14.10.2011

Bloody drinks: las mejores reversiones del Bloody Mary

En esta nota, algunas de las recreaciones más interesantes que se consiguen en las barras porteñas.


Hay cocktails que dividen aguas: se aman o se odian. Indiferencia, jamás. Le das una caipi a alguien que no toma tragos, muy difícil que no se la tome. Le das un Cuba Libre a cualquiera y la Coca-Cola lo hace fácil de beber. Pero cuando entra en escena el Bloody Mary la cosa se complica. ¿A quién le puede gustar esa mezcla de vodka, Tabasco, sal de apio, salsa inglesa, jugo de limón, sal, pimienta y jugo de tomate?, se preguntan los incrédulos que no lo beben. ¡Allá ellos! Porque, en el otro extremo, son miles los fanáticos que encuentran en el Bloody magia pura: un trago ideal como aperitivo, antes de cualquier comida, e inclusive (como lo indica una de las últimas modas en Estados Unidos) a la mañana, para acompañar un suculento brunch (ver "Bloody brunch").
El pilar de la fascinación que genera este trago, creado por el barman Fernand “Pete” Petiot en los años ‘20 en el famoso Harry’s Bar de París, es justamente su singularidad. ¿Te gustan los tragos secos? Tenés decenas para elegir. ¿Te gustan los tragos amargos? Hay varios. ¿Te gustan los dulces? Podés elegir miles. ¿Pero si te gustan los picantes, especiados, salados? ¿Cuántos se te ocurren? Sólo uno.


Nº2 EN TU LISTA

Lo concreto es que hoy este clásico vive un pico de popularidad: para su próxima edición, a realizarse en julio de 2012 en Nueva Orleans, los organizadores de Tales of the Cocktail (algo así como la feria Vinexpo de la coctelería), acaban de convocar a todos los bartenders del mundo a presentar sus reversiones más creativas que se recopilarán en un libro. “La aburrida y alcohólica ensalada a la que estábamos acostumbrados está siendo reinventada en bares y restaurantes de todo el país”, declaran sus organizadores.
Buenos Aires no es ajena a esta movida. “En la lista de tragos más vendidos del bar, en el ranking histórico, el Bloody Mary está segundo, después del Old Fashioned”, cuenta Guillermo Blumenkamp, dueño y bartender de Doppel, bar de culto para los amantes de la coctelería clásica y uno de los que más tragos despacha diariamente.
Pero lo más interesante que tiene el Bloody para los bartenders es su versatilidad. Al llevar tantos ingredientes, se abre la posibilidad de realizar innumerables versiones que van desde cambiar el tipo de vodka (no es lo mismo un Finlandia, bien neutro, que un Grey Goose, más perfumado), saborizar el destilado (con chiles picantes, o pimienta, por ejemplo), o variar el ingrediente picante (hay diferentes salsas Tabasco y decenas de otras marcas). Son cambios mínimos, pero que logran crear sabores distintos y darle al trago otra dimensión.


RECOMENDADOS DE SANGRE

En las barras de los bares y restaurantes porteños, el Bloody Mary es uno de los cocktails clásicos más reversionados. Y estas son algunas de las creaciones que más nos gustan.

Bloody Grass en CASA CRUZ
El Żubrówka es un vodka de centeno con una particularidad: está saborizado con una hierba de los bosques de Białowieża, en Polonia. El resultado es un destilado suave, con un sabor apenas dulce. Sebastián Tiseira utiliza este “vodka de pasto” y lo mezcla a la manera de un Bloody clásico (el kit esencial de pimienta, jugo de limón, sal, Tabasco y salsa inglesa). Además, le suma pepino fresco y semillas de eneldo tostadas. Pero el alma del trago está en el vodka polaco, que le agrega un perfil exótico, reo y la vez sensual. Precio: 46 pesos.
(Uriarte 1658, Palermo Soho / T. 4833-1112)

Bloody Geisha en WHITE BAR
En el bar del Hotel Madero, Emiliano Carpentieri lleva el Bloody al Lejano Oriente. Cambia el vodka tradicional por Wokka Saki, una curiosa bebida que combina vodka inglés con sake japonés y una fruta asiática mantenida en secreto e infusionada en la mezcla. En línea con este espíritu oriental, la receta suma wasabi, salsa de soja y salsa Shishimi Togarashi, un condimento típico de la cocina nipona hecho a base de chile, semillas de sésamo y amapola entre otros ingredientes. El lugar común indica el maridaje perfecto: una buena tabla de sushi, como la que preparan in situ y a la vista, martes y sábado, al mediodía y a la noche. Precio: 42 pesos.
(Rosario Vera Peñaloza 360, Puerto Madero / T. 5776-7677)

Orange Mary en RIO CAFE
“Bloody”. ¿Quién puede querer tomar un trago que se anuncia como sangriento? Esta versión le oculta la mitad del nombre y le agrega dos ingredientes que lo hacen diferente: jugo de naranja y mostaza Dijón. No podía ser más indicada esta variante para Río Café, acorde a su ambiente cool, moderno y sofisticado. Para probarlo te recomendamos ir los miércoles a la noche, cuando hay fiesta. Plan perfecto: llegar temprano, hacerte un lugar en la barra, beber tu Orange Mary y esperar sentado que la sangre joven comience a entrar en el Rio. Precio: 35 pesos.
(Honduras 4772, Palermo Soho /  T. 4832-2318)

Oyster Shot en L’ABEILLE
El subsuelo de L´Abeille es uno de los ambientes más sofisticados que tiene la ciudad, refugio ideal para quebrar la rutina de la semana. Cocina y barra se combinan para crear una de las propuestas más atractivas de Recoleta. La versión del Bloody que preparan sobrevivió al cambio de carta y como toque original lleva rábano picante (con el que se macera el vodka o se agrega en la preparación). Aunque su nombre anuncia un vaso de shot, se sirve en vaso Old Fashioned y llega acompañado con una ostra fresca. ¿El Bloody para él y la ostra para ella? ¿O al revés? A hundirse en este bunker exquisito y elegir. Precio: 45 pesos.
(Arroyo 872, Recoleta / T. 4314-2213)

Bloody Jacinta en ASTRID & GASTON
¿Alguna vez tomaste la leche de tigre? Es el caldo con el que se cocina en frío el ceviche, una mezcla de jugo de limón, sal, cebolla morada y ají, entre otros ingredientes. Si ya lo bebiste en algún restaurante peruano tenés que redoblar la apuesta y probar este Bloody en Astrid y Gastón. Lo que hicieron es cambiar el vodka tradicional por un pisco acholado y sumarle un shot (4,5 cl) de leche de tigre, más el jugo de tomate y los condimentos tradicionales del Bloody Mary. El toque final es un dash de vino Torrontés, que le agrega un perfume dulzón y lo suaviza un poco. Simple, ni más ni menos que un Bloody con espíritu peruano. Precio: 40 pesos.
(Lafinur 3222, Palermo Botánico /  T. 4802-2991)

Bloody Vargas en FERNET
Esteban Iglesias hizo de la barra de John John, en el bajo de San Isidro, una de las mejores y más interesantes de Zona Norte, a base de un trabajo creativo continuo. Ahora tomó en sus manos Fernet, el restaurant y bar vecino y con él se mudaron sus cócteles. Hay una muy interesante carta de clásicos, de recetas rescatadas de libros antiguos, creaciones de autor y también sugeridos como el Bloody Vargas: Vodka Finlandia infusionado con pepino, los condimentos clásicos de la receta original, jugo de tomate y, para despegarse del clásico, jugo de mandarina y cilantro. En la barra podés pedir un pintxo de jamón crudo y acompañarlo con este excitante Bloody. Precio: 32 pesos.
(Juan Bautista Lasalle 447, San Isidro / T. 15 5476 1246)

The Balthazar Bloody en BALTHAZAR
Norman Barone prepara uno de los mejores Bloody Mary de la ciudad, algo que saben los que lo probaron en Danzón, Home o alguna de las tantas barras en las que ha trabajado. En este nuevo restaurante-bar de Nuñez, cada semana presenta cócteles sugeridos entre los que se destaca una versión personal del Bloody. Los cambios de la receta original son detalles sutiles pero lo hacen diferente: el vodka es un Absolut Peppar macerado con pimientos dulces (lo que le agrega una cuota de especias y dulzor), la sal de apio es casera y lleva dos rodajas de pepino que le aportan frescura. Precio: 30 pesos.
(Arribeños 3198, Nuñez / T. 4704-7763)


BLOODY BRUNCH

“El Bloody Mary es el mejor cóctel para la resaca”, dice una máxima de los bebedores, aunque nadie haya presentado pruebas fehacientes que confirmen la sentencia. Lo que sí es verdad es la inmensa popularidad que tiene en Estados Unidos como la bebida que se toma los domingos, post trasnoche de sábado. El Bloody reina en el brunch, el momento elegido por los que se acostaron tarde y se perdieron el desayuno. Ese invento que mezcla breakfast (desayuno) y lunch (almuerzo) es acompañado por miles de bebedores en Chicago, Nueva York, San Francisco y otras capitales cocteleras con sagrados, continuos y fresquísimos Bloody Mary’s. Buenos Aires no es ajena a esta movida. Un buen ejemplo es el de La Panadería de Pablo (uno de los brunchs más visitados de San Telmo por turistas y locales), donde cada domingo se presentan cuatro versiones de Bloody Mary, seleccionadas por su dueño y cocinero Pablo Massey. Los que más nos gustaron son la versión clásica ($37) y el Southwest, que lleva tequila añejo, jugo de tomate, chile ahumado y limas ($42). Queda en Defensa 269. Teléfono: 4331-6728.


Por Martín Auzmendi / Fotos: Víctor Alvarez
 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios