Son cada vez más los que me preguntan sobre fideos integrales, así que estuve juntando y sacando fotos de todos para poder armar un post con todos los que consumo yo. Hoy, por fin tuve los ocho. Hay algunos más fuertes (se nota el salvado) y otros más suaves, ideales para iniciados. Ustedes sabrán por donde empezar.

1. Fideos soperos CAMPO CLARO

Uno de mis preferidos en invierno e ideales para los que recién empiezan a consumir pastas integrales porque se mezclan en la sopa y el cambio es menos brusco. Campo Claro es muy famoso y muy bueno, es como el Molinos del consumidor de alimentos orgánicos. Tienen de todo: miel, aceite, pastas, harina, lo que se les ocurra. Son orgánicos certificados y muchas de sus variedades incluyen harina de espelta, además de harina de trigo integral. Hay nidos, spaghettis, moños y coditos y todos son de un sabor intermedio.  Salen $14 en cualquier dietética aunque en el Barrio Chino siempre hay más variedad.

2. Lasagna CAMPO CLARO

Ah, esta no se la esperaban ¿Eh? Sí, también hay lasagna integral y es muy muy buena. Hay que hervirla y es un poco más gruesita que la común, pero es mucho más consistente para armar y mucho más casera. Yo la hago con un relleno de ricotta y queso y otro de espinaca, salsa de tomate (si es bolognesa mejor) y queso gratinado. Para mí, es más rica que la común. Se encuentra en el barrio chino y sale $23. Con un paquete hacen dos fuentes grandes de 30 x 20 centímetros.

3. Tirabuzones con espinaca LILÉN

Los más integrales y rústicos de todos, ideales para consumidores muy acostumbrados y amantes de lo integral. Los cortos solo se consiguen en el Barrio Chino, que siempre tiene surtido. Me gusta hacerlos con salsa de tomate o algo bien tradicional para equilibrar el sabor algo fuerte. Son los preferidos de mi marido y son fáciles de conseguir en cualquier dietética. $14 el paquete de 500 gramos y $8,50 el de 200.

4. Spaghetti con tomates secos LILÉN

Los spaghettis de esta marca sí están en casi todas las dietéticas, no sé por qué. Deben tener mejor salida, supongo. De nuevo, son los más rústicos y fuertes de sabor. Me gusta hacerlos como si fuese un salteado chino, con verduras en juliana, champignones, jengibre, ajo y salsa de soja. Riquísimos.

5. Tallarines de quínoa KIWICHA

Son los más parecidos a los fideos comunes porque en vez de usar harina integral usan harina de quinoa (integral, obvio), que es muchísimo más suave. Les diría que si son iniciados y quieren introducirse en el maravilloso mundo integral, hay que empezar por acá. Los pueden hacer con cualquier salsa y apenas van a notar la diferencia con los comunes de harina candeal. $14 en dietéticas y barrio chino.

6. Fideos cortos de Amaranto KIWICHA

Hay tirabuzones, mostacholes cortos y estos moños. Como los de quinoa, son más suaves y parecidos a los de harina refinada en sabor.  Esta marca me gusta menos porque no es certificada y no tiene web, pero son prejuicios míos. También hacen galletitas y budines, que no me gustan mucho, pero los fideos están bien.

7.  Penne  integrales GARÓFALO

Pasta seca italiana de la mejor calidad, pero en su versión integral. Consistente, linda en el plato y sabrosa, por su forma es ideal para salteados de verduras. A mí me gusta hacerlas con brocoli y hongos o con berenjenas, zuccini, cebolla y morrón, pero funcionan bien con todo. Son las más gourmet pero no son tanto más caras. Para consumidores de harinas integrales, que ya estén un poco acostumbrados. Se consiguen ahora mismo en el Barrio Chino por $24 mientras que los Garófalo normales no bajan de $32 en ningún supermercado. Una ganga.

8. Tirabuzones integrales DE CECCO

Este es más difícil de conseguir y más caro, por eso lo dejé último. Es igual de bueno que el Garófalo, por supuesto, pero sale $40. También hay tallarines pero los conseguí una sola vez. Si lo ven, comprenlo porque es la figurita más difícil del álbum. Solo para exquisitos, en el Barrio Chino y a veces, Jumbo.

Etiquetas