10.07.2012

Conocé el primer delivery de productos orgánicos de la ciudad

Lo que empezó como una cooperativa durante los '70 hoy es un almacén-delivery que tiene más de 20 años llevando productos saludables a domicilio. Con ustedes, El Rincón Orgánico.


En la esquina de Bulnes y Guardia Vieja queda El Rincón Orgánico, un colorido local a la calle te hace sentir como en tu casa ni bien entrás. ¿Qué es? ¿Qué ocurre ahí adentro? Varias cosas.
 
Ante todo, El Rincón Orgánico es un almacén-delivery de frutas, verduras, quesos, huevos, pollos, mermeladas, jugos, cereales, mieles, confituras, vinos, azúcar, yerba, hierbas y casi cualquier otro producto orgánico que se pueda conseguir. Se pueden comprar ahí, encargar por teléfono o comprar online.

Con 23 años al frente del lugar, María Calzada conoce a los productores uno por uno (a varios los cuenta entre sus amigos, lo mismo que a muchos de sus clientes), e incluso antes de que existieran las certificaciones, ella recorría los campos para asegurarse la calidad.

Ahí mismo, con las mismas materias primas, funciona un Biobar cultural que ofrece limonadas, jugos de frutas con wheatgrass, con maca, café orgánico, pastafrolas, panes de harina integral y mermeladas orgánicas de elaboración propia, sándwiches, bruschettas y platos con pollo o trucha para los mediodías.

El Rincón Orgánico también tiene un servicio de catering acostumbrado a organizar comilonas orgánicas y exporta sus productos a varios países de Europa, a Estados Unidos, Costa Rica y Brasil, siempre bajo la lógica del comercio justo, intentado llegar a más gente y mostrarles que “lo orgánico no es solo para la élite", según explica María. Con este fin, El Rincón Orgánico organiza stands de comida en festivales ambientales, de música y de cine.
 
EL GERMEN
Pero, ¿cómo empezaba un proyecto de este tipo en 1989, cuando todavía nadie hablada de lo orgánico? Se podría decir que El Rincón Orgánico tuvo varios gérmenes. El primero, la infancia de María en Villa Dolores, Córdoba, donde la familia tenía sus olivos, sus corderos, sus panales, y todas las mujeres se reunían a hacer mermeladas o almibarar higos. “Desde chica tengo una conexión con el alimento muy fuerte”, rememora: “Me interesa el producto tenga espíritu, para mí lo orgánico es eso, más allá de un producto gourmet”.
 
Tiempo más tarde, María conoció a su marido, el periodista Pipo Lernoud, creador de la revista El Expreso Imaginario, con quien está casada hace 29 años y tiene una hija, Julia, hoy su mano derecha en todo lo que significa llevar adelante El Rincón Orgánico.
 
Por aquellos años, Pipo había fundado una cooperativa llamada “La cooperativa del Pan Pan”: “Una cosa muy simpática contra la opresión de la dictadura. Nos juntábamos diez familias, cada uno ponía 10 pesos y nos turnábamos para ir a comprar bolsones de verdura al Abasto”, cuenta María.

Luego Pipo heredó un campo donde hicieron una prueba piloto de cultivo extensivo de cereales y semillas, producción de huevos de gallinas nativas araucanas, huerta y quesos caseros  Pronto empezaron a vender los productos en su casa y fueron los primeros en implementar el servicio a domicilio, hasta que la demanda fue creciendo y arrancó el almacén.

BUENO, BONITO PERO… ¿CARO?
Con respecto a esta eterna discusión acerca de si comer orgánico es más caro y si vale la pena, María tiene varias explicaciones ecológicas: “Uno tiene que sacar el costo-beneficio. Una cosa es comer un pseudo pollo que está criado en 45/60 días y otra muy distinta es comer un pollo criado en 120 días, en lugares donde el pollo está cómodo, no le cortan el pico, le dan buen alimento, sale, toma sol, se estira, chapotea. Para eso necesitás más espacio y más personas trabajando”.

Y completa: “Las verduras no tienen mucho más costo, pero hay muchos gastos de flete por el escaso volumen que se transporta. Pero esa diferencia la ganás en salud. Si comés un producto orgánico, metabolizás todas las enzimas, las vitaminas. Tu sistema inmunológico te lo agradece. Lo he comprobado en mí y en mucha gente que se ha curado alergias, por ejemplo. Te fortalece y te da mucho power”.

"Al productor se le paga menos de lo que realmente el producto cuesta, eso hace que el consumidor se acostumbre a un precio que verdaderamente no es real. Por eso el estilo de vida orgánico no solo es saboroso, saludable y amigable con el medioambiente sino también amigable con los productores y el producto”, concluye.
 
EL RINCÓN ORGÁNICO
queda en Bulnes 910 (esquina Guardia Vieja), Almagro / T. 20629515 / 2062 2230
Abre de Lunes a Sábados de 11 a 20 horas / pedidos@elrinconorganicocom.ar

Por Celeste Orozco

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios