Comer buena comida mexicana en Buenos Aires parece una misión imposible. Auténtica, ni hablar, es impensable, pero rica parece que tampoco es tan fácil. Nachos de paquete, tacos grasientos, platos pesados, totopos hechos con masa de empanada y burritos de rapiditas Bimbo son solo algunos de los problemas recurrentes en la mayoría de los restaurantes, incluso los que, por precio y prestigio, se supone deberían ser buenos. Xalapa (El Salvador 4800, Palermo) no es la excepción. No es terriblemente malo, pero falla en casi todos los aspectos.

Para empezar, el ambiente es bastante oscuro, las mesas están muy apretadas y es ruidoso. Cuesta hablar, cuesta que las mozas vengan y sobre todo, cuesta sacar fotos buenas. Pero eso solo me importa a mí, ya lo sé.


Fui con mi amiga Natalia y comimos unos nachos con guacamole y una salsa picante de ají. Los nachos eran de paquete, el guacamole estaba bien, pero era igual al que puede hacer cualquiera en su casa pisando una palta con el tenedor. Acompañamos con margaritas que sí estaban buenísimos.

Después comimos unos burritos de carne deshilachada y verduras, tostados por fuera, que venían con unas verduritas frescas. Estaban bien, aunque era un poco pesados. ¿Volvería para comerlos? No. ¿Los comería si tuviera que volver a ir? Supongo que sí. Estos burritos fueron lo mejor.

Los tacos sí, fueron realmente feos. Carne cocida, grasosa, refrita, con mucho gusto a aceite. No tenían nada fresco para equilibrar tampoco. Los dejamos casi enteros. Para mí eran incomibles, pero yo tengo poca tolerancia a lo grasoso, no lo soporto. Quizás para otro tipo de comensal sean un poco menos feos, eso no lo puedo decir. Pero miren la foto: no parece muy rico ¿No?

Por suerte, los precios no son caros. Salió algo de $110 por persona. O en realidad, no serían caros si la comida fuese buena.  Es curioso que en Argentina se pueda comer buena comida peruana, china, japonesa, italiana, pero la mexicana sea siempre un desastre. Fui a tres restaurantes mexicanos en el último año y los tres fueron entre malos y regulares. Además, el menú siempre es pesado y no representa fielmente la gastronomía mexicana. Me gustaría ver un poco de la cocina costera de México, fresca, sabrosa, liviana, con mariscos, verduras y diferentes chiles. ¿Por qué no puedo comer unos taquitos con camarones y palta, por ejemplo? Mercado hay, materia prima mal que mal debe haber porque la peruana es un suceso, así que para mí este desastre generalizado es un misterio. Si alguien sabe por qué no hay, es bienvenido a explicarlo.

Etiquetas