17.05.2011

Quiosco retro: las 8 golosinas que nos gustaría volver a comer

Golosinas desaparecieron en los 80 y los 90, y hoy son reclamadas por una generación entera. Aquí, las 8 más se añoran.


Existen golosinas que más que un dulce, son verdaderos íconos de consumo. Muchas de ellas fueron hits en los años 80 y 90, y luego desaparecieron de los quioscos, pero siguen vigentes en la memoria de generaciones enteras que reclaman su vuelta a las pistas. Estas son las más extrañadas.

1. Alfajor Suchard
Entre las golosinas desaparecidas, es la más aclamada en la web, con  más de 30 grupos de fans en Facebook. Precursor del relleno de mousse de chocolate, nació en 1984 y sucumbió tras la crisis de 2001. Hoy, en la planta donde se lo producía, en Villa Lugano, sólo queda polvo y un cartel que reza “Ex fábrica de alfajores Suchard”. Pero hay buenas noticias: Cachafaz acaba de crear un alfajor mousse que, según nos cuentan, es prácticamente igual al Suchard. Hasta el packaging es parecido. Saldrá a la venta en las próximas semanas.

2. Tubby 3 y Tubby 4
Las obleas más famosas de los años 80: una bañada en chocolate y otra, con maní y caramelo. Su pegadizo jingle (“Yo era un Tubby, que andaba solo…”) se hizo tan popular que hasta el rockero Pappo se valió de él para reconquistar a una novia enojada, según cuenta su biografía “100 veces Pappo”. Fabricados por Bagley, fueron discontinuados en esa misma década y, en 1994, un intento por revivir su éxito trajo al mercado las versiones 5 y 6. Pero no prosperaron y, a fines de los ’90, tras la venta de Bagley a Danone, dejaron de fabricarse. En la actualidad, 19 grupos en Facebook exigen su regreso.

3. Nussini
Otra oblea célebre, pero rellena con avellanas y recubierta con chocolate con cereales. Un gran acierto de Milka, tuvo su auge en los años 90 y comenzó a decaer en popularidad unos años antes de la llegada del milenio, hasta que Kraft (dueña de Milka) discontinuó el producto. Un dato: los que tengan la suerte viajar a España pueden conseguirlo en los quioscos. Los que no son tan afortunados pueden sumarse a cualquiera de los 21 grupos en Facebook que quieren tenerlo de vuelta en la Argentina. 

4. Chocolate Voley
Algunos reconocen su impronta en el Block de Cofler, pero los fans más puristas del Voley no dan concesiones y reclaman la reposición del auténtico chocolate con leche en envoltorio amarillo en los quioscos. De la fábrica Suchard, corrió la misma suerte que el alfajor insignia de la marca, aunque la sentencia final le llegó varios años antes, a fines de los ’80. En la web se subasta el característico envoltorio por $55.

5. Helado Patalín
No es propiamente una golosina, pero es imposible no mencionar en esta lista al helado en palito más extrañado en los quioscos. Recordado por su simpática forma de pie (y por una de sus publicidades en la que aparece Teto Medina por primera vez en TV, con apenas 16 años), era fabricado por Laponia y desapareció del mercado después de que Unilever comprara la empresa y lanzara al ruedo su marca Kibón. 

6. Lila Pause
Muchos recordarán su publicidad, en la que una púber Moira Gough intentaba comer su Lila Pause y un grillo la interrumpía sin cesar, hasta que lo silenciaba compartiendo con él su golosina. Pero muchísimos más se acordarán del delicioso sabor de esta barra de chocolate con leche rellena de yogur y frutillas. Tuvo su época de esplendor en los ‘90 y por cuestiones de costos fue borrada del catálogo de golosinas. Al igual que el Nussini, aún está a la venta en el mercado español.

7. Kremokoa
Suave galletita de base, relleno de merengue con corazón de frutilla y baño de chocolate amargo. Los  Kremokoa se vendían sueltos y fueron un hit rotundo en los ‘80. Dejaron de alegrar nuestros recreos cuando, en 1994, Nabisco compró Terrabusi, la empresa que los fabricaba, y fueron retirados del mercado. El insistente reclamo por su regreso a los quioscos impulsó el lanzamiento de un producto similar, de la mano de la marca Urquiza: los Merenkoa.

8. Graffiti
“Para el flaco o la flaca que a vos te re copa”, cantaba el jingle del spot comercial de Graffiti. ¿Cómo olvidarlo? Salió a la venta por primera vez en 1985 y se lo conocía como el “chocolate relleno de obleas rellenas”. Era una versión local del Kit Kat, que Bagley dejó de fabricar y al día de hoy nadie puede responder por qué.

¿Qué otras golosinas te gustaría que volvieran?


Vicky Guazzone di Passalacqua

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios