23.04.2012

San Pedro de Atacama: un oasis en medio del desierto

En el norte chileno, en medio del desierto de Atacama, aparece este pueblito que se convirtió en un polo turístico de alta gama. Pintoresco y trendy, ofrece decenas de opciones para recorrer las maravillas naturales de su entorno y su interesante vida nocturna.


A una hora de auto del aeropuerto de Calama, en pleno desierto de Atacama, un pequeño oasis sobresale. Un salpicón de verde enmarcado por arena y rocas. Es San Pedro de Atacama, la joya de la región norte de Chile.

Allí donde miles de años atrás vivían los Licanantay, los indígenas locales, hoy se erige un pintoresco pueblo de casitas bajas hechas de adobe que en la última década se convirtió en inesperado polo turístico de alta gama. El boom se produjo en la última década, a partir de la inauguración del Alto Atacama, su primer hotel cinco estrellas. Así, este pueblo fundado en 1450 cuya población apenas supera los 6000 habitantes pasó a estar repleto de europeos que buscan descubrir paisajes únicos, pero también un lugar que, sin perder su esencia, ofrece hotelería de primera y excelentes restaurantes.

Considerado la capital arqueológica chilena debido a los numerosos hallazgos históricos que allí se realizaron, hoy el pueblo es un destino perfecto para alejarse del ruido urbano, descansar y recorrer especialmente de a dos, en plan romántico.

DESIERTO, GEISERS Y ESTRELLAS
A San Pedro de Atacama se lo conoce como “el pueblo de una sola calle”. Hablamos de Caracoles, arteria turística en la que se agrupan bares, restaurantes, tiendas de artesanías y buena parte de la movida local. Otro punto de interés es la bonita Plaza de Armas, frente al cuartel de policía, muy animada por las tardes.

Durante el día, es imprescindible hacer una excursión por el desierto: el Valle de la Luna, el de Marte y el de la Muerte asoman como grandes opciones, con impactantes y rocosos panoramas; si no, visitar el antiguo Pukará de Quitor o las lagunas de los flamencos rosados: Chaxsa, Puilar o Barros Negros, en el salar de Atacama. Se destaca la Céjar, tan salada como el Mar Muerto, donde se puede flotar en el agua sin hundirse.

Por la noche, el plan es cenar o beber algo en alguna de las terrazas sanpedrinas, bailar en algún local con música típica o seguir la ruta nocturna de las estrellas, haciendo algún tour astronómico o simplemente echados sobre la arena, para ver un cielo limpio de contaminación y pleno de estrellas.

SABOR Y VARIEDAD
En San Pedro, los platos típicos de la gastronomía chilena se destacan por la diversidad de sus ingredientes, inesperada en pleno desierto. En la región de Atacama se usa el maíz, la oca, la papa, la quinoa, el zapallo, el aceite de oliva y las semillas. En cuanto a las carnes, las de alpaca y llama solían ser populares, pero actualmente se consume la vacuna, de caza o pescados.

Una gran especialidad de la región es la patasca, plato a base de maíz pelado y carne de cordero o ternera; otro clásico es el picante de conejo, guiso calórico y aromático, cocido con mucho ají y servido con arroz o quinoa. No podemos olvidar el pastel de choclo ni las empanadas al horno, como así tampoco las parrilladas. En cuanto a las verduras, las sopas encabezan las preferencias, y entre los frutos de mar se lucen el ceviche y el caldillo de congrio, tanto como el atún, machas, centollas, langostinos, erizos y pulpo.

Los tragos con pisco son otro hit, preparados casi con cualquier fruta, como así también los muy buenos vinos chilenos. Otro clásico es el té de coca, que ayuda a coronar un buen almuerzo o cena, pero también a contrarrestar los siempre presentes efectos de la altura.

¿Donde probar todo esto? La oferta de restaurantes en San Pedro es amplia, pero sobresalen dos establecimientos: el Café Adobe y La Estaka, los dos restaurantes más concurridos. El primero tiene una carta más tradicional y un clima animado (hay DJs, baile y música latinoamericana); en el segundo predominan las carnes y más recientemente el sushi. Otra opción es el restaurante del hotel Awasi, en donde se practica una de las cocinas más sofisticadas de la zona: una fusión de comida altiplánica e internacional en la que predominan las papas moradas, patasca, la quínoa y el chañar.

COMO LLEGAR
LAN opera hasta 10 vuelos diarios directos a Santiago de Chile y desde allí hasta 8 frecuencias diarias a Calama, el aeropuerto más próximo a San Pedro de Atacama.

Para obtener mayor información podés consultar en las oficinas LAN de Cerrito (Cerrito 866, CABA), Palermo (Avenida Santa Fe 3596, CABA), Belgrano (Avenida Cabildo 1072, CABA) y Unicenter Shopping (Martínez), llamando al 0810-9999-LAN (526) o en tu agencia de viajes.

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios