Para las fiestas (y ya vieron que durante el año) me encanta hacer una pavita, un peceto, o cualquier carne simple y servir varios apañamientos y salsitas. Tengo varias recetas que voy cambiando y que hago cada tanto para tener siempre un par de frascos listos para usar. Es buena época para hacer conservas para todo el año porque hay duraznos, damascos, ciruelas y frutos rojos para aprovechar. Yo les recomiendo dedicarse una tarde y hacer varias diferentes para tener todo el año. Les cambian una pechuga de pollo grillada o cualquier carne con muy poco esfuerzo y duran mucho.  Les dejo las cinco recetas, para ver si se animan.

1. Chutney de damascos (Foto)

Necesitan poner en una cacerola: 1 kg de cubos de damascos o duraznos (o mezclado), 1/2 kg de tomates perita bien maduros, 1 cebolla picada, 1 cucharadita de jengibre rallado, 1 cucharadita de canela, 1 cucharadita de nuez moscada, 1/2 cucharadita de pimienta, 1 cucharadita de cardamomo, 300 cc de vinagre de vino o de alcohol, 500 gramos de azúcar rubia, 150 gramos de pasas de uva.  Lo ponen a fuego bajito y lo cocinan por casi dos horas, hasta que tome punto mermelada. Se guarda en frascos esterilizados y se come con carnes rojas frías, pollo, pavita, y quesos, por supuesto.

2.  Salsa de arándanos

Esta me encanta para acompañar pavita, un solomillo de cerdo o carnes frías en ensalada. Muchas veces la uso junto con aceto para condimentar. También les sirve para dulces (un cheesecake, una torta de ricotta, un yogur natural). Para hacerla necesitan poner en el fuego 300 gramos de arándanos, 150 gramos de azúcar, cascaritas de limón, 100 cc de agua u oporto, si les gusta, una pizca de sal, 1 cda de jugo de limón. La cocinan a fuego lento hasta que quede como una mermelada más líquida y listo. No hay mucha ciencia.

3. Mermelada de cebollas coloradas

Aunque les suene raro, sí, mermelada de cebollas. Les juro que es riquísima. Ideal para acompañar cerdo, carnes blancas, pato, cordero, incluso medallones de lomo.  También la pueden usar para una entrada sobre tostaditas con queso azul o brie y queda muy rica. Tienen que saltear 1 kg de cebollas cortadas pluma con una pizca de sal hasta que estén bien claritas. En ese momento agregan 100 cc de vino blanco seco, 100 gramos de azucar, una ramita de tomillo y las siguen cocinando hasta que se caramelicen y parezca una mermelada.

4. Salsa de curry

Mezclan medio pote de queso blanco, 1 cucharada soperas de curry suave, 1 cda sopera de semillas de sésamo tostado (me gusta usar negro, pero el que quieran). Les sirve para cualquier ensalada con arroz, para carnes frías, para sandwiches. En realidad, sólo arroz y esta salsa les juro que es una maravilla. Ideal para agregar en una mesa de ensaladas sin tener que trabajar mucho.

5. Chutney de peras y jengibre

En este caso es mejor dejar pedazos de pera más grandes para comerlos así, porque es una receta mucho más simple. Tienen que poner en una cacerola medio kg de peras peladas en cubos grandes, 1 manzana rallada, 1 cda sopera de jengibre rallado fresco, 1/2 cdita de cardamomo, 1/2 cdita de canela, pimienta a gusto, 5 clavos de olor, 150 cc de vinagre de manzana, 150 gramos de azúcar común y 1/2 cdita al ras de sal. La cocción es igual al otro chutney, pero demora menos. Cuando el azucar haya caramelizado y parezca una mermelada, apagan y envasan. Queda genial con quesos (una tostadita, queso cammembert y chutney de peras), con aves y cerdo.