22.02.2012

Zorzal Wines: los vinos extremos de los hermanos Michelini

Con apenas tres vendimias, esta bodega está haciendo mucho ruido en el mercado argentino. Desde Valle de Uco, vinos con auténtica expresión de terroir.


Hay una camada de viticultores que escuchan rock y que matizan sus fines de semana con algo de música electrónica y Fernet. Esto, a la hora de hacer vinos, le pone nueva imaginación al mismo Malbec, Cabernet o Chardonnay de siempre. Así trabajan los Michelini, tres hermanos que ven en la uva el juguete de sus negocios.

Matías (37) es el más conocido, por sus trabajos como enólogo en Doña Paula y Finca Sophenia. Su hermano Juan Pablo (29), también pasó por Doña Paula antes de recalar en Zorzal, de cuyos vinos es enólogo responsable. Gerardo (42) es el único que no es técnico, pero administra el negocio y consiguió los capitales para fundarlo: nada menos que 26 canadienses adinerados que creen en el proyecto de Zorzal y financian sus locuras.

Construyeron la bodega en 2009, a 1450 metros de altura, en Gualtallary, la parte más alta del Valle de Uco, y desde allí se lanzaron a elaborar con uvas de la zona. Obsesivos del terroir utilizan métodos naturales: usan sólo levaduras nativas, no corrigen acidez –según afirman- y emplean viejas técnicas “renovadas”, como fermentar con escobajos (sí, el esqueleto del racimo). Es decir, lo opuesto a lo que hace la enología dominante en todo el mundo.

Elaboran 190.000 botellas por año y sus vinos patean el tablero con estilos nuevos. En la línea reserva ($80), se destacan Zorzal Reserva Malbec 2009, fragante e intenso sin ser concentrado ni apretado; y Zorzal Reserva Cabernet Sauvignon Malbec 2009, fresco y dócil, combina el paladar blando con el alto impacto gustativo. En su línea varietal ($45), el mejor es Zorzal Cabernet Sauvignon 2010, con aromática high fidelity de cassis, y el paso suelto y jugoso; Zorzal Sauvignon Blanc 2011, no se queda atrás, es uno de esos blancos filosos y acerados que te congelan los dientes. Por último, Clímax Malbec 2009 ($250), tope de gama, cincelado con las mejores uvas hasta ser un tinto redondo, complejo y elegante como hacía rato no bebíamos.

¿GUALTA QUE?
Hoy todos hablan de Gualtallary, en Valle de Uco: Esta zona está formada por una ceja de terreno al pie de la cordillera, a unos 1400 metros de altura. Extrema por definición, sus viñedos llegan ahora a su madurez. De ahí que los Michelini se lanzaran a elaborar un mapa (del que participan todos los productores de la zona), haciendo un vino de cada finca. La idea es tener un perfil gustativo para 2012 y, de paso, elaborar un vino de corte Gualtallary, al estilo de los de terroir que se hacen en Francia.

TENDENCIA NATURAL
Comienzan a llegar al vino argentino algunas formas de producir que buscan la naturalidad y la expresión auténtica del terroir. En ese sentido, el trabajo de Zorzal, si bien es nuevo, ayuda a consolidar esta movida que en el mundo gana adeptos. De ahí que no usen levaduras, ni corrijan acidez, y empleen viejas técnicas como la elaboración a mano, en barricas sin tapas o con escobajos.


Por Joaquín Hidalgo

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios