El sábado fuimos con mi amigo Pol a tomar el té a Santos Sabores (Aguilar y 3 de Febrero, Belgrano), un bar tan tranquilo y escondido que ni siquiera está en la Guía Oleo. Ya habíamos ido otras veces, pero como tiene mesitas afuera ideales para estrenar este clima  y para ir con tu perro, decidimos visitarlo de nuevo y llevar a su beagle, Fermin. De paso, estrené la cámara de mi iphone, que compré justamente para poder sacar fotos cuando no caigo en un lugar de casualidad, sin saber que iba a comer ahí.

Nosotros pedimos la merienda Santos Sabores que se supone es para dos, pero comimos tres (Pol, Fermín y yo, y sobró un montón) y sale $75. Trae dos infusiones, dos juguitos, medio tostado, 1 cuadrado de torta, 1 muffin, tostadas de salvado y blancas con queso y mermelada, dos scones dulces, una porción de biscottis, y 2 rebanadas enormes de budín.

Nosotros elegimos budín de zanahoria (lo mejor, con frosting de queso crema, nueces, y especias, bien oscuro y húmedo), muffin de limón (muy feo, con esencia de limón en vez de jugo), cuadrado de manzana (muy rico). Todo lo demás era muy pero muy rico también. El tostado, la mermelada casera, el café de buena calidad, los biscottis.  Recomendadísimo para golosos que quieren un barcito para leer el diario tranquilos y comer algo rico mientras pierden el tiempo.

La primera foto es de acá, donde además, pueden ver muchas más fotos del bar.