21.01.2012

Helados de chocolate: dónde probar los más ricos y originales de Bs. As.

En las heladerías pasan los años y pasan las modas, pero quedan los sabores: entre ellos, el chocolate es el rey indiscutido. Conocé las mejores variantes de este eterno clásico del verano porteño.


Rey soberano del universo dulce, el chocolate se las ingenia para meterse en cuanto postre o golosina el hombre consiga preparar. Pero todo lo que esta delicia tiene de rica, lo tiene de pesada y calurosa. No por nada la mayoría de países chocolateros son lugares fríos en los que es bien apreciado cualquier alimento que los haga entrar en calor. Por suerte el hombre es ingenioso y podemos seguir disfrutando de un buen chocolate aún con cuarenta grados de temperatura ¿Cómo? En forma de helado, por supuesto.

De todas las variedades que encontramos en Buenos Aires, estas fueron las que más nos gustaron. Algunas porque son la mejor versión de un clásico, otras porque tienen la mejor materia prima y a veces porque son innovadores, porque sorprenden o porque logran mejorar el gusto original a fuerza de fusiones y maridajes golosineros.

CassiChoco de JAUJA
Jauja, como todas las heladerías de la Patagonia, se especializa en dos tipos de helados: los de frutos rojos (la empresa nació como productora de frutos finos y luego devino en heladería) y los de chocolate. Para los apasionados de ambos mundos, ha fusionado ambas felicidades en su sabor CassiChoco, un helado de chocolate con salsa de cassis de la Comarca Andina del Paralelo 42. También es muy rico el Chocolate con Naranjitas que no es otra cosa que chocolate amargo con cascaritas de naranja glaseada que recuerda a las barras de chocolate Lindt, y el Chocolate Arabe con pasas al rhum, almendras y crocante de maní. El clásico con almendras tiene un plus que no tiene ninguna otra heladería y que lo ubica a otro nivel: al momento de servirlo le ponen las frutas secas, bien tostaditas, para que se humedezcan. 100% recomendable, incluso por el precio: $75 el kilo en el salón y $76 para delivery.
(Cerviño 3901, Botánico / T. 4801-8126)

Chocolate Kinder de VEIKKO
A primera vista, parece una heladería artesanal como tantas otras,  pero cuando lo probás, la textura y el sabor del helado revelan que hay algo muy distinto a las demás. Para empezar, en Veikko hacen el helado el mismo día, un ratito antes de servirlo, no se recicla nada del día anterior. Cuando se acaba ese gusto, aunque los clientes lo pidan de rodillas al lado del mostrador, no se hace más. No hay reservas de tachos como en las cadenas líderes y por eso el helado logra una textura más “soft”, como si recién lo hubieran terminado de batir y el frío no lo hubiera cristalizado o endurecido. Son deliciosos el chocolate fondante y el de Nutella, pero el imbatible es el de huevo Kinder, que reproduce perfectamente ese chocolate blanco, muy lácteo, de la golosina infantil que les compramos a nuestros hijos y sobrinos. Para que sea menos pesado, combínenlo con el de yogur o el de maracuyá, que le dan un toque ácido ideal para que el chocolate no empalague ni caiga pesado. Precio: $72 el kilo, tanto para consumir en el local como para pedir.
(Chenaut 1, Las Cañitas / T. 4775-3604)

Gianduiotto  de ARKAKAO
Arkakaó es uno de las heladerías argentinas de espíritu italiano que intenta replicar, con bastante éxito, algunos sabores tradicionales de Italia. Es memorable el de pistacho como así también los chocolates, que se elaboran frescos en el día, sin excepción. Nuestro preferido es el inspirado en los gianduiotti, unas golosinas o bombones de chocolate en forma de barquito típicos del Piamonte, rellenos con las mejores avellanas. Es, para que se den una idea, el primo mayor y más refinado de ese helado de bombón Ferrero Rocher que apareció hace tiempo en todas las heladerías. También tienen chocolate latte (con leche), fondente (amargo), a la naranja y a la canela, pero el que verdaderamente descuella es el primero, que lleva ese clásico a otra dimensión. Sale la friolera de 96 pesos el kilo y ojo que cobran 5 por el envío. ¿Lo bueno? Como lo cobran, no hay monto mínimo, pueden enviarse un cuartito y listo.
(Quintana 188, Recoleta / T. 4813-7585)

Chocolate Blanco Abuela Goye de ABUELA GOYE
Otra potencia en materia de chocolates es la familia Goye, que desde hace años también ofrece productos navideños y tiene heladerías en Bariloche, Cariló y Buenos Aires.  Como Jauja y las heladerías del sur, se especializa en frutos finos y chocolates. La variedad rota mucho, es estacional y siempre incorpora nuevos sabores, pero más o menos hay diez chocolates todo el año, que incluyen algunos sabores tradicionales y otros más personales, casi siempre bien chanchitos. ¿El plus? No sólo hacen el helado sino también la materia prima artesanalmente (el chocolate, las frutas secas, las salsas de frutas, el granizado). El Chocolate Blanco Abuela Goye (con trocitos de galletitas bañados en chocolate con leche y dulce de leche casero) es una bomba de potencia que une las dos líneas de la firma. ¿Cuánto sale? $74 el kilo. El delivery es intermitente.
(Florida 506, Microcentro / T. 4328-1796)

Chocolate Belga de VASALISSA
No es necesario presentar los chocolates de Vasalissa, una de las tiendas de barras, trufas y huevos de pascua más delicadas y famosas de la ciudad. Pero sí es necesario contarles que también ofrecen fabulosos helados de chocolate belga (simple o de gianduia) y que son un manjar. También tienen helados de palito artesanales ($18) de varios sabores, siempre bañados en su chocolate exclusivo, entre los que se destacan el de Avellanas bañado en chocolate blanco con avellanas, el de Gianduia bañado en chocolate con leche y el de Pistacho bañado en chocolate blanco con trocitos de pistachos. El despacho varía según el local. Los palitos están en el Tortugas Mall, el helado envasado por un cuarto ($26), medio ($45) y un kilo ($74) en los locales de Recoleta, Martínez y Belgrano, y en el de Lomas de San isidro se pueden pedir cucuruchos ($24) y kilos. Hay también cinco o seis sabores frutales ideales para balancear este manjar cremoso y pecador.
(Av. Callao 1940, Recoleta / T. 4806-4158 -y sucursales-)

Chocolate al Cardamomo de EFIMERO FESTIN
No es una heladería, pero sus postres de chocolate y sus helados valen la pena. El más original es el de Chocolate al Cardamomo que se puede pedir solo, o acompañado de una torta de chocolate con dulce de leche y ciruelas. Cremoso y delicado, muy aromático, es ideal para darse un permiso transgresor y contundente. A veces también hay de chocolate blanco, que es bastante bueno. Muy recomendable.
(Uriarte 1411, Palermo / T. 4831-9867)

Chocolate balsámico de LUCCA
Esta heladería gourmet es una de las más novedosas y exóticas de Buenos Aires. Hay helado de jazmín, de leche de cabra con castañas de cajú y maderitas confitadas, de crema de calabaza y naranja, de crumble de manzana. Dos de sus chocolates son originales y ricos al mismo tiempo: el Balsámico (con reducción de aceto balsámico, muy rico) y el Chococabra (chocolate con leche de cabra, granizado y con bombones de chocolate rellenos de dulce de leche). El Chocotorta (más liviano, con el toque ácido del queso crema) es menos original pero también está bueno. Se pueden combinar con sabores más frescos como el Manama (mango, naranja y maracuyá) y crear un postre equilibrado y fresco para el verano. ¿Otra ventaja? El precio. Sale $62 el kilo contra los $80 que están pidiendo otros helados de alta gama.
(R.S. Naón 2701, Coghlan y Vergara 2384, Florida / T. 4542-9846 y 4795-8886)

Chocolate Intenso de i-CENTRAL MARKET
i Fresh Market tiene muchas caras: es restó, café,  mercado, pastelería, quesería, bazar, florería, panadería, wine bar y desde enero de 2011, heladería. Los hacen a diario y bien naturales, con frutas y crema fresca e insumos importados de Italia. En ese país Marcelo Smolovich, Gerente de Calidad, estudió heladería y es el autor (junto a las dos dueñas de la firma) del Chocolate Intenso. A la vista es oscuro y parece chocolate amargo, pero nada que ver. Tiene una cremosidad única y un sabor sin la típica esencia de vainilla ni nada que distraiga al paladar. Además, hacen helados a pedido (5 kilos mínimo). Los precios no están nada mal: $68 el kilo. Lunes y martes hacen 2x1. Hay delivery, pero ojo: sólo para Puerto Madero y con una compra mínima de $ 50.
(Pierina Dealessi esq. Macacha Güemes, Puerto Madero / T. 5775-0335)

LIGHT Y RICO: UN SUEÑO HECHO REALIDAD
Del universo de helados light (que existen y cada vez son mejores) el más logrado lo ofrece la cadena Un’Altra Volta por el módico “precio” de 51 calorías los 100 gramos, es decir, apenas más engordante que un yogur descremado. Ideal para golosos que quieren algo rico sin descuidar la línea, pero dispuestos a sacrificar el exotismo de otras variedades como su Chocolate Suizo (con licor, chips de chocolate y dulce de leche casero) o el Tentación (con dulce de leche y brownies). Todos sus helados usan los chocolates de la casa (que también se envían a domicilio) muy buenos y elaborados con materia prima belga y suiza de la mejor calidad. Hay delivery en toda la Capital Federal, al precio de  $82 el kilo, aunque es todavía más caro si uno compra un cuarto o un cucurucho. Un poco salado para ser un postrecito.
(Av. Del Libertador 3060, Palermo -y sucursales-. Delivery: 0810-8886582 ó 783-4048)


Por Carolina Aguirre / Fotos: Víctor Alvarez

 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios