Yo tengo siempre las cosas que lleva esta torta en la heladera, así que para mí es casi tan fácil como hacer dos tostadas con queso. Además, no hay que batir, ni derretir, ni montar ni nada. Solo cortar dos manzanas y mezclar todo. El único secreto es que hay que dejarla enfríar bien bien porque el jugo de las manzanas termina de humedecerla toda.

Para hacerla necesitan:

2 manzanas medianas cortadas en cubitos chicos

70 cc de aceite neutro (soja, girasol, maíz)

85 gr de azúcar integral (o rubia)

50 gramos de nueces pecán

1 cdita de bicarbonato de sodio

2 huevos

1 taza de harina integral superfina (¡No la de supermercado marca Pureza!)

Ralladura de 1 naranja

Cortan las manzanas en cubitos chicos y reservan 1/3 de los cubitos. El resto lo mezclan con las nueces, el azucar y la ralladura de la naranja. Dejan que la manzana saque su jugo y derrita el azúcar. Veinte minutos después, agregan los huevos  y mezclan. Mientras tanto mezclan la harina y el bicarbonato y lo vierten encima. Mezclan. Cubren con spray vegetal una budinera o un molde savarin y ponen la pasta, que les va a quedar espesa. Tiran encima el resto de los cubos de manzana y cocinan en horno moderado aproximadamente 40 minutos, hasta que al clavarle un cuchillo, salga limpio.

* Foto por Ire, que hizo la receta.

Etiquetas