Bistró franceses en Buenos Aires: tres opciones a precios lógicos

La comida francesa tiene fama de ser cara. Y es verdad. Pero en estos tres recomendados vas a poder darte un gusto sin enterrar el sueldo en el intento.

A nos amour

Te hablaron de la Bourgogne, te contaron de Le Sud y de Chez Nous: tres de los mejores restaurantes franceses de la ciudad. Pero en todos tocás de oído, porque el cubierto por persona no baja de 300 pesos. Y claro, para darse un gusto una vez vaya y pase. Pero para atinar a llevar a tu chica, para juntarte con un amigo o para una salida de parejas, el precio es claramente un límite con el que lidiar.

Esa es la mala noticia. La buena es que hay otros restaurantes franceses a los que ir a comer una de las más famosas gastronomías sin enterrar el sueldo en la cuenta. Bistrós en los que sus dueños son franceses y en los que la comida es rica, está bien hecha y con buen nivel. Pequeños restaurantes en los que comer un ratatuille, una sopa de cebollas, mejillones como Lyon o una bondiolita braseada a la mostaza de dijón, sin dejar un riñón en el intento. Anotá:

L’Atelier de Céline: la gastronomía francesa tiene una pata campestre conocida como cocina de Provance. Céline, la propietaria de este restaurante, nació en Lille y la practica en su atelier. Vas a probar panes hechos en casa, como una mayonesa provenzal, sopa de la semana mejillones con cebolla, conejo a la mostaza, risotto y ravioles de mollejas; la terrina casera con sus tostadas, compota de cebolla y salsa de mostaza y miel bien valen una visita. ¿Lo mejor? Además de postres clásicos, sirven una tablita de quesos como un guiño de entendidos. Es un lindo restaurante, colorido, ubicado en una antigua casona de San Telmo. Ideal para ir en pareja, gastás unos $100 por persona con vino. Y los miércoles, además, hacen menú maridados con varios vinos a 120 pesos.
Carlos Calvo 242, San Telmo / T. 4361-1269

A Nos Amour: Constant Anée es fotógrafo de profesión y amante de la buena comida. Como muchos extranjeros, llegó a nuestro país siguiendo a un amor. Y se quedó, lo que explica al menos el nombre del restaurante. Practican una cocina francesa de corte internacional y ofrecen regularmente platos como sopa de remolacha, papas rosti con morcilla y mermelada de cebolla, bondiola de cerdo sobre un puré de batatas y cebollas caramelizadas. De postre, tarta tatin de manzanas caramelizadas. En una ambiente entre bohemio y relajado, con buenas fotografías en las paredes, como era de esperar. Dato: sólo sirven vinos naturales. Gasto promedio 100 pesos.
Gorriti 4488, esquina Aráoz, Palermo / T. 4897-2072

La Maison: ubicado en una casona de Palermo Hollywood, este restaurante fue creado por Fleur de Villers, parisina, que trabajaba en fotografía publicitaria hasta que, cansada del negocio, decidió viajar e instalarse en Buenos Aires. Así montó La Maison, un coqueto restaurante que al medio día es francamente accesible y que, por la noche, si bien aumentan los precios, resulta perfecto para un plan francés. Todos los días sirven una sopa diferente, de cebollas, de puerro y ostras, de verduras; también una entrada de queso Camebert fundido con manzanas asadas y papas al vapor; y de principal, en esta época, un estofado de liebre con tomillo. El postre ideal es creme brulee, de la que sirven un trío de sabores. El gasto promedio ronda los 120 pesos por persona. Desde julio de este año, además, los domingos por la noche cocina la propia Fleur para sus invitados, en un menú fijo y maridado a 120 pesos por persona.
Honduras 5774, Palermo / T. 3979-2970

Dejá tu comentario:

Comentá usando tu usuario de Facebook:

O ingresando tus datos:



4 Comentarios

  1. Matute dijo:

    Hidalgo: Cómo va?
    Conozco La Maison y sinceramente no lo recomendaría. Es posible que hayan ajustado (mucho) algunas cosas que en mi primera y última visita fueron fráncamente inaceptables para un restaurante con las pretenciones que este mostraba.
    El baño no tenía ni jabón, ni papel para manos, ni papel higiénico. El mozo que nos atendió no tenía la menor idea de lo que estaba haciendo: para que tengas una pista, nos sirvió el vino (que estaba CALIENTE!!!) inclinando la copa… Estuvo bien porque yo lo quería sin espuma!
    La entrada de Camembert, debió decir “Intento de Camembert” y no sólo porque el Camembert es un D.O.C. sino porque nunca probé queso más feo y aclaro que soy un entusiasta del Camembert.
    El punto de la carne estaba lejos de A point solicitado y muy cerca del saignat, y la carne era de normal para abajo.
    La idea no es destruir, sino compartir mi experiencia, si el lugar ha mejorado, me alegra saberlo porque puedo volver a pensar en él cuando quiera un lugar para comer tomado de la mano con mi novia: la verdad que comer en la parte de afuera tiene su encanto, eso no se discute.
    Un abrazo,

    Matute

  2. Sady dijo:

    Y Brasserie Petanque cómo anda? Hace mucho que no voy, pero solía ser excelente.

    • bienjugoso dijo:

      Sandy,

      hasta donde sé se come muy bien. Fui el año pasado. Pero para esta nota me quedaba un poco elevado el precio. Ya que ronda los 160 pesos o más por cabeza para cenar. Al mediodía tiene menús más accesibles.

      Salú!

  3. Cecilia dijo:

    Faltó Le blé, realmente muy bueno, lastima que es chiquito y siempre está lleno (al menos el de Alvarez Thomas)