Según una encuesta que respondieron todos los críticos gastronómicos de Estados Unidos, el mejor bagel con cream cheese y lox está en Russ & Daughters, el deli judío que desde 1914 deslumbra a sus clientes en el Lower East Side, el barrio judío tradicional de Manhattan en donde también está Katz.


El local, como pueden ver, es impecable pero a la vez antiguo y pintoresco, porque conserva (tanto en estilo como en la decoración, en la forma de exhibir la mercadería, o de despachar) el aire antiguo y bien tradicional de esos negocios que no cambian con el tiempo.

Según cuenta la historia, todas las hijas de Russ se casaron con sus maridos después de invitarlos a cenar el salmón del negocio paterno, y empezaron a trabajar con Russ, que entonces agregó a sus hijas al nombre del comercio. Yo no pude probar todas las especialidades de salmón, obviamente, pero lo que probé fue excelente.


Para que se den una idea, el surtido es infinito, pero a la vez muy puntual. Su fuerte son los pescados curados y ahumados. Hay salmón,  bacalao, esturión,truchas, arenques en ocho formas (curado, en pickle, ahumado, con eneldo y mostaza, con cream cheese). También venden ensaladas típicas (de papas alemana, de arenques y remolacha, entre otras),  ocho tipos de salmón ahumado (escocés, irlandés, noruego, danés, ahumado simple o doble, entre otras delicias), diecinueve variedades de caviar de diferentes procedencias y ocho versiones  de cream cheese para llevar al peso, o para armar el bagel ahí nomás: con cebolla, con salmón, de tofu, con rábano picante, con verdeo, y un largo etcétera.


También tienen un despacho de dulces, chocolates y confituras típicas. Babkas, rugelach y macarons (no los que conocemos acá sino los de coco), bombones, licorice casero, black and white cookies.


Yo les recomiendo que aunque sea se coman un bagel de salmón y el queso que más les guste en el banco de afuera, al sol, como hace todo el mundo. Incluso a los que no les guste el pescado crudo, les va a encantar y se van a acordar siempre del papel membretado, azul y blanco, en el que viene envuelto, para toda la vida. Yo, que no soy fan del pescado ahumado doy fe de lo que les digo. El mejor bagel de salmón está acá, con Russ y sus yernos.