Hace diez años, durante una tarde ociosa estaba yo haciendo zapping y me crucé con una de las cosas  más raras que haya visto en televisión. Una cocinera desconocida, muy simpática y risueña, estaba haciendo una torre enorme de fiambres y otros ingredientes en forma de pino navideño. Intercalaba miga de pan con mayonesa con colorante amarillo, verde o rojo  al que le sumaba fiambres y encurtidos a granel. “No tengan miedo en ser generosas con el fiambre, bien abundante” repetía, como un mantra, mientras intercalaba gruesas fetas de salame con un montón de palmitos, morrones y alcauciles en conserva.

Tiempo después, de nuevo por azar, la volví a cruzar en el mismo canal. Esta vez, si no recuerdo mal, hacía un pan de carne en el microondas con “la sorpresita” de meterle adentro una morcilla entera envuelta en panceta.

Después decidí no tener más televisión y le perdí el rastro por muchos años, hasta que ahora,volví a ver tele y me encontré con que tiene su propio show en televisión. Ya no sola, claro, sino junto a otra cocinera que, como ella, no puede hacer un sólo plato sin tirarle un balde de mayonesa o de manteca desde una mezcladora de cemento en movimiento.

Conózcanla, es Mirta Carabajal, quien junto a su socia se hacen llamar “Rico” y “Abundante”, como si fueran un Batman y Robin de la manteca.

Para entenderme, primero miren este pobre pejerrey moribundo, que adornó retorciendo todo, antes de meterle con medio litro de salsa blanca y 150 gramos de queso en “trocitos” (Mirtha dice mucho trocito y ruedita). ¡De MUCHA GALA dice, mientras lo manda al microondas! ¡Miren que cosa bella! repite, extasiada, cuando le pide a su socia que “le tire de la colita” para que esa cantidad brutal de relleno quede justo debajo de los ojos muertos del pescado.

También en este otro video pueden ver como hacen unas PELUCAS talladas en MELONES y unas bruschettas ideales para conseguir novio con ruedas de salchicha parrillera, panes fritos y huevos fritos en forma de corazón. “Ideales para agasajar, para recibir” como siempre dicen las dos delirantes. ¿Recibir a quién? ¿A Elvis Presley? Ya explotó hace rato, muñecas.

En “Rico y abundante”, Mirtha hace recetas como esta, esta y esta. Sí, vieron bien. La última es un barco de manteca.  Muy práctico y delicado para cualquier mesa de postres e ideal para decorar un salón ¿Cómo que no? ¿Quién no necesita un barco de 5 kg de manteca en la fiesta de quince de su hija?  Es muy fino, todos los invitados pueden servirse una rodaja de manteca con ensalada rusa y un huevito relleno.

Si tu hijo es más chico, podés sumar este tren de queso con ruedas de salchicha de viena. Ideal para un cumpleaños infantil, aclara, como si el queso tybo no costara, como poco $40 el kg y esa creación no necesita una barra de 10 kg al módico precio de $400. También tallan recipientes en hormas de 5 kg de pategrás, hacen cisnes de sandía, pavitas que cuelgan del aire con alas de huevo hilado, caramelos de mollejas (mollejas envueltas en masa de hojaldre y fritas en grasa) y otro montón de platillos que casi siempre tienen salame, crema, fiambres, ramilletes de salchichas y cerezas al marraschino. O sea que menos nafta, tienen de de todo.

Por supuesto, que jamás abandona su leit motiv “abundante, señora abundante”, porque para ella, la cantidad de comida (siempre pantagruélica) es un must de la buena cocina. O entren sino, a la página de su empresa de catering, cuyo lema es “40 años de distinción, calidad y abundancia”. Tanta distinción que le hace la torta de boda a Roberto Piazza, el catering de la fiesta de bomberos de Lomas de Zamora (finísimo eventos con patas en llamas y un elefante del que salían mortadelas y flores de pernil), exposición multisectorial de Lanús y Show Gastronómico en el Chaco.

Tiembla Dolli llegó Mirta a escupirle el asado. O a prenderselo fuego, literalmente.

Ya sé, ya sé. Muchos me van a decir que “Rico” (Silvia) y “Abundante” (Mirta) son de la vieja escuela, que antes se cocinaba así, que siguen a Doña Petrona, pero no es del todo cierto, porque tanto Mirta como Silvia cuando quieren pueden ser modernas. O miren sino esta TORTA de sushi tan original y elegante que Mirta  hace con kanikama, alga nori, palta y arroz doble Carolina. ¿No queda linda? Se pueden cortar porciones y comer como si fuera un bizcochuelo Exquisita.  Además, le puso queso crema en vez de mayonesa, así que además de fina es light.

Por todo esto, con este post queda inaugurada la sección “Mirta me mata” en la que hablaré únicamente de mi fanatismo por Mirta Carabajal y su afición por entortar todo y cubrirlo de mayonesa.  Una sección de gala, ideal para agasajar, para recibir, y súper abundante, por supuesto.