14.06.2012

Jardín orgánico: la tienda online líder en delivery de alimentos orgánicos

El mercado de lo orgánico está creciendo. Hace cuatro años, nadie imaginaba que esta web de productos certficados iba a multiplicar su oferta. Hoy, incluso, triplicó su demanda.


La variedad es enorme: más de 500 productos, empezando por los alimenticios como  frutas y verduras cultivadas sin plaguicidas ni herbicidas, pasando por aceites, harinas, cereales, jugos, hongos, infusiones, frutos secos, quesos, pastas, productos light, kosher, aptos para celíacos y también de cosmética orgánica, como jabones artesanales y aceites esenciales. Eso es Jardín Orgánico: una tienda online que nuclea a casi 100 productores con certificación orgánica, vende sus productos online y te los lleva hasta tu casa.

El proyecto ya puede contar cuatro años, pero antes de consolidarse tuvo varias etapas. Todo comenzó cuando su fundador, Fernando Baz, administrador de empresas y vegetariano, dejó su trabajo en una importante empresa y se fue a recorrer Europa durante dos años con unos vinos de la bodega Los Haroldos bajo el brazo. Su idea era manejar la exportación hacia Europa. A raíz de esto, conoció a un importador italiano que, además de comprar vinos argentinos, tenía en su país una plantación de arroz orgánico y fabricaba pastas secas a base de arroz, aptas para celíacos.

“Desde el principio me sentí muy a gusto con los productos orgánicos”, recuerda Fernando, “después hice un viaje por India, Nepal y el sur de Asia, y volví a Argentina queriendo dedicarme a la exportación de productos orgánicos”. Así nació Maoar.com, antecedente de Jardín orgánico, pero enfocada sólo al comercio exterior.

El emprendimiento empezó a dar sus frutos y muchos consumidores locales, también supermercados y almacenes naturales, comenzaron a preguntar cómo y dónde se podían conseguir esos productos en Argentina. Entonces nació Jardín Orgánico. “Siempre supimos que el mercado iba a crecer. En cuatro años nuestro clientes se triplicaron y hoy llegamos a repartir 100 cajas de productos por día”, enumera Fernando, y detalla: “Antes, el 90% de las ventas eran de frutas y verduras; ahora los productos de almacén se llevan el 50 por ciento. Igual, todavía falta. Hay muchos productos que no se consiguen orgánicos como pollo, lácteos y carnes, por ejemplo”.

Hay algo cierto: comprar orgánico es un poquito más caro. Pero Fernando explica: “La ventaja de la verdura orgánica es que se puede aprovechar desde el tallo hasta la hoja". Y esto si pensamos solamente en lo económico: “Comer orgánico es más seguro porque los alimentos contienen una mayor cantidad de nutrientes, como vitaminas y los minerales, pero también fitonutrientes de origen vegetal, que nos protegen de radiaciones, contaminantes ambientales y conservantes agregados a los alimentos industrializados”, completa. No por repetido deja de ser cierto: lo barato sale caro.


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios