Esta es una receta que empecé a hacer hace poco y me copa mucho. Son los hinojos braseados que están de moda y aparecen en los menús de todos los restaurantes. Es ideal para los que sienten que el sabor anisado del hinojo es un poco fuerte, porque cocidos son más dulzones e inofensivos.


Para hacerlos necesitan:

5 cabezas de hinojos limpios (sin tallos ni hojas, sólo la cabeza)
Un chorro de aceite de oliva
Sal, pimienta, tomillo fresco

Cortan en cuartos los hinojos y los hierven durante 15 minutos. Los escurren y los disponen sobre una placa de horno aceitada o rociada con spray vegetal, salpimentan, y cubren con hilos de aceite y las hierbas. Cocinan hasta que estén dorados y tiernos. Si es necesario, corrigen sal.

Si no tienen tiempo de hervirlos, pueden cortarlos bien finitos (Pablo Massey los embebe en gin, por ejemplo) como para ensalada y hacer el mismo proceso pero partiendo el hinojo crudo. Riquísimo para acompañar carnes de vaca o cordero y muy fáciles y baratos para hacer.

Etiquetas