14.07.2011

Gaseosas en el recuerdo: 10 marcas que se fueron y nunca regresaron

¿Qué fue de la vida de la Gini? ¿Por qué fracasó la Mountain Dew? ¿Te acordás de la Bidú Cola?


Así como hoy nos asombra el crecimiento del mercado de las aguas saborizadas, hubo un tiempo en el que las gaseosas fueron las reinas indiscutidas. Entre las décadas del ’50 y el ’90, en la Argentina, la oferta de bebidas con gas en la Argentina fue inmensa, y nacieron tantas como perecieron. En el camino, claro, quedaron los recuerdos y nostalgias de quienes llegaron a consumirlas. Aquí, un punteo por 10 de las más recordadas.

1.Gini
Pionera en tener envase de vidrio de 1 litro y cuarto, tuvo su cuota de éxito a mediados de los años 80. Venía con sabor a cola y a lima limón, y aún es posible encontrar botellas llenas a la venta en Mercado Libre, aunque no es recomendable llevarlas de la repisa de colección a la mesa… porque desapareció del mercado en 1999, luego de que Coca-Cola comprara la línea de bebidas de Cadbury (creadora de la marca) y la discontinuara.  

2.Tab
Fue el primer intento dietético de Coca Cola, pero no tiene nada que ver con la Coca Light que conocemos hoy. Cuenta la leyenda que la razón de su extinción en el mercado local fue su  “espantoso gusto a sacarina”, ese endulzante con gusto metálico que las abuelas le ponen al té. Como sea, parece que hacia 1986 la movida de la dieta y del cuerpo perfecto no prendía tanto como hoy, y fue discontinuada.  

3. Pepsi Twist
La Pepsi de siempre con un “twist de limón” salió a la venta con bombos y platillos en 2002, en un lanzamiento conjunto en El Salvador, Chile, Venezuela, México, Guatemala, Argentina, Bolivia y Brasil. Pero al día de hoy, sólo sobrevivió en los dos últimos dos países. Aquí, si bien la gaseosa conserva a sus seguidores en Facebook, dejó de fabricarse en 2004, por sus bajos niveles de venta.

4. Cherry Coke
Esta versión de Coca-Cola ya existía en otros países cuando la trajeron a la Argentina, pero nuestro paladar vetó rotundamente la combinación de sabores. El fracaso fue tan inmediato que duró sólo dos años en las góndolas: llegó en 1994 en formato de latas, al año siguiente se vendía en botellas y para 1996 había desaparecido.  

5. Bidú Cola
Otra gaseosa cola que, según sus adeptos, tenía un ligero gusto a limón. Fabricada por la empresa The Orange Crush Co., una compañía de Illinois que en los ‘50 hizo pie por algún tiempo en el país, se presentaba en un envase de vidrio verde, alto y esmerilado. Reinó hasta mediados de los ’70 y se esfumó sin dejar más rastro que las cortinas que algunos bares solían confeccionar con sus tapitas.

6. Mountain Dew

Creada por PepsiCo, era muy similar a la 7up y la Sprite, aún existe en otros países, pero en el nuestro fue discontinuada hacia 1982. Se dice que era la bebida con mayor cantidad de cafeína del mercado y, quienes la consumieron y aún la extrañan, aseguran que la canción que el cantante americano Daniel Johnston le compuso es un “himno”.  

7. Canada Dry
La marca engloba sodas, gaseosas y aguas tónicas, y tuvo su auge de popularidad en los años 60 y 70 en la Argentina. Pero algunos ministerios de salud provinciales, como los de Santa Fe, Chaco y Corrientes, prohibieron la comercialización de la Coca Cola y sus productos derivados por dilemas sanitarios. Y si bien la bebida insignia prevaleció, Canada Dry fue una de las que quedaron en el camino. Hoy, los únicos rastros de su existencia por estos pagos está en Mercado Libre, donde se venden carteles y botellas vacías. En otros países sigue siendo un hit. 

8. Wink

Nacida bajo el ala de Canada Dry, fue un suceso en los años 60 y hoy se evocan sobre todo sus publicidades, con jingles que  intentaban mostrarla como el producto más vanguardista para la familia. Pero al igual que su marca madre, pereció ante las trabas argentinas.

9. Pindy

Los que fueron chicos en los ’70 recuerdan con claridad su gusto a pomelo y su botella de vidrio con logo verde. Era fabricada por Pindapoy, una empresa reconocida por sus jugos y bebidas, y fue pionera en introducir el concepto de lata. Pero su suerte cambió en 1989, cuando la hiperinflación obligó a vender la planta. Y aunque en 1995 fue comprada nuevamente por una empresa grande como Molinos, y algunos de sus productos fueron reflotados, Pindy todavía se extraña en las góndolas.

10. Bilz
Dada su larga data, serán las generaciones mayores las que más la recuerden. Es que Bilz llegó a Argentina en 1905, ofreciendo “una gaseosa con propiedades digestivas” que resaltaba sobre todo por sus graciosos afiches de naranjas humanizadas con familia e hijos. Por desgracia, su origen se contrapuso con su sumistro en 1942: Bilz se importaba de Alemania y el mundo estaba inmerso en la Segunda Guerra Mundial. Por estos días aún es posible conseguirla en Europa, aunque con otro nombre, basta pedir una “Sinalco” en cualquier quiosco.

Vicky Guazzone di Passalacqua

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios