La semana pasada se me dio por amasar pizza y usé esta receta del nuevo libro de Francis Mallmann que es la primera que me resulta perfecta para hacer la única pizza que como yo: finita como un papel. En vez de 500 gramos de harina común, usé 250 de harina integral superfina y 250 de común y quedaron geniales. La próxima me animo con toda integral, a ver si quedan suaves o parecen aglomerado me pasa siempre.

Para 3 pizzas grandes necesitan:

500 gramos de harina común
2 cditas de sal
4 gramos de levadura seca
100 ml de leche tibia
1 cdita de azúcar
1 taza de agua

Tamizar la harina junto con la sal y disponer sobre la mesada, formando un aro con un agujero en el medio. Disolver la levadura en la leche, sumar el azúcar y verter en el hueco con cuidado. Luego agregar el agua y esperar hasta que la superficie se agriete. Una vez que se vean grietas claras querrá decir que la levadura se activó y podemos empezar a amasar lentamente. Formar un bollo uniforme, forrar con papel film y dejar descansar en un lugar cálido por dos horas. Una vez transcurrido ese tiempo, dividir el bollo en tres partes iguales y estirar con palote hasta lograr una masa redonda. Poner en una placa pincelada con aceite, cubrir con salsa de tomate y hornear hasta que esté cocida.

Francis usa toppings inusuales como salame, verdeo y queso cuartirolo o perejil, mozzarella y jamón crudo San Daniele, o grana padano, cebolla colorada y orégano (que es el de la foto). Yo, apenas queso light, tomate fresco y rúcula.  Algo es algo.

Etiquetas