25.09.2012

Salta: linda por donde se la mire

Es uno de los puntos turísticos más atractivos del país. Arquitectura colonial y una deliciosa cocina autóctona son los principales argumentos de "La Linda" para tentarnos con una escapada.


Salta es una de las ciudades coloniales más bellas y mejor preservadas de la Argentina. Por eso, sobre todo en los últimos 15 años, se convirtió en un destino fijo para visitantes locales y extranjeros, junto con otros puntos destacados de la provincia, como Cachi y Cafayate.  Su nombre, de origen aymara, conjuga varios significados: lugar de peñas, paraje de descanso, sitio hermoso; de este último nace su apodo “la linda”, que le calza a la perfección.

Fundada en 1582, su condición de paso obligado hacia el Alto Perú favoreció el crecimiento y la actividad comercial, reflejados en la Plaza Mayor, otrora centro de la actividad. Hoy, rodeada de ritmo urbano y convertida en la Plaza 9 de Julio, es el punto de partida ideal para disfrutar las bellezas de la ciudad y la provincia.

ATRACTIVOS Y ACTIVIDADES
Sobre la plaza están las imponentes fachadas de la Catedral Basílica (circa 1858) y el asimétrico Cabildo. A tres cuadras se sitúa la emblemática iglesia de San Francisco, con un soberbio altar laminado en oro. Los museos son numerosos, destacándose el de Arqueología de Alta Montaña, que entre sus abundantes tesoros contiene tres momias increíblemente bien preservadas, descubiertas en la ladera del volcán Llullaillaco (ubicado en la frontera entre la Argentina y Chile). Otro punto imperdible es el Mercado Artesanal, que data de 1968 (el más antiguo en su género del país), con una plétora multicolor de canastas y telas de estilo local, trabajos en cuero y metal, instrumentos musicales y deliciosos vinos y quesos. Para una vista panorámica de la ciudad, hay que tomar el teleférico desde el Parque San Martín hasta la cumbre del Cerro San Bernardino para disfrutar de una magnífica puesta de sol.

Por la noche Salta despliega otros atractivos. Con la calle Balcarce como epicentro, hay variados restaurantes y música folklórica en las peñas, como La Casona Del Molino (Burela 1), antigua casa donde se pueden degustar cazuelas de cabrito, guaschalocro (un locro más ligero, con el choclo como base), milanesa de quesillo, carnes a la parrilla y un postre tan rico como sencillo: frutas locales en almíbar (guayaba, higos, cayote, ciruelas y frutas secas). Mientras tanto, suena folklore en vivo, como en La Vieja Estación (Balcarce 885): aquí podés comer también suculentas empanadas y un rico medallón de llama.

Cerca de la estación de tren, la movida es más dance, con bares y discos, y los mojitos reemplazan al ubicuo vino local. Hablando de trenes, si un día querés una escapadita, no te pierdas el asombroso Tren a las Nubes que, en un paseo de un día entero, asciende a 4200 metros de altura en un recorrido de 434 kilómetros (ida y vuelta hasta la Puna).

SABORES Y RESTAURANTES
Salta resume el sabor del norte argentino. La carne (de cordero, vaca, cerdo, cabra y gallina) es uno de los pilares de su cocina: junto a los porotos, el maíz y sabrosas especias (comino, ají y pimentón) producen platos nutridos y sabrosos como tamales, humitas, locro y guaschalocro, chanfaina (guiso con entrañas y sangre de cabrito), mazamorra y las incomparables empanadas.

Sin arvejas ni aceitunas y, en general, sin pasas de uva, son jugosas y deliciosas y su técnica siempre se perfecciona: desde hace 34 años se realiza el Concurso de la Empanada Salteña, donde empanaderas experimentadas muestran sus estilos, recetas y exquisiteces. Los vinos de la provincia son famosos por su gran calidad, con el Torrontés como bandera, y los postres se preparan usualmente con miel, leche y frutas de la zona: dulces de cayote, cuaresmilla (durazno) e higos, miel de caña y arrope, alfeñiques, gaznates y diversos quesos.

Para disfrutar todo esto, hay varios establecimientos como La Moderna (España 674), bar-almacén con fiambres, quesos, ricas empanadas y sándwiches o el notable Patio de la Empanada (Av. San Martín esq. Esteco), con diez puestos para paladear esta delicia donde sobresale el de María del Castillo por sus empanadas fritas y sus humitas, tamales y quesillos con miel de caña. Para cambiar el panorama, el Castillo de San Lorenzo (J.C. Dávalos 1985), en la quebrada homónima, es un bonito lugar del siglo XIX, restaurado, a sólo diez minutos del centro y al pie de la cordillera, que ofrece platos típicos locales e internacionales y una notable selección de vinos y coctelería.

COMO LLEGAR
LAN opera 3 vuelos diarios a Salta.

Para obtener mayor información podés consultar en las oficinas LAN: Cerrito 866 (Centro), Avenida Corrientes 336 (Centro), Avenida Santa Fe 3596 (Palermo), Avenida Cabildo 1072 (Belgrano), Avenida de Mayo 550 (Ramos Meja) y Unicenter Shopping (Martínez). También llamando por el 0810 9999 526 (LAN), o en tu agencia de viajes.

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios