14.10.2011

Los 10 mejores yogures del supermercado

Novedades tropicales, clásicos que siguen firmes y descremados upgrade. Ante la superpoblación de yogures, acá va una selección de los mejores.


Bebés, mujeres a dieta, hombres hambrientos y preadolescentes famélicos: todos consumen yogur con igual voracidad. Es rico y sano, pero con sabores nuevos debutando todos los días el proceso de comprarlo puede ser un tanto confuso. Salimos a probar y elegimos los diez mejores.

El minimalista: Dahi batido con azúcar
Este yogur de envase de vidrio celeste es un canto a la simpleza. Sólo yogur y azúcar, así de fácil. Y sin embargo es uno de los mejores de la góndola. Con un excelente balance dulzura-acidez, es tan cremoso que las primeras cucharadas se sienten como un postre. Por su textura y porque no tiene esencias baratas es ideal para usar en postres, como reemplazo de la crema, o para agregarle a un licuado y transformarlo en un batido power.  $5.50 los 200 gramos.

Con cereales: Ser con corn-flakes con miel.
La marca Ser solía presentar yogures aguachentos y metálicos pero, por un cambio de fórmula (que ya no los hace 0%), todo eso cambió. Este yogur tiene la densidad justa para no volverse un masacote cuando se mezcla con los cereales y los corn-flakes, que ahora son cubiertos de miel y quedan crocantes, no se deshacen en un puré incomible apenas tocan el yogur. Ideal para el ataque de hambre de las cinco de la tarde. A $4.19 los 165 gramos.

El infantil: Ilolay de dulce de leche
Es uno de esos productos que no se encuentran en todos lados, que aparecen y desaparecen misteriosamente. No sabemos a qué se debe, pero tampoco nos importa mucho: viene a confirmar esa teoría de que todo mejora con una buena cucharada de dulce de leche. Su punto fuerte es la textura, homogénea y para nada gelatinosa. Si sos valiente le podés agregar una cucharada de dulce de leche directo del pote. $2.90 el pote de 200 gramos.

El bebible: Sancor de frutillas, moras y frambuesas

El yogur bebible es el snack perfecto: se compra en cualquier kiosco, es sano, saca el hambre, la sed y es barato. De todas las opciones el mejor es este: es descremado sin sabor a edulcorante (porque tiene azúcar), con una fórmula que incluye pulpa de fruta real. A $3.60 la botellita de 190cc.

El light: Ser con frutillas, arándanos y granadas
La llegada de los arándanos es digna de festejarse. Es cierto que es un poco caro ($5 el pote de 180 gramos), pero vale la pena incluso si no estás a dieta. La calidad del yogur es muy promedio, pero el fondo (¿o debería decir colchón?) de fruta tiene una acidez muy rica y una textura algo distinta a la que nos tienen acostumbrados por el agregado de la granada. Recomendable.

Para romper la dieta: La Serenísima griego con frutas verdes
Cuando La Serenísima anunció el lanzamiento de su línea de yogures griegos, los foodies argentinos saltaron de felicidad, pensando en todas las recetas que iban a poder hacer e imaginando los yogures con miel que se iban a comer. Lo cierto es que estos yogures se parecen más a un queso crema batido con azúcar que a lo que usa Gordon Ramsay en sus curries, pero no nos importa: son deliciosos. El de frutas verdes (uva, manzana y kiwi) es el mejor, algo ácido y con dejos de pulpa de fruta que suma mucho. ¿La clave de su éxito? El agregado de crema.  $7.50 el pack de dos.

Con fruta: Sancor con frutillas
Clásico y rico. El yogur es bien cremoso, dulce y poco ácido, de buena calidad. El puré de frutilla es rico, con buena textura y, lo más importante y difícil de encontrar, con sabor a frutillas en serio. Un básico para tener en la heladera siempre y comer a media mañana o hasta de postre. $3.59 los 180 gramos.

El artificial: Dahi de tiramisú
En los ingredientes no hay ni vainillas, ni café, ni mascarpone, ni cacao y, sin embargo, sabe inequívocamente a tiramisú. Que sea casi como comida de astronauta no le quita lo rico y adictivo.  No se consigue en todos lados, así que cuando lo veas, stockeate con cuatro o cinco. $5.99 el pote de 200 gramos.

El clásico: Yogurísimo firme de vainilla
Mientras la industria del yogur se diversifica y agrega frutas, cereales y esencias,  el yogur  de vainilla sigue ahí, firme en la góndola como soldado, y no planea irse a ningún lado. El más rico es el firme de La Serenísima, que además es barato y rendidor: $1.80 los 200 gramos, casi la mitad que algunos de sus competidores. Perfecto para niños que llegan de la escuela hambrientos como pac-man.

El exótico: Activia de maracuyá, mango y papaya
Seguramente la publicidad con actrices que aseguran sentirse hinchadas y pesadas te mantenga alejado de la góndola de los yogures Activia, pero es un error: tienen muy buena textura y sabores ricos que las otras líneas no hacen. Los bebibles son muy buenos, pero el mejor es el de maracuyá, mango y papaya, una suerte de combo caribeño que combina muy bien con el yogur. Viene en pack de dos y se consigue a $5.19

Por Rosalba Pico Estrada

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios