17.09.2010

Cupcakes: 7 lugares para comprar las más ricas

Las cupcakes son el nuevo objeto de culto de las tribus golosas. ¿Cuáles son las más ricas?


Hasta hace dos años, en Buenos Aires nadie sabía lo que era un cupcake. Sólo unas pocas fanáticas de la serie Sex & the City recordaban que sus protagonistas visitaban la pastelería Magnolia, en Manhattan, para engordar sin culpas con esas bombas calóricas y de esa forma, darle fama mundial a esas tortitas individuales con decoraciones entre coquetas y kitsch.

Hoy los cupcakes están en boca de todos. Con más adeptos que detractores, conforman un nuevo boom de la pastelería fashion porteña y están diseminadas por toda la ciudad: desde tiendas chic en Palermo y Barrio Norte, hasta micro emprendimientos de chicas que hornean cupcakes en sus casas, las venden por Internet y las entregan a domicilio.

Para los despistados que todavía no se enteraron, un cupcake se hace con una base de bizcochuelo húmedo cocinado en pirotines. Además de su masa y su relleno, la creatividad está en el decorado, que consta de dos partes: el frosting (una crema a base de manteca que puede tener diferentes colores) y una decoración, que puede ser coco rallado, pedacitos de chocolate, granas o, básicamente, cualquier producto rallado y dulce.

Siendo un producto tan nuevo y con una oferta que se multiplica velozmente (abrieron más de 25 locales y páginas web de cupcakes en los últimos dos años) se hace complicado determinar cuáles están buenos, y cuáles no. Para sacarte las dudas, Planeta JOY seleccionó siete lugares donde podés comprar seguro, sabiendo que recibirás algunos de los mejores cupcakes de la ciudad.

1. Muma’s
Uno de los primeros locales de la ciudad especializados en cupcakes. La idea fue de Silvia Piedrabuena, que volvió a Buenos Aires luego de pasar varios años en Estados Unidos (donde vivió el verdadero boom de las cupcakes) y vio un negocio que aún no estaba explotado. Se asoció con Nora Kralj y en septiembre del año pasado abrieron su primer local en Palermo Soho, muy coqueto, con banquetas, una barra en el interior y mesas en la vereda. Sus chefs pasteleras siguen las recetas que trajo Silvia de EE.UU y también incorporan creaciones propias. Cuentan con 18 sabores. Las que más nos gustaron son las de Banana Tropical (banana con dulce de leche) y la Red Velvet (bizcocho de vainilla y cream cheese). Lo interesante es que tienen cupcakes para diabéticos y celíacos, algo que no se consigue en casi ningún otro lado. Cuestan entre 10 y 13 pesos.
(Malabia 1680, Palermo Soho / T. 4831-3817)

2. Schuster Mercado Gourmet
La familia Schuster cuenta con más de 60 años de experiencia y uno de los más reconocidos servicios de catering. El año pasado abrieron un local a la calle para ofrecer de forma directa las mismas comidas que sirven en fiestas y eventos. En la esquina de Amenabar e Iberá, aparece este deli que ofrece opciones para desayunar, almorzar y tomar el té. Las cupcakes entran dentro de su oferta dulce a un precio muy conveniente. Por $5 tenés las de naranja, coco o chocolate que vienen con coloridas cubiertas. Podés acompañarlas con algún té Twinning o café Illy. También tienen gran variedad de panes, muffins, cuadrados y tortas, como la excelente Torta Nico, de mousse de chocolate con corazones de dulce de leche cubierto de virutas de chocolate.  
(Amenabar 3099, Belgrano / T.4544-4424)

3. Jolie
Coqueto restaurante frente a la plaza Castelli, en Belgrano R, con una variada oferta que corre desde bien temprano a la mañana hasta la noche. Sus dueños, Fabián Vendramini y Marivi Martinez Bo, son dos artistas que decidieron armar un restaurante que combine el arte con una rica cocina variada y mediterránea. Tanto para el desayuno, como para la merienda, hay menús con opciones saladas y dulces. Todo bien casero, con ricas brioches, alfajorcitos de Nutella, budines, petit gateaux, scons y, por supuesto, cupcakes, que son unas de las más elegidas para la hora del té. Las ofrecen de lemon pie, doble chocolate, dulce de leche, brownie con centro de dulce de leche y de maracuyá con chocolate. La que más nos gusto fue la de Nutella, que es la más pedida. Esponjosa, dulce y con una exquisita combinación de sabores.
(Conde 2036, Belgrano / T. 4551 0766)

4. En el Nombre del Postre
Desde el 2009, este local abre sus puertas para atender únicamente a golosos. La joven pastelera Florencia Borgnino fue quien ideó este novedoso “restaurante dulce”, luego de su paso por La Bourgogne, el Hotel Madero y el restaurante Mugaritz, en España, donde aprendió las técnicas y recetas que hoy aplica en su local. A partir de su propio expertise y siguiendo las nuevas tendencias europeas, ofrece gran variedad de tortas, vasos dulces, cookies, muffins y cupcakes, que vienen en siete variedades y dos tamaños: grandes ($8) o chicas ($4.5). Las más pedidas son las que tienen rellenos de chocolate o dulce de leche, que decoran con varios colores, mini macaroons, confites, granas, pedacitos de chocolate y caramelos (una buena opción para los más chicos). Todos, salvo el de limón, tienen cobertura de azúcar tipo glacé. Con antelación, se pueden pedir decoraciones especiales. Más allá de sus cupcakes, hay que decir que el producto estrella del lugar son los macaroons rellenos. En el Nombre del Postre fue uno de los pioneros en ofrecer esta delicatessen de la pastelería francesa, que hoy gana adeptos en todo el mundo.
(Soler 5547, Palermo. T.4776-5273)

5. Piece of Cake
Cecilia Barra y Carla Cabelli son las creadoras de este emprendimiento que vende cupcakes de manera particular: las preparan en sus casas y las entregan a domicilio. Comenzaron su pequeña empresa luego de que Cecilia se instalara en Buenos Aires tras vivir en EE.UU. durante un largo período. Ahí fue donde aprendió todo lo necesario para montar el negocio. Lograron hacerse conocidas a través de Facebook, medio por el cual captaron a la mayoría de sus clientes. Entre las 35 variedades que ofrecen, cuentan con opciones clásicas, como el Choco Fudge con base de chocolate, centro de dulce de leche y top de fudge de chocolate, otras premium como la Apple Crumble (base de manzana y canela con crumble de manzana y buttercream de vainilla) o las que llevan su marca Piece of Cake y son las que más tientan: la Chocotorta (una reversión de la clásica torta de nuestra infancia) o la Passion Fruit, con masa de galletitas y crema de maracuyá decorada con queso crema. Las podes conseguir por entre $50 y $65  la docena.

6. All you Need is Cupcakes

Otro emprendimiento comandado por dos chicas jóvenes. La propuesta es “a medida” y por pedido, con un  mínimo de tres días de anticipación, ya que para conservar la frescura de sus productos, los hacen artesanalmente y no mantienen un stock. Cuentan con una variada oferta de sabores muy originales (desde $70 la docena), como zanahoria y amaretti, chocolate cabernet (fusión de chocolate, vino Cabernet Sauvignon y cerezas, cubierto de chocolate), o Chocostout (una combinación de chocolate y cerveza negra en la masa), además de opciones típicas como pueden ser limón, naranja, vainilla y chocolate. También ofrecen cookies, budines, brownies, muffins y alfajorcitos de colores que pueden sumarse al pedido para hacer una mesa dulce o un té con amigas. Para no quedar fuera de la tendencia norteamericana, hacen mini cupcakes, a $50 la docena. Además, podés conseguir las de tamaño jumbo que son el doble de las regulares y cuestan $10 cada una.

7. The Cupcake Store
Con una estética inspirada en los años 50 y buscando imitar el estilo de los cupcake stores neoyorquinos, Claudio Guarnaccia y Mariano Flax inauguraron este pequeño local en Recoleta. Claudio es pastelero, egresado del IAG y pasó por la cocina del Hotel Alvear, entre otras. Hace ya varios años que en uno de sus viajes a EE.UU. él y su socio descubrieron las cupcakes y se tomaron un tiempo para estudiar el negocio. Los diferentes sabores que ofrecen son los que vieron en las pastelerías de Nueva York, como el Tiramisú o el Opera, aunque también cuentan con otros ideados para los paladares porteños como la de brownie o la chococake, que viene con crema de chocotorta coronado con postre de chocotorta. Cuestan $9 los de la línea clásica y $12 los de la línea Premium.
Riobamba 1181, Recoleta /  T 5294-1846



por Bernabela Sugasti

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios