El sueño de Mirta Carabajal

Creían que me había olvidado, pero no. Las sigo de cerca, a Paula y a Mirta. Especialmente este mes, en el que Paula pudo cumplir un sueño que Mirta tiene desde muy chica y que nunca se animó a confesar. Un sueño que la desvela por las noches, que le quita todo menos el apetito, que ha atravesado conceptualemente todas sus recetas. Un sueño que hasta ahora, parecía imposible, pero que en Estados Unidos, la tierra prometida, se convierte en realidad. ¡Fuerza, Mirta!

Margaritas a los chanchos

A esta altura, ya todos sabemos que la pasión de nuestras amigas Mirta y Silvia es envolver, entortar y encimar enlatados con chacinados y mayonesa. No pueden sellar un lomo y darle un golpe de horno. No. Tienen que cubrirlo con panceta y hacerle un enema de longaniza, huevo duro y miga de pan embebida en sebo para quedarse contentas.  Está bien. Es su estilo y hay mucha gente que las sigue y que les gusta. Hay que respetarlo.

Sin embargo, siempre me llama la atención el reverso de ese amor fatal. Porque así como aman la lengua a la vinagreta y las frituras, Ise ensañan con violencia cirujana con la fruta y la verdura hasta hacerla transpirar aceite mezcla.

No sé si ustedes saben, pero antes de “Rico y Abundante”, nuestra dupla favorita tenía un programa llamado “Tallado de Frutas y Verduras”, dedicado a hacer frankensteins de hortalizas con gubias, bisturíes y cortantes toda clase.  (más…)

Abundante, señoras, abundante

Hace diez años, durante una tarde ociosa estaba yo haciendo zapping y me crucé con una de las cosas  más raras que haya visto en televisión. Una cocinera desconocida, muy simpática y risueña, estaba haciendo una torre enorme de fiambres y otros ingredientes en forma de pino navideño. Intercalaba miga de pan con mayonesa con colorante amarillo, verde o rojo  al que le sumaba fiambres y encurtidos a granel. “No tengan miedo en ser generosas con el fiambre, bien abundante” repetía, como un mantra, mientras intercalaba gruesas fetas de salame con un montón de palmitos, morrones y alcauciles en conserva.

Tiempo después, de nuevo por azar, la volví a cruzar en el mismo canal. Esta vez, si no recuerdo mal, hacía un pan de carne en el microondas con “la sorpresita” de meterle adentro una morcilla entera envuelta en panceta.

Después decidí no tener más televisión y le perdí el rastro por muchos años, hasta que ahora,volví a ver tele y me encontré con que tiene su propio show en televisión. Ya no sola, claro, sino junto a otra cocinera que, como ella, no puede hacer un sólo plato sin tirarle un balde de mayonesa o de manteca desde una mezcladora de cemento en movimiento.

Conózcanla, es Mirta Carabajal, quien junto a su socia se hacen llamar “Rico” y “Abundante”, como si fueran un Batman y Robin de la manteca.

Para entenderme, primero miren este pobre pejerrey moribundo, que adornó retorciendo todo, antes de meterle con medio litro de salsa blanca y 150 gramos de queso en “trocitos” (Mirtha dice mucho trocito y ruedita). ¡De MUCHA GALA dice, mientras lo manda al microondas! ¡Miren que cosa bella! repite, extasiada, cuando le pide a su socia que “le tire de la colita” para que esa cantidad brutal de relleno quede justo debajo de los ojos muertos del pescado.

También en este otro video pueden ver como hacen unas PELUCAS talladas en MELONES y unas bruschettas ideales para conseguir novio con ruedas de salchicha parrillera, panes fritos y huevos fritos en forma de corazón. “Ideales para agasajar, para recibir” como siempre dicen las dos delirantes. ¿Recibir a quién? ¿A Elvis Presley? Ya explotó hace rato, muñecas.

(más…)

Desarrollado por Beew 2009 - Todos los Derechos Reservados - Joy Magazine / Planeta Joy Ilustraciones por Santiago Mansilla