04.06.2010

¿Qué tienen en común Narda Lepes y Hebe de Bonafini?

Por más insólito que te pueda parecer, Hebe de Bonafini acaba de sacar un libro de cocina. Conocé su lado más glamoroso.

Imágen tomada del libro "Cocinando Política sin que se queme", Editorial Madres de Plaza de Mayo

Te pasan la receta de una paella vegetariana que lleva arroz yamaní, curry y cúrcuma. ¿Qué te parece? ¿Es de Narda Lepes? ¿Es de Juliana López May? No, señor. Esta receta es de Hebe de Bonafini. Sí: leíste bien.
 
En los últimos años, muchos han asociado a la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo con lo más rancio y controversial de la política argentina. Inclusive no faltan quienes la tildan de oportunista. Pero, aunque parezca insólito, Hebe decidió sacar a la luz una faceta que la asocia más con la sutileza gourmet de Dolli Irigoyen que con las ollas populares de las marchas de Quebracho: acaba de publicar Cocinando Política, su primer libro de recetas. Igual que Francis Mallman. Igual que Donato de Santis.
 
Si el hecho de que la señora de Bonafini publique un libro de cocina ya es de por sí un hecho que roza lo inverosímil, ¿qué podemos decir de su contenido? A priori, uno imaginaría que propone recetas con ingredientes de bajo costo, como el osobuco, el espinazo, o la polenta, pero no.  Lo suyo está más cerca del fashion gastronómico que del campo nacional y popular. En los platos de Hebe abundan tofu, salsa de soja, quinoa, amaranto, jengibre, rúcula, trigo burgol, anís, chile, menta y sal orgánica marina, entre otros. Nada que no podamos probar en Meraviglia, Natural Deli, y otros restaurantes naturistas y orgánicos fashion que hoy abundan en Palermo y alrededores.
 
COMO LOS QUE VENDEN EN EL MOMA
Hay que decir que el libro es de un diseño impecable desde la laca sectorizada de su tapa, pasando por los stencils y precisos arreglos de photoshop en sus fotos interiores, hasta por los fotomontajes al estilo Grete Stern que ilustran algunas de sus páginas. Se puede decir que se parece mucho más a las ediciones Taschen que se venden en el MOMA de Nueva York que a los souvenirs del Museo de la Revolución de La Habana.
 
Para sumarle el toque glam y pop al diseño, vale recalcar la vestimenta con la que la cocinera posa para las fotos: un delantal con estampados del Che Guevara y otro verde flúo con la cara de Evita.
 
Sin embargo, al internarse en la lectura, uno no puede dejar de sentir una mezcla de asombro y confusión. No queda claro si Hebe habla en serio o nos está cargando. Intercala recetas simples y tentadoras con afirmaciones descabelledas como cuando dice que “salvo la mortadela, que sabemos que viene del caballo, todos los fiambres son subproductos del petróleo”.
 
NO DEJA TITERE CON CABEZA
Entre recetas y receta, Bonafini se despacha con todo y no deja títere con cabeza: critica las pastas secas, los yogures envasados, las leches industriales, el Canal Gourmet y ni la pobre Doña Petrona puede descansar en paz. “Era una cocinera carísima. Hasta los delantales que usaba valían una fortuna. ¡Qué caro cocinaba Doña Petrona!”, dispara la ahora también militante culinaria.
 
Las recetas, a su vez, aportan su cuota esquizofrénia, oscilando entre delicias como la tarta de quinoa y calabaza, y chanchadas como el yogur casero envuelto en un pulóver viejo:
 
“Ustedes saben que con un litro de leche de hacen 5 yogures y que no cuesta ningún trabajo. Ni siquiera necesitás una ‘yogurtera’. Lo que hay que hacer es poner un litro de leche a hervir un ratito, se retira del fuego, se pone un dedo y se cuenta de 100 a 110, que es el tiempo de la temperatura exacta para echarle un pedacito de yogur, lo revolvés, lo envolvés con un nailon, o un pulóver viejo. Ayer hice yogur y, claro, se me manchó todo el pulóver, pero el yogur salió riquisimo”.
 
Lo que acabás de leer es un transcripción textual del capítulo XV que se llama "La propaganda, la mala leche y el yogur"

LA MANO DE CAPUSOTTO
Por momentos, el libro parece haber nacido de la afiebrada imaginación de Diego Capusotto, que curiosamente participa del proyecto, aportando unas breves líneas al prólogo.

Por si todo esto no resultara lo suficientemente contradictorio, el precio del libro es de 125 pesos, es decir: un 50% más que el best seller de Jimena Monteverde, y apenas un 25% menos que el libro de Dolli Irigoyen, que viene con tres DVDs. Digamos que, si bien la edición del libro es costosa, el precio poco tiene que ver con la capacidad de ahorro de los lectores a los que apunta.

Cocinando Política es mucho más que un libro de recetas. Es un libro de contrastes. Un objeto de living. Una denuncia contra el capitalismo. Un compendio de pensamientos tan coherentes como estrafalarios. Es, sin dudas, algo digno de ser visto

Como epílogo, y para que puedas cocinar en tu casa siguiendo los consejos de Hebe, rescatamos algunas de sus mejores recetas.

Ponelas en práctica haciendo click en la siguientes notas: sopa de quinoa, porotos con alitas, paella vegetariana.


por Manuel Cruz

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas