papa bolivianaEsta semana me trajeron “papas bolivianas” a casa. Jamás las había probado, aunque ya las había visto en el mercado de Liniers, porque son muy particulares con esos pocitos y ese color violáceo y amarillo tan irregular.

Me sonaba raro que se llamen “papa boliviana” porque en Bolivia hay muchas variedades de papa. Suponía que le debían haber puesto “boliviana” por acá, pero que debía tener un nombre más específico.

Por suerte, Andrea, una lectora, me avisó que se llaman “papas collarejas” y que se comen hervidas con una salsa parecida a la criolla.  Por si les interesa, las vende Quinta Fresca a $15 el kg, aunque presumo que en el mercado de Liniers deben costar una cuarta parte (Acá me soplan que no, que la bolsa de medio kg sale $6).