24.08.2012

Bodega Piattelli: la casa mendocina también hace pie en Cafayate

Con una década en Mendoza, Piattelli apuesta ahora por Salta. Historia de una bodega poco conocida que vale la pena conocer.


A quienes el nombre de esta joven casa les resulte completamente nuevo, que presten especial atención a lo que sigue. A quienes ya la conocen, les sugerimos que sigan leyendo, porque todo lo que sabían de ella comienza a ser poco. Piattelli arrancó en 2002 con la compra de dos fincas en Agrelo, Mendoza, de la mano del ex ministro de Economía mendocino Gabriel Fidel, hoy director de la bodega, que fue oficialmente inaugurada con la cosecha 2007.

Desde el principio quedó claro que su dueño, Jon Malinski, no se andaba con chiquitas: oriundo de Minneapolis, Minnesota, es un exitoso empresario en ramas de negocios tan diversas como bienes raíces y wine bars. Malinski, según cuentan, llegó a la Argentina en 2001 por razones comerciales y se enamoró de Mendoza. Fue entonces cuando decidió lanzarse de lleno a la producción de vinos, cuyas primeras botellas vieron la luz en 2009, con éxito de la crítica.

Cuando las ventas del vino argentino comenzaron a dispararse en los Estados Unidos, pensó en ampliar la bodega y trazó una nueva meta: Salta, donde este año invertirá 12 millones de dólares, en una bodega cuya primera elaboración fue en 2012, tiene 900 millones de litros y abrirá su área de Turismo a fines de este año.

Los vinos de Piattelli son creados por la talentosa Valeria Antolín con la asesoría de Roberto de la Mota. Produce unas 50.000 cajas al año y sus joyas son los Piattelli Grand Reserve ($110) Cabernet Sauvignon 2009, con una rica nota de cassis y detalles especiados, y los Malbec 2009, típico varietal frutado, jugoso y de cuerpo medio. En la gama de precios que le sigue, aparecen los Piattelli Premium ($70). De ellos, el Cabernet Sauvignon 2010 vuelve a ser la opción óptima, seguido de Malbec 2010, en la misma sintonía de vino frutado y de cuerpo medio.

En blancos, Piattelli Premium Chardonnay 2010 ($60) es el mejor, con impecable tipicidad, notas de miel y de manteca, perfecto para los amantes de la variedad. También producen un buen Torrontés en la misma línea y precio, típicamente floral y frutado, del que se esperan aún mejores resultados una vez que comiencen a dar sus frutos los viñedos salteños.

TURISMO
A fines de 2011 la bodega abrió sus puertas al turismo. Si hasta entonces habían trabajado en el silencio de Agrelo, ahora reciben con reserva previa a viajeros y enófilos con ganas de probar y conocer sus vinos. Ofrecen almuerzos y meriendas, siempre y cuando se reserve previamente. Tienen una interesante “clase de blend”, en la que aprendés a armar tu propio vino de corte. Si te tienta conocer un linda bodega, visitá el sitio piattellivineyard.com y entérate.

LAS FINCAS
Con tres fincas emplazadas en Mendoza y una en Salta, Bodega Piattelli cuenta con uvas cultivadas en las principales regiones del país. Desde Agrelo, donde está la bodega, rodeada de 22 hectáreas de viñedo en la calle Cobos, a Cochabamba (10 hectáreas) no lejos de allí. En ambas cultivan Malbec y Cabernet Sauvignon; mientras que completan Cabernet Franc y Petit Verdot en la primera. También tienen una tercera finca en el alto Valle de Uco, de donde proviene el Chardonnay y parte de la uva para el Grand Reserve Cabernet.

Por Joaquín Hidalgo

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios