05.09.2012

La Rural y Rutini: dos bodegas que supieron ser una

Durante décadas, bodega La Rural elaboró los exclusivos Rutini. Ahora son dos bodegas diferentes y apuestan por vinos nuevos.


A la hora de hablar de vinos, Rutini es para muchos argentinos sinónimo de exclusividad y buen gusto. Una ecuación que supo consolidar bodega La Rural cuando era responsable de la elaboración de clásicos como Felipe Rutini o Apartado. Pero ahora Rutini es enológicamente independiente de La Rural y abre una bodega propia en el alto Valle de Uco. Así, desde el año pasado, son dos casas bien diferenciadas.

El proceso de apertura, explican en Rutini Wines, responde a que la casa adquirió un volumen tan alto de negocio y de elaboración que se justificó convertirla en una bodega propia. Y para eso construyeron un imponente edificio en Tupungato.

A raíz de la escisión, cada bodega se vio obligada a apuntalar un nuevo portfolio de marcas que cubriera el hueco dejado por la otra, y entre la temporada pasada  y esta, Rutini Wines desembarcó con Encuentros, mientras que La Rural lanzó Cruz Alta.

Encuentros es una línea muy típicamente Uco, cuyo responsable es el enólogo histórico de la bodega, Mariana Di Paola. Tintos de una concentración alta, impactante aromática y peso en boca, como lo atestiguan su Cabernet Sauvignon (2009, $120) –el más logrado– y su Malbec (2009, $125). También hay un Chardonnay (2010, $120) muy mineral y fragante, con buen volumen, que es la estrella de la gama, sumado a un espumante rosado Brut Nature de Pinot Noir ($149), de buen cuerpo y expresión.

Cruz Alta, en cambio, es una nueva línea lanzada por La Rural, justo entre San Felipe Roble y los varietales Trumpeter. Elaborados por Paula Witkowski, apuntan a la sencillez de paladar y a la aromática fina y atemperada. El Malbec (2010, $45) es el tinto más rico, seguido por el Cabernet Sauvignon (2010, $43) y el Blend Reserve (2009, $49) que condensa el espíritu de la línea con su perfume moderado y sabor frutal. El Chardonnay (2011, $43), por su parte, es bien moderno y resulta perfecto para llevar a la mesa.

LAS FINCAS

Cuando La Rural inició sus actividades hace un siglo, la cuna de la vitivinicultura estaba en Maipú, donde conservan siete hectáreas de Cabernet Sauvignon en parral. Cien años después, cuando Rutini Wines se lanza al ruedo, la crema está en el Valle de Uco. De ahí que la casa hoy tenga tres fincas en la región: una en La Consulta, añosa, de donde salen sus grandes vinos; otra en Altamira, nueva, cuyas uvas van a la alta gama; y la tercera, en Tupungato, donde está la bodega, destinada tanto a La Rural como a Rutini Wines. Se rumorea que pronto desembarcarán en Patagonia y La Rioja.

TURISMO
La nueva bodega de Rutini Wines fue inaugurada en 2009 para la elaboración de vino, pero aún no está abierta al turismo, aunque pronto lo estará: es un proyecto que incluye galerías y pasillos aéreos para recorrer las distintas naves. La Rural, en tanto, refaccionó su clásico museo sumando confort. El eje de la visita sigue siendo el mismo: la vitivinicultura de hace 100 años, con el museo de herramientas y la sala de toneles. La colección de objetos de otro tiempo bien vale una visita.

Por Joaquín Hidalgo

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios