visita obligada. Creada en 1963 por don Pedro Kechichian, se ha convertido en estos años en un clásico que tiene más de 25 locales a lo largo de todo el país. El secreto de su éxito son sus chivitos y el sabor de la mostaza que tiene una fórmula que se mantiene bajo siete llaves.

Su fundador también tiene la concesión de cinco locales en Brasil. Pero hace unos días se sorprendió al confirmar la noticia de que en Buenos Aires desembarcaba La Pasiva. Con 80 años a cuestas, no puede disimular su bronca y su tristeza y dice: “Son unos sinvergüenzas”, y explica que nada tienen que ver con la cadena original, pese al parecido de su logo y a la campaña de publicidad desplegada.

El mismo día de la inauguración, Veintitrés visitó el nuevo local, ubicado en avenida Corrientes a pasos de Callao, en donde estaba ubicada la ex librería Gandhi. Daniel Helal Caruso se presentó como uno de los tres accionistas y contó que desde hace tres años posee la licencia de un local La Pasiva en Maldonado. Si bien al principio se negó a develar quiénes eran sus socios, finalmente contó que “para abrir en Buenos Aires, tuve que asociarme a Tomasa Molina y Víctor Moreno, que son los titulares de la marca en la Argentina. Cerré un acuerdo por treinta años y la idea es abrir tres locales en 2011 y tres más en 2012. Estamos evaluando las zonas”, señaló Caruso.

Ante la pregunta obligada sobre cuál era la relación con la auténtica Pasiva, puntualizó: “Las marcas no se roban, se registran y tenemos los derechos. No tenemos nada que ver con La Pasiva de Uruguay. Pero ofreceremos chivitos, los mismos frankfurters y hasta tenemos la fórmula de la mostaza. No es tan secreta, porque la preparan los mozos y hemos traído varios uruguayos”, comentó sin sonrojarse Daniel Helal Caruso.

A esa altura, Caruso sumó a otra persona a la charla que resultó ser Víctor Moreno, otro de los socios. Molesto por las preguntas sobre la relación con La Pasiva original, disparó: “¿Qué importa si es la misma de Uruguay o no? No hacen falta tantas preguntas sobre ese tema. Termínela. Si quiere saber si vendrá Pedro Kechichian a la inauguración: no, no vendrá”, dijo molesto. Justamente Alfredo Víctor Moreno fue quien registró el nombre de La Pasiva en 1993 y en el 2005 se lo transfirió a Tomasa Molina. Al día, con la viveza criolla, le birlaron la marca a Pedro Kechichian, el “padre” de La Pasiva. “Son unos sinvergüenzas, se creen que por tener un local chiquito de La Pasiva en Maldonado pueden hacerme esto. Hace casi 50 años que estamos en Uruguay, somos muy conocidos. Por más que usen la marca no son los mismos productos. El frigorífico uruguayo Carlos Schneck no les vende los chacinados, por lo tanto los frankfurters son distintos y encima no creo que usen la misma fórmula de la mostaza. La tengo hace más de 40 años, es bien casera y dura sólo 48 horas; si no venden mucho, no les será rentable. Varias personas me dijeron que el gusto es muy diferente”, dice Kechichian.

“¿A usted le parece, tener que andar haciendo juicios a mi edad? Pero vamos a tener que hacerles juicio”, dice en una charla, desde Uruguay, el fundador de La Pasiva. Mauro Tovorovsky, abogado especializado en marcas, del estudio Vitale, Manoff & Feilbogen, analiza el caso: “No hay casualidades milagrosas. De acuerdo a un tratado internacional llamado el Convenio de París, los países miembros tienen la obligación de invalidar el uso y prohibir el registro de una marca notoriamente conocida, registrada en otro país miembro. La Pasiva está registrada hace décadas en Uruguay, así que aplicaría. Si bien según la ley argentina no pueden haber pasado diez años desde que se registró para pedir la nulidad de una marca, por el artículo 6 bis del convenio, si se puede probar que el registro fue hecho de mala fe, no existe plazo de prescripción”. Desde 1982 hasta el 2003 hay otros seis pedidos para registrar la marca en el rubro restaurantes y todos tuvieron oposición y fueron abandonados. Los registrantes de la marca en la Argentina, adiestradamente vivos, están atentos a que nadie les birle la marca.

En materia de logos, si bien en la versión local no aparece el niño comiendo su frankfurter, la tipografía de las letras es muy similar. “La marca en la Argentina fue registrada de forma denominativa, no tienen protección para el logo. La similitud es una prueba más de que actuaron de mala fe. Puede haber casualidades, pero si el logo es casi el mismo y ofrecen los mismos productos...”, apunta el abogado experto en marcas, Tovorovsky.

Mientras tanto, los planes de los audaces “emprendedores” incluyen desde un acuerdo por 10 años con el cómico y senador Nito Artaza para que produzca espectáculos de miércoles a domingos en una sala ubicada en el primer piso con capacidad para 200 butacas. Los lunes y martes serán los días destinados para promover a artistas uruguayos. Otro de los planes es dar franquicias de la marca, pero antes quieren asegurarse las primeras seis aperturas propias. Con todas las precauciones al día, no quieren que nadie use la marca sin su autorización.

A la hora de la despedida, Daniel Helal Caruso se muestra simpático e invita a Veintitrés a la fiesta de inauguración. Pero al rato, su socio Víctor Moreno sigue molesto. Pierde hasta el menor rasgo de caballerosidad, se niega a despedirse alzando su mano y aclara: “Por favor, no venga a la fiesta de inauguración”.


Publicado en Veintitrés

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas