14.07.2010

Las 8 mejores comidas para pedir en una primera cita

¿Buscás un beso? Olvidate del mondongo y acordate de esta nota. Te contamos qué debés comer en una cena romántica.

sushi

Salir a cenar en una primera cita es toda una jugada. Pasás al menos dos horas con una persona que no conocés y, mientras intentás caerle bien, debés comer algo. No es sencillo. A continuación, te pasamos 8 platos que nunca fallan en una cena romántica. Platos con onda, livianos y fáciles de comer. Anotá. Si no terminás a los abrazos, es porque pediste guiso de lentejas.

1. Sushi
La comida típica japonesa es una fija para salidas románticas. Sabores frescos, poco invasivos y livianos, que permiten ser compartidos. Como plus, los restaurantes, desde los más tradicionales hasta los más modernos, suelen tener su onda exótica, sin ser necesariamente raros. A menos que digas muchas gansadas, una combinación de pescado fresco con Chardonnay termina irremediablemente en un beso de los húmedos.

2. Entraña con ensalada verde
En los últimos años la entraña se convirtió en el corte top de las parrillitas jóvenes y cancheras. Está en las antípodas de la tira de asado: tiene poca grasa, es fácil de comer y suele venir en porciones para compartir. De acompañamiento, una buena ensalada verde. Ojo: pedirlo sólo en una parrilla de confianza. En algunas no saben prepararla y sale algo chiclosa. En ese caso, andá mandándole un SMS a tus amigos para ver si se juntan después de las doce.

3. Pizza de salmón y rúcula
No es necesario gastar un dineral para una cena en la primera cita. La pizza siempre es una salida económica. Lo importante es que la masa sea finita. Si la pizza es a la parrilla, es una buena jugada. Si pedís una de salmón y rúcula, tenés un gol seguro. Y si además, lo acompañás con una botella de champagne, partido liquidado. 

4. Ceviche
Fresco, trendy y picantón. El ceviche es el plato del momento, estrella no sólo de los restaurantes peruanos, sino ya en todo tipo de restós modernos. A base de pescado blanco, cebolla morada, lima y cilantro, es ideal para compartir como entrada, acompañado de pisco sour o de un Torrontés salteño. Abre el apetito sin llenar y saca a colación el tema de la gastronomía peruana. Si la noche no termina en un hotel alojamiento es porque algo falló, pero no precisamente la comida.

5. Cordero braseado
A la hora de comer carnes, un bife de chorizo mariposa puede ser muy rico, pero convengamos que es poco chic. Todo lo contrario ocurre con el cordero, una carne de moda que suele marinarse con menta y luego se sirve braseado con salsa… Sabroso, original y a la moda. Denota conocimientos gourmet y buen gusto. Poroto para vos.

6. Atún rojo a la plancha
No suele aparecer en todas las cartas de los restaurantes y, si lo encontrás, seguramente será el plato más caro, pero creénos: vale la pena. El lomo de atún rojo se sirve apenas cocido vuelta y vuelta y, en la mayoría de los casos, empanado en semillas y acompañado de algo liviano, como algún puré de castañas o una ensalada de brotes. Para los que no lo conocen es algo así como el bife de lomo, pero de los pescados. Infiere refinamiento, buen gusto y un aire cosmopolita que pocos platos logran.

7. Penné rigatti mediterráneo
La comida italiana siempre garpa, pero ojo. No se te ocurra pedirte unos ravioles de verdura con tuco. Para eso están las cenas familiares. En un cita romántica la pasta tiene que pasar por una pasta corta (queda poco fino succionar un spaghetti), con alguna salsa que no sea demasiado pesada (evitar la crema y los cuatro quesos). Los penne rigatti salteados con verdura y tomates cherry son un comodín que siempre cumple. Eso sí, después de comerlos pasá por el baño a mirarte en el espejo, no vaya a ser cosa que te haya quedado una hoja de albahaca entre los dientes.

8. Pato braseado
Nada de pollo al spiedo con fritas, que ahí perdés como en la guerra. Buscá en la sofisticación francesa el toque de distincién que le diga al otro que tenés mundo y buen gusto. Y el pato braseado, presente en las cartas de los restó gourmet, es lo que necesitás. Carne exótica, salsa con buen sabor y no muy abundante, te darán el puntapié inicial para una charla sobre aquel viaje a Europa que hiciste en tiempos convertibles, o bien, de cuánto te gustaría ir. Con esto y un tinto liviano tenés montada la escenografía que conduce al éxito.

¿Cuál es tu plato preferido para una primera cita?

Por Vanesa Klover

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios