¿Se acuerdan de los viejos changuitos de la abuela? Yo sí. Mi abuela Fefa salía todos los días a hacer los mandados y yo la acompañaba para que ella pudiera mostrarle la nieta a la verdulera Mary y a Don Elías del almacén. El suyo era enorme, de lona naranja, un poco oxidado pero muy potente y comodísimo para recorrer el barrio y no tener que morir en el delivery del supermercado.

Por suerte, ahora también tengo el mío que, más chico y más moderno. ¿Dónde lo compré? En Violraviol, que hace los changuitos más lindos que vi hasta ahora. Hay plateados (zincado) y blancos, con las bolsas en varios colores y salen entre $210 y $230 de acuerdo a los colores, y se puede comprar en estas tiendas o pidiendolo por mail y recibiéndolo en casa por unos pesos. El mío es el de los pajaritos colorados con la cinta al bies a lunares en negro y blanco. Divino.

Etiquetas