Hace un par de semanas fuimos a tomar el té al Palacio Duhau. El hotel Hyatt tiene varios espacios. Una vinoteca en donde se puede, además de beber disfrutar de una selección de quesos, dos restaurantes y este espacio lindísimo, que se llama “Los salones de Piano Nóbile”, que además tiene balcón terraza soñado que a la tardecita ilumina parte de la Avenida Alvear.

Además de cafetería y jugos, en el salón se sirven varios tipos de té. El té Piano Nobile que es una suerte de Afternoon High tea liviano y consiste en una selección de sandwiches (atún y pepinos, salmón, jamón crudo, pastrami y pepinillos, entre otros), madalenas, cookie de chocolate, y scons con mermelada y crema, y una mesa dulce de tortas y especialidades de las que pueden elegirse cinco opciones. Viene con blends de té de Tealosophy y agua mineral y sale $185 para dos personas. Las fotos son un poco flojas porque fuimos tarde, tipo 19 horas y ya estaba bajando la luz.

Después hay un té bien clásico con scones, cookies y madalenas,  y otro que es tipo buffet (se puede acceder a la mesa dulce cuantas veces quieran) pero no incluye los sandwiches que sale $150 y es el único que no se puede compartir.

Nosotros quisimos probar todo y elegimos el primero, que viene presentado así:

Elegimos una mousse de frambuesa, una torta Ópera, una sacher (la más rica que comí en mi vida), una religiosa de naranja (es una suerte de profiterol relleno de crema de naranjas con mazapán de naranja, el que más me gustó por fresco, original, divertido y porque amo el mazapán), un lemon pie (muy rico y liviano), una torta esponjosa rellena de crema “mimosa” y un macaron extra, que nos regalaron.  El servicio fue genial, el ambiente divino, y el té, como todos los tés de Inés Bertón, espléndidos. Nosotros tomamos el blend de la casa, Palacio Duhau, que es una base de té negro con lavandas y bergamota muy fresco.

Un capítulo aparte merecen los scones (que fueron nuestros preferidos) que vienen envueltos en una servilleta que los mantiene tibios, y son algo de otro mundo con mermelada casera de frambuesas. Muy recomendado para ir en pareja, con amigas, pero también para llevar suegras, esposas y madres para una ocasión especial o simplemente de paseo un domingo. Es un mimo que siempre funciona y que no es nada caro comparado con lo que sale comer en un restaurante más o menos bueno. Calculen $100 por persona, más o menos.

Etiquetas