La Rosa Náutica: el primer restaurante peruano de Puerto Madero

Con una oferta rica en pescados y excenta de fusiones, la cocina limeña desembarca en el exclusivo barrio porteño.

La-Rosa-Nautica_0049_sz

La peregrinación de los restaurantes por los barrios porteños marca de alguna manera el avance de ciertas culinarias en la ciudad. Si hace un año y medio abría el primer chino en el exclusivo Puerto Madero, desde abril de este año la cocina peruana desembarca en las dársenas del viejo puerto con un nuevo lugar: La Rosa Náutica.

Los que conocen del tema saben que se trata de un clásico limeño. Montado sobre un muelle escollera que penetra en el Océano Pacífico, más allá de los barrancos que elevan a la capital peruana sobre la costa, La Rosa Náutica es un exclusivo restaurante en pleno funcionamiento desde 1986. Esta es la tercera apertura de en el mundo –hay otra en Bogotá- que viene a aportar una interesante vertiente en la cocina peruana en la ciudad: la de los pescados y frutos de mar, que estaba vacante.

Mariscos, pescados a la parrilla y preparados criollos como sopas y chupes con sabor a mar, son el ABC de una carta en la que además podés probar las clásicas causas, el ceviche y algunos platos a base de carne de res, arroces y pastas. Pero si aceptás mi consejo, hacé foco en todo lo que venga del mar.

Un dato a agendar es que algunas opciones están pensadas para comer como piqueos, mientras que otras van como principales en forma individual. De ahí que tiene una sección que se llama “nuestras rondas de siempre” en la que podés elegir 3 de 5 platillos para armar un entrante: chicharrones de calamar, ceviche frito, vieiras doradas con queso, langostinos en camisa y langostinos andinos. O bien las degustaciones de ceviches o causas.

Degustación de Causas

¿Qué probé?
Degustación de Causas: en la que están las clásicas masitas hechas de papa y ají amarillo, con diversos rellenos, entre los que destacan especialmente la de langostinos con cebolla caramelizada y la de centolla, con un rico gusto yodado y marino. (5 piezas, $160).

Asada, pesca del día (mayormente lenguado) hecha a la plancha y servida con papines andinos ($70). Este plato es definitivamente un hit, ya que combina con precisión los sabores apenas quemados del pescado y su buen punto –está tierno y cremoso, casi crudo en su interior-, con el de una crema de puerros en la que viene montado, más unos papines andinos cortados a la mitad de pulpa firme y consistente. Exquisito y apto para todo paladar.

El chupe de langostinos es otro plato rico, pero en una línea estética que no lo hace apto para todo público. Tiene langostinos jumbo pelados, sumergidos en una crema sabrosa color café con leche, papas, choclo y un huevo hervido con yema cruda, rematado un langostino entero nadando en el potaje. Plato bien sabroso y contundente.

Asada

Es interesante la carta de vinos, con muchos blancos de primer nivel. De hecho, según el gerente, con quien conversé, vende tres botellas de blanco por una de tinto. Un dato que podría parecer obvio, pero que en nuestro medio no deja de ser sorprendente.

Con una decoración que remite al mundo de los pescadores, algo que queda claro desde la entrada en donde hay un banco con forma de bote, hoy los espacios están en pleno cambio, ya que el bar que tenían al frente lo convertirán en otro salón del restaurante en breve porque les ha quedado chico, según dicen. Con excelente servicio, es un lugar perfecto para una cena entre formal e informal, el tipo que tendrían colegas de una compañía o viejos amigos en una salida de camaradería.

Todos los días desde las 12 horas.
Alicia Moreau de Justo 246 / T. 4515-0186

Dejá tu comentario:

Comentá usando tu usuario de Facebook:

O ingresando tus datos:



Un comentario

  1. Mauro Damian Lopez dijo:

    lo he visitado en Lima cuando viajaba por trabajo, qué fantástico tener una sucursal cerca. gracias por el dato.