El sábado a la noche fuimos con una pareja de amigos al cine, y como nos quedaba sólo una hora para cenar algo rápido fuimos al patio de comidas del Alto Palermo. Enseguida todos enfilamos para Sensu (la casa de teppan y sushi) porque comparado con el resto parecía lo más sano y decente del piso. Grave error. Porque para cenar 16 piezas de sushi cada uno (una cantidad entre escasa y moderada, teníamos que gastar $376. Sí, así como leen. Casi 400 pesos por una bandejita de fast food, con coca cola de máquina, cubiertos descartables, mesas sucias, que no incluía  postre ni café ¡Ni salsa de soja extra!

¡Así que arriba las manos, todos piolas y calladitos, pongan las billeteras sobre la mesa, que acá llegó Sensu!

Aunque en las fotos no se vean bien (no tenía la cámara encima y las sacamos con el Iphone, sin demasiada luz, así que traté de arreglarla para que se viera) el combo de 16 piezas (que a duras penas alcanza para una persona) sale $94 y el de 10 piezas de sushi (no sé, para un niño será) a $62.  Más caro que comer lo mismo en Dashi, Osaka y o el Sushiclub.

Previsiblemente, el local estaba vacío y salvo por dos venezolanos que habían comprado sushi, los empleados estaban mirando el techo sin saber qué hacer. Nosotros optamos por unos salteados en plancha con camarones a $45 que resultaron muy diferentes a lo que prometían las fotos (tenían siete camarones y venían en un platito de postre) y un wrap sin guarnición del tamaño de un pancho.  Una desilusión total.

Yo, por mi parte, comí un supuesto bife de chorizo horrible en Patagonia por $40 con las peores ensaladas que probé en la vida. ¿Alguien me puede explicar por qué las ensaladas de patio de comidas están siempre chamuscadas y no combinan? ¿A qué idiota se le ocurre ofrecer radicheta, lentejas, papas con mayonesa, fideos y remolacha? ¿Es un tipo de enfermedad mental que no conozco? ¿O son lo que tiran en la puerta del mercado central?

Pero este problema no es de ahora. Quiero decir, Sensu es un descarado por cobrar más de seis pesos una pieza de roll california, pero la calidad es más o menos la misma en todos lados. Salvo Magic Dragon, que siempre me parece bueno, todos ofrecen mala comida, mesas sucias, self service, gritos ygaseosas repugnantes… ¡Aunque siempre estén  tan llenos que sea imposible encontrar una mesa!

¿Será que somos masoquistas, que nos sobra la plata o que nos gusta comer mal? Un misterio.

¿Y vos? ¿Cuándo fue la última vez que comiste como el culo?