Chefs & swinger, llega la moda de cocinar en restaurante ajeno

Este año pasó algo raro con la gastronomía de alto vuelo: varios chefs se mudaron por unas noches para cocinar de prestado. Nueva tendencia.

swinger

Hasta dónde sabía en cada restaurante cocinaba su chef. Pero este año algo pasó. Y de buenas a primeras algunos se fueron a cocinar a casa ajena –invitados, claro- y otros dejaron que metieran mano en sus restaurantes, en plan de intercambio y ver qué pasa y cuánta gente viene. Pareciera que los chefs, como los swingers, ahora cambian de locación por unas noches.

La movida de invitar a cocineros no es nueva en el mundo. Funciona sobre todo en hoteles, que suelen contratar a algún chef famoso por unas jornadas como una forma de atraer nuevos comensales y mover los salones. Pero acá la cosa va por otro lado. Inspirados en The Loft Project, creado en Londres por el chef Nuno Mendes, que invita a tipos como el crack francés Michel Bras a cocinar para nada más que 16 invitados, la gente de Casa Arévalo dio el puntapié inicial en abril en 2012 cuando lanzó su TC Gourmet. La idea no tardó en prender y, en lo que va del año, al menos tres cruces de este tipo cobraron forma más o menos permanente, mientras otros -según sé- verán la luz en breve. Por ahora, vayan tres ejemplos de la gastronomía swinger modelo 2012.

Casa Arévalo: Matías Kyriazis y Estefanía De Benedetto son una joven pareja de cocineros. Hace dos años lanzaron Paraje Arévalo, un exitoso rincón gourmet de Palermo, que se hizo famoso por su menú de pasos y por sus huevos a baja temperatura, que trazaron un nuevo plan en la cocina porteña. Inquietos, a comienzos de año inauguraron Casa Arévalo –a unas cuadras del restó original- como un salón acogedor en el que poder ofrecer su buena cocina a invitados exclusivos. Y ahí brotó la idea: “nos pareció un buen plan invitar a cocineros amigos a que probaran su cocina en cenas a puertas cerradas” dice Kyriazis, y así nació el TC Gourmet. Es decir, cocineros que cada mes y por tres noches, cambian de locación para controlar las hornallas de Casa Arévalo con un menú degustación que hable de sus creaciones. Así pasaron Gonzalo Aramburu (Aramburu Restó), Alejandro Digilio (La Vinería de Gualterio Bolívar) y Martín Baquero (mejor cocinero de Argentina, según La Academia Argentina de Gastronomía). Con un costo que hasta ahora osciló los 500 pesos por persona –y que incluyen las bebidas y numeroso regalos-, la movida fue un éxito y habrá más fechas en breve. Hay que estar atentos.
Arévalo 2061, Palermo / T.47736119

Experiencia del Fin del Mundo: alzando la bandera patagónica, el formal y bien puesto restaurante que Bodega Del Fin Del Mundo tiene en Palermo desarrolla un ciclo de cocina de la región. Podría haber apuntado al producto o a las recetas, en cualquier caso, pero no. La idea que canaliza Pablo Buzzo –chef ejecutivo de la casa- es invitar a cocineros del sur para que hagan gala de sus habilidades en Buenos Aires y con productos australes. Así, ya llevan dos fechas (septiembre y octubre). Una, en la que cocinaron el suizo Boris Walker –Restaurante Familia Schroeder, Neuquén- y Mauricio Couly Ventimiglia -La Toscana, Neuquén- en una primera edición; y en la segunda, el turno fue para el propio Pablo Buzzo junto con Matías Núñez –Malma Bistró, Neuquén-. En cada caso, los chefs invitados desplegaron sus técnicas y saberes sobre la cocina patagónica, en un menú de 5 pasos cuyo precio –bebidas incluidas- rondó los 250 pesos. Habrá más fechas.
Honduras 5673, Palermo / T. 48529-6661

UN!K. Una de las aperturas recientes y resonantes de 2011 en materia gastronómica es esta casa ubicada en Palermo, propiedad del arquitecto Marcelo Joulia. Combina alta cocina con diseño vintage –todas las piezas a la vista son originales de alguna corriente de diseño, de las sillas a las lámparas- y resulta un combo atractivo para una cena especial. Este año, los responsables de la cocina Yago Márquez y Fernando Hara invitaron a sus colegas la noche del 11 de junio. Con el nombre de “Too Many Chefs in The Kitchen” y bajo la consigna “la última cena: qué comerías antes de morir”, nada menos que once cocineros elaboraron un menú de 5 pasos del que  participaron desde Matías Kyriazis a Rodrigo Castilla (Las Pizarras) y Soledad Nardelli (Chila) entre otros. Fue un éxito, cuyo cubierto costó 450 pesos. No contentos con eso, se rumorea que pronto habrá más novedades al respecto.
Soler 5132, Palermo / T. 4772-2230

Dejá tu comentario:

Comentá usando tu usuario de Facebook:

O ingresando tus datos: