19.01.2010

Restaurantes a puertas cerradas: nuestros 9 recomendados

Tocás timbre en una casa y comés en un living, como si fuera un restaurante de alta gama. Aquí, nuestros elegidos para una cena rica y tranquila.


2 3

Hasta hace menos de una década los restaurantes a puertas cerradas eran una rareza absoluta. Ir a cenar a una casa… ¿a quién se le hubiera ocurrido? Sin embargo, el modelo tuvo éxito. Y así los chefs jóvenes que buscaban preparar las recetas que ellos querían sin las presiones y los costos de abrir un restaurante encontraron su público en gente que quería cenas tranquilas con platos que no probarían en sus propias casas. De todas las casas que abren sus puertas al público, éstas son las que más nos gustan.

1. Casa Félix
El recorrido del chef Diego Félix es lo que define la identidad de esta casona en Chacarita. Su pasión por la cocina latinoamericana, su experiencia en San Francisco, al frente de propuestas veggie, y su interés en conocer lo más exótico y auténtico de cada región, se fusionan en platos orgánicos, que Félix se ocupa de deconstruir frente a sus comensales (nunca superan las quince personas). Ensalada de rúcula y espinaca, trigo mote, tomates gratinados, dressing de remolachas y chañar o el lenguado a la plancha con salsa de tomate y butiá son dos de las opciones más celebradas.

Precio: $100 por persona (menú de cinco pasos: trago de bienvenida, botana, entrada, intermezzo, plato principal y postre).
T. 4555-1882.
 
2. Berkana
Muchas de los restaurantes a puertas cerradas apuntan a un target alta gama, pero también hay propuestas amigas del bolsillo como ésta, donde por menos de 50 pesos, el chef Luciano Grispo ofrece cenas temáticas, que mezclan lo peruano con lo mediterráneo. Iincluye un ceviche limeño con papas a la huancaina y ensalada de quinoa o el tradicional anticucho de pollo. Lo mejor es llamar con anticipación y asesorarse sobre cuál será el menú de cada noche.

Precio: $45 (incluye entrada, plato principal y postre).
Godoy Cruz 2481, Palermo
T. 4774-6967

3. La Cocina Discreta

Acá el arte se cruza con la gastronomía. Antes de sentarte a la mesa, podés recorrer una galería con pinturas, fotografías y objetos de arte que van rotando como en un museo. Alejandro y Rosana, los anfitriones, abren las puertas de su propia casa en Villa Crespo para recibir a 18 personas. La carta es más bien clásica: medallón de lomo a la pimienta verde con papas rústicas, bondiola de cerdo en salsa Teriyaki y varenikes son algunas de sus propuestas.

Precio: $75 por persona (incluye entrada, plato principal y postre). 
T. 4772-3803.

4. Mis Raíces

Juanita Posternak, dueña y cocinera de Mis Raíces, prepara y sirve los clásicos de la comida judía, como el gefilte fish con jrein (pescado relleno con salsa de remolachas agrias), knishes de papa, borsht con crema (sopa de remolachas), farfelej casero y blintzes de queso con crema. Como ejemplar perfecto de idishe mame, las porciones son enormes y se puede comer hasta la madrugada, porque siempre hay más. Un departamento que podría simular el de cualquier abuela donde te sentís como en tu casa.

Precio: $80 por persona + bebidas.
Arribeños 2148, Belgrano
T.: 4784-5100

5. Almacén Secreto
Un patio de clima intimista, perfumado por un limonero, alumbrado con velas y shows acústicos generan un clima perfecto para una cena romántica. Funciona en una casona reciclada de Villa Crespo donde la chef Silvia Machicado prepara platos de cocina regional y andina como tamales, charquisillo (carne de charqui guisada), quinoa saltada con hongos negros y cayote con nuez. También hay productos a la venta como el queso de cabra, el licor de coca, la lima en almíbar o la miel de caña.

Precio: $80 por persona (entrada, plato principal y postre).
Aguirre 1242, Villa Crespo
T. 4854-9131

6. Casa Saltshaker
Uno de los pioneros entre los restaurantes a puertas cerradas de Buenos Aires, a cargo del norteamericano Dan Perlman. Funciona en un departamento con capacidad para sólo 12 personas, por lo que uno termina socializando con los que están comiendo al lado, entre los que suele haber muchos extranjero. Esa es la idea de Perlman: que el público interactúe mientras prueba sus platos de autor entre los que no faltan pastas caseras, platos vegetarianos, mariscos y pescados servidos a la mexicana con pinceladas de cocina árabe y postres que mezclan lo dulce y lo salado, como el cheescake de tomates ahumados. Ojo, el corazón es grande, pero lugar chico: hay que reservar con quince días de anticipación.

Precio: $100 por persona (incluye coctél de bienvenida, plato principal, postre y sólo bebidas como agua mineral, café o té).
Uriburu entre Peña y Pacheco de Melo
T. 15 6132-4146

7. Treintasillas

Un departamento de Nuñez, donde, además de cocinar, el chef Ezequiel Gallardo ofrece clases de cocina, degustaciones de vinos y eventos privados. El último menú, de corte minimalista, contaba con langostinos grillados, hinojos y tomates confitados, mero sobre crema de papa trufada, aceitunas y espárragos y pudding de limón y frutos rojos. Pero las propuestas cambian semanalmente según la estación y lo mejor que se encuentre en el mercado.

Precio: $100 (incluye agua o gaseosa y café).
Freire y Lacroze, Belgrano
T. 154-492-7046

8. Caracoles para Da Vinci
Sofía Marrone y Malu Pizarro son dos amigas que cocinan para pocos en una casona de principio de siglo XX en el corazón de Parque Centenario. La cocina puede ser temática (latina, árabe, etc) o fusionada, pero siempre se sirve un humus delicioso en los primeros pasos del menú. A la hora de ponerle nombre a su emprendimiento, decidieron homenajear al Leonardo Da Vinci que, aunque parezca increíble, tenía junto a su amigo Boticelli una taberna al mejor estilo gourmet, con sus creaciones: el tenedor de tres dientes, la porción individual y la servilleta, entre otros. Se llamó Tres Caracoles, pero pronto fue clausurada por considerarla demasiado “libertina” para la época.

Precio: $65 (menú de cuatro a seis pasos)
Hidalgo 878, Villa Crespo
T. 15-5526-6918

9. Casa Coupage
En una casona de Palermo Viejo se encuentra uno de los pioneros y más exclusivos restaurantes a puertas cerras de Buenos Aires: Casa Coupage. Allí viven Santiago Mymicopulo e Inés Mendieta, sommeliers y creadores del restó: sólo 5 mesas con cena a la carta, exclusivamente jueves y viernes y con reserva previa. La cocina esta a cargo del chef Martín Lukesch, que ofrece un puñado de platos de alta cocina argentina, como papa rellena de ricota de cabra perfumada con limón, o bondiola de cerdo braseada, con puré de batata ahumado, pack choi en manteca de nira y jengibre. Eso sí: es el más caro de todos y sólo acepta efectivo.

Precio: $170 (entrada, plato, postre)
Güemes 4382, Palermo
T. 4833-6354


¿Tenés algún restaurante de "puertas cerradas" para recomendarnos?

Por Aldana Di Topo

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios