04.11.2010

Llao Llao Hotel & Resort: un Edén en la Patagonia

A 25 de kilómetros de Bariloche, fuera de su temporada invernal, en los meses cálidos el Llao Llao ofrece un golf, spa y una gastronomía de alta gama.


En el área de Puerto Pañuelo, cerca del centro de Bariloche, en una colina dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, rodeado por los cerros López, Capilla y Tronador, se encuentra uno de los hoteles más bellos del mundo: el Llao Llao que, concebido a fines de los años ´30 por el arquitecto Alejandro Bustillo, ha sido durante décadas un ícono del lujo y la sofisticación en la Patagonia.

Y si bien mucha gente asocia este hotel histórico a las temporadas invernales de ski, lo cierto es que en es durante los meses cálidos, cuando el hotel ofrece una gran abanico de actividades para el visitante: campo de golf de 18 hoyos, marina, playa, solario, un gran parque de 15 hectáreas, dos piscinas (una cubierta y otra externa, ambas climatizadas), Health Club, Spa, Business Center y toda clase de ammenities.

El Llao Llao Hotel & Resort tiene una larga historia. Fue construido por Bustillo en 1938, al poco tiempo de la llegada del ferrocarril y de la creación del Parque Nacional Nahuel Huapi, con la idea de potenciar el turismo de la zona y asentar poblados y comunicaciones. Edificado en un estilo canadiense, con troncos de ciprés a la vista y techo de tejuelas de alerce, el hotel se incendió misteriosamente en 1939 y fue reinaugurado al año siguiente, el 15 de diciembre de 1940.
Fue un símbolo del glamour patagónico hasta 1978, cuando cerró sus puertas durante 15 años, hasta ser reabierto definitivamente en julio de 1993 como Llao Llao Hotel & Resort, Golf-Spa. Así llegaron las inversiones y el complejo recuperó su esplendor, con la anexión, en diciembre de 2007, del Ala Lago Moreno (Llao Llao Luxury Suites-Moreno Lake Wing). Este sector sumó 43 nuevas habitaciones que ganaron una vista privilegiada e impactante sobre el Lago Moreno y el Cerro Tronador.

Por sus cuartos han pasado personalidades de todos los ámbitos, desde primeros mandatarios como el Premier chino Hi Jin, hasta celebridades como la cantante Shakira, los actores Robert Duvall, Tommy Lee Jones y el cineasta Francis Ford Coppola. También, el multimillonario mexicano Carlos Slim y el diseñador Phillipe Starck se entregaron a los días y las noches del Llao Llao.

Las 205 habitaciones del Llao Llao tienen personalidad propia, de acuerdo al ala en la que uno elija alojarse. El Edificio Bustillo, por ejemplo, permite vivir la esencia histórica del hotel. El Ala Moreno permite contemplar una postal mágica desde cada ventana. Todas las suites y studios de lujo poseen balcón terraza y amplios baños con jacuzzi, que dan la sensación de estar sumergidos en la naturaleza.

Desde 1999, Llao Llao es miembro de “The Leading Hotels of the World”, afiliación que nuclea a los mejores hoteles del mundo. Además de haber sido declarado Monumento Histórico Nacional, ha ganado premios como Condé Nast, Travel & Leisure, Trip Advisor y World Travel Award, entre otros.

Es que los grandes salones concebidos por Bustillo sintetizan la magnificencia del Llao Llao, con su estilo de gran hotel montañés, poblado de artesanías, temas de caza y del campo argentino. Tanto el Gran Salón Llao Llao como el Salón Bustillo lucen espectaculares arañas y alfombras. Este perfeccionismo se extiende a las habitaciones, decoradas con muebles de madera de guindo maciza y chapa de pino chileno.

GASTRONOMIA Y BUENA VIDA
El Llao Llao Hotel & Resort también se ha convertido en un referente gastronómico de la Patagonia. Con siete opciones diferentes, los huéspedes pueden disfrutar tanto un cordero patagónico como de la más delicada cocina internacional; desde el clásico “Té Llao Llao”, hasta los happy hours de la tarde, siempre en ambientes cálidos y relajados.

El sous chef, Federico Gastón Domínguez Fontán, define la propuesta del establecimiento a nivel culinario: “Nuestra forma de trabajo sigue siendo la cocina clásica francesa, que complementamos con productos regionales que la gente siempre nos pide, como ciervo, cordero y los ahumados”.

Domínguez Fontán, que será chef principal a partir del 1 de enero, contó que el boom del momento en el Llao Llao es la cocina a la vista: “Hicimos noches temáticas, como la de cordero y hongos, la de pescados y mariscos y la noche de risottos; los huéspedes y visitantes quedan atrapados por los aromas y la magia de la preparación de los alimentos”, afirma.

El restaurante Los Césares, en tanto, ofrece una línea de cocina francesa moderna, con platos como foie gras, beignets de rana, trucha y cordero. El coulant de chocolate y las cuatro percepciones de chocolate son ideales como postres. Por otro lado, el restaurante Patagonia, decorado en madera y con hermosas panorámicas, es un ambiente relajado para familias, en el que se sirven fondue de queso, tabla de ahumados, terrina capresse, sopa crema de espárragos y fetuccini de espinaca.

Siguen el Lobby Bar, ideal para disfrutar del happy hour; el Winter Garden (un salón vidriado con vistas increíbles), el Té Llao Llao, muy concurrido por el público barilochense, que se acerca a degustar los mejores tés y tortas; el Club House, para un sándwich después de una jornada de golf; el Bar Lago Moreno, a orillas de ese espejo de agua, y el Asador Llao Llao, en donde el cordero a la cruz, en cocción lenta, ya es una leyenda.

GOLF CON HISTORIA Y SPA EN EL PARAISO
Los amantes del golf tienen aquí una de los mejores campos del país y uno de las más australes del mundo. Son 18 hoyos rodeados por los lagos Nahuel Huapi y Moreno, entre imponentes montañas y bosques milenarios. Este campo tiene, además, una historia propia. Fue construido originalmente en 1938 y tenía nueve hoyos, hasta que el arquitecto Emilio Serra lo remodeló en 1994, elevando greens y adaptando su fisonomía a las exigencias del juego moderno. Ha sido visitada por figuras como Angel “Pato” Cabrera y el “Chino” Fernández.

Luego de una tarde de golf, nada como un rato en el spa. Estamos hablando de un complejo que es miembro de Leading Spas, un sello de calidad avalado por el cumplimiento de estrictos controles y estándares de los mejores spas del mundo. En este espacio de relax y armonía se ofrecen las más modernas técnicas en programas faciales y corporales para hombres y mujeres, que se conjugan con delicados aromas y esencias. El Spa Llao Llao cuenta con planes individuales y programas de 2, 4 y 6 días. También pueden reservarse programas específicos para deportistas, futuras mamás, novias, y días intensivos de belleza.

TODO POR HACER
Las actividades recreativas de Llao Llao están pensadas para toda la familia y van desde clases de gimnasia, yoga y pilates, hasta la posibilidad de usar el exclusivo Health Club y las piscinas, pasando por el hidromasaje y sauna. Llao Llao también dispone de un espacioso play room con mesas de ping pong, pool, metegol y videogames.
Pero si lo que uno quiere es vivir una experiencia única en la naturaleza, se recomienda probar el Fly fishing (pesca con mosca). Los huéspedes del hotel cuentan con un guía especializado que se encarga de dar clases para enseñar esta técnica. De hecho, es un buen momento para aprender, porque la temporada de pesca arranca a mediados de noviembre. Para muchos, es el mejor mes para probar suerte en las gélidas aguas del Nahuel Huapi.

El Llao Llao es, en definitiva, una experiencia única de lujo en la más deslumbrante naturaleza patagónica.

por Carlos Torrente

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios