03.09.2012

Dos maneras eficaces de conservar una palta abierta

He aquí información relevante para todos aquellos solitarios que no consiguen terminarse una palta. Dos trucos para poder disfrutar tu otra mitad al día siguiente.


Habras notado que si intentás conservar una palta abierta la superficie rápidamente se pone marrón y viscosa. ¿Por qué pasa esto? Porque los ácidos grasos Omega-3 que contiene son sensibles a la luz, al aire y al calor, por lo tanto se oxidan en contacto con cualquiera de estos tres elementos. Y muy fácilmente. Para evitarlo, muchos cubren la mitad con un film, pero suele ser insuficiente. Acá te pasamos dos trucos que funcionan:

1. Guardar la media palta en un contenedor limpio y opaco (puede ser un frasco vacío de queso crema), con un trozo de cebolla, en la heladera. Eso que nos hace llorar cuando picamos la cebolla es lo que actúa como conservante en este caso. Su olor y sabor prácticamente no se transmiten a la palta.

2. Otra opción sencilla, pero menos duradera, es colocar una rodaja de limón sobre la parte fresca de la palta (mirá la fotogalería para más detalles). También se conserva en la heladera. 

A su vez, la palta se puede freezar fácilmente, pero nunca entera y cerrada, sino completamente triturada y combinada con un poco de jugo de limón.

Vía www.thekitchn.com

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios