Ayer por twitter me contaron que hacían papas aplastadas crujientes, doradas, llenas de sabor en 5 minutos. Pregunté  cómo era posible, súper interesada, y me respondieron algo increíble: que en vez de hervirla, metían la papa cruda en el microondas durante cinco minutos y quedaba cocida, pero sin nada de agua. Me pareció tan surrealista que tuve que hacer la prueba.

Usé:

2 papas medianas (de 10 cm cada una)

Sal, pimienta, tomillo fresco, aceite de oliva.

Puse las papas así como estaban, en máximo, en el microondas y las dejé 8 minutos. Si son papines (como en la foto, que no es mía) prueben con tres, aunque depende de la cantidad. Para saber que está lista, pínchenla con un tenedor. No tienen que estar súper blandas porque se terminan de cocinar en la sartén. Con un repasador encima (¡ojo que está caliente!) las aplastan. No se pasen porque se desarman. Las pueden poner en una placa de horno con aceite, sal, pimienta y hierbas o en una sartén vuelta y vuelta si están apurados. Las sacan cuando están doradas y crocantes o cuando no soporten más el hambre. También las pueden servir con una salsa criolla (cebolla, ají y tomate picadísimos en aceite y vinagre) o con un pesto como en la foto. Quedan perfectas, mejor que hacerlas hervidas.

Etiquetas