15.08.2012

Vinos high end: 6 botellas en las que vale la pena invertir

¿Tenés ganas de invertir en un vino caro pero no sabés en cuál? Aquí una lista de seis que valen cada uno de los cientos de pesos que cuestan.


COBOS VULTURNO 2008 ($1300)
¿Querés saber cuánto cuesta un punto Parker? Este vino es el mejor ejemplo. Prácticamente un desconocido hasta que el pope norteamericano de los puntajes le dio 99 e hizo que desde la vendimia 2006 cada botella supere el precio de los mil pesos. ¿Qué gusto tiene? A nadie puede importarle al comprarlo. Lo cierto es que este tinto de Viña Cobos, elaborado por el trío Paul Hobbs, Andrea Marchiori y Luis Barraud es de una elegancia celestial. Y se sabe: el cielo cuesta caro.

BRESSIA ULTIMA HOJA 2006 ($1200)
¿Cuánto cuesta una trayectoria? La respuesta a esa pregunta parece haberla hallado el enólogo Walter Bressia con su vino Ultima Hoja, un blend de uvas con base en Agrelo. Bressia es un enólogo que devino autor y luego bodeguero, y que pasó por Nieto Senetiner y Viniterra antes de armar su propio proyecto. Hábil para los cortes, desarrolló este gran vino cuyo nombre alude al momento de cosecha, precisamente cuando ya casi no quedan hojas, bien entrado el otoño.

MAGDALENA TOSO 2006 ($1050)
Bodega Toso es una de esas casas vinícolas de un cultivado perfil bajo que tiene, por el contrario, mucho para mostrar. De partida, 100 años haciendo vino, que entran en un espiral ascendente en 2001 cuando la bodega contrata a Paul Hobbs para llevarla al estrellato. Eso sucede en 2005, con el primer Magdalena Toso, que hizo saltar la banca internacional en materia de puntajes. Elaborado con uvas de Barrancas, Maipú, combina lo mejor de esta historia en un sobrio y envolvente sabor frutal.

ICONO LUIGI BOSCA 2007 ($1000)
La familia Arizu es una de esas cuyo árbol genealógico tiene un pariente en cada uno de los puntos importantes de la historia del vino local. Un poco por eso, y otro poco porque los Arizu actuales supieron granjearse su propio prestigio, la casa decidió entrar en el juego del vino más caro con Icono cosecha 2005 que llegó a ser, en su momento, el más costoso de la Argentina. En materia de sabor y calidad, un top indiscutido.

NICOLAS CATENA ZAPATA BLEND 2007 ($750)
El Doctor, como se conoce a Nicolás Catena en el ámbito del vino, tuvo una visión hace unos 30 años: si California había entrado al mapa del mundo, Mendoza debía hacerlo. Contrató a asesores extranjeros en 1989 y perfiló un estilo con base en Cabernet Sauvignon que pronto se convertiría en exitoso. Con la cosecha 2005 este tinto superó la barrera de los 100 dólares por primera vez para un vino argentino en el mercado de EE.UU. Desde hace un año se consigue en el mercado local.

GERNOT LANGES 2005 ($580)
Es verdad, los vinos de este nivel de precio son ricos. Pero por sobre todas las cosas se supone que son una experiencia exclusiva. Y quién más que Gernot Langes-Swarovski –magnate austríaco del cristal y propietario de Norton, entre otras empresas– puede darse el lujo de tener un tinto en esta categoría high end. El suyo es básicamente un Malbec, con el aporte de un 10% de Cabernet Sauvignon y otro 10% de Cabernet Franc. Aromático y refinado, es la creación de Jorge Riccitelli, chief wine maker de la casa.

Por Joaquín Hidalgo

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios