16.09.2015

10 lugares recomendados para ir a comer después del teatro

No importa si la obra es en la avenida Corrientes, en Boedo o en Almagro: luego de una larga función, el estómago pide consuelo. Acá, restaurantes para visitar cuando cae el telón.


Se asista en pareja o en fraternal camaradería, el teatro siempre se marida con buena gastronomía. Y las opciones recomendadas son tan disímiles y variadas como las salas que se distribuyen a lo largo y ancho de la ciudad de Buenos Aires: de las mainstream de la Avenida Corrientes a las bohemias de Almagro, sin descuidar las que forman parte de la incipiente movida independiente de la zona de Boedo. A continuación, una lista de restaurantes para todos los gustos y bolsillos, ubicados a pocas cuadras de los principales teatros de la ciudad.  

AVENIDA CORRIENTES
El concepto de teatro más asociado con el puro entretenimiento es el que tiene su hogar en la Avenida Corrientes que, sin embargo, ha abierto un poco su juego a salas con propuestas menos tradicionales, como el Paseo La Plaza o el Teatro Buenos Aires. Los lugares disponibles para cenar siguen el mismo patrón: son en su mayoría clásicos infalibles, con algún nuevo espacio que decide lanzarse a la aventura. 

Distinción sin rebusques en PATIO #378. Para el que guste sentir que está recibiendo atención de categoría sin perderse en una selva de platos extraños al oído y al paladar, este restaurante ubicado dentro del hotel Novotel podría ser un gran hallazgo. La idea general detrás del menú, con propuestas que rondan los 250 pesos, es tomar los ingredientes usuales del estilo europeo para combinarlos con vocación aventurera. Hay énfasis en el pescado y las carnes, cada uno de ellos generalmente acompañado por una dosis equilibrante de vegetales. También hay sopas, ensaladas y risottos. Los postres ($80), clásicos pero ejecutados con un toque personal, siguen el espíritu del resto de la carta: recomendadas la créme brûlée o el cheesecake.
Av. Corrientes 1334 / T. 4370-9512

 

Clásicos alemanes en ZUM EDELWEISS. Entrar a este lugar histórico implica cruzarse con damas engalanadas recién salidas del Teatro Colón y rostros públicos que resultan levemente familiares. La carta está compuesta de platos alemanes tradicionales de sabor contundente, los cuales quizás encuentren su mejor exponente en el choucroute garnie, que viene en porción doble para compartir y mezcla carnes de cerdo, embutidos y fiambres con papas y chucrut. También se puede recurrir a opciones más cercanas al corazón argentino, como la infalible suprema a la Maryland o una buena milanesa. Y si se quiere cocina minimalista o experimental... será mejor buscar otro lugar, ya que aquí se sirve un concepto de cena como las que seguramente comían nuestros abuelos en sus salidas románticas. Vale la pena, de paso, subrayar la enorme amabilidad y pericia del ejército de experimentados mozos que atienden el lugar. El plato más un postre para cada comensal sobrepasa por poco los 300 pesos.
Libertad 431 /  T. 4382-3351

Simpleza gourmet en el BISTRÓ DEL TEATRO BUENOS AIRES.
Inaugurado a principios de agosto, este espacio es ideal para el público sub-40 con cierta sensibilidad artística, que busca un lugar para bajar decibeles luego de la propuesta teatral de la noche. La carta también se encarga de calmar el agite ofreciendo un sistema acotado y sin complicaciones. Así, hay cuatro opciones de carne (lomo, ojo de bife, pollo y pescado) que pueden combinarse con cinco guarniciones, más cuatro salsas que completan el plato. Cualquiera de estas opciones, dependiendo de la carne, sale entre 110 y 160 pesos. El mismo sistema corre para las pastas, con penne rigati y spaghetti cruzados con varias salsas. A eso, se le suma un set de entradas livianas y postres clásicos. Los sabores son simples y los productos frescos y de calidad. Bonus track: todos aquellos que asistan a alguna de las obras de Teatro Buenos Aires podrán disfrutar de un servicio de tapeo previo. Las tapas individuales (rabas, papas bravas, pinchos, cornalitos y etc) van de los 65 a los 85 pesos. Las picadas van de los $180 a los $210 y las tapas individuales (rabas, papas bravas, pinchos, cornalitos, etc) cotizan entre 65 y 80 pesos. 

Rodríguez Peña 411 / T. 5218-5238

ALMAGRO
La bohemia y el espíritu del teatro callejero son la herencia que busca llevar adelante el polo teatral distribuido entre las zonas del Abasto y Almagro. El Cubo, Teatro Ciego, La Carpintería, El Extranjero, La Puerta Roja, El Estepario, El Camarín de las Musas y El Tinglado son algunos de los principales espacios de este sector de la ciudad que también ofrece propuestas gastronómicas centradas en el modelo del bodegón y en la cocina peruana. 

Carnes abundantes en su punto en ABASTO GRILL. Este restaurante no necesita mucho más que su carta de una sola carilla para impresionar: la extrema calidad de sus carnes justifica tanta confianza. Todo llega tierno, delicioso y en el punto justo. Tanto los cortes sueltos como la parrillada (con opción vegetariana) vienen acompañados, por el mismo precio, de una guarnición de cuatro purés (de papas, de batatas, de zapallo y de manzana) y dos ensaladas. La experiencia completa, si la idea es pedir un plato para comer entre dos, ronda los 150 pesos por persona (sin bebida incluida). Y los 24 pesos en concepto de servicio se vuelven efímeros si se tiene en cuenta que incluyen un caldo de verduras casero, panes y una picada abundante de conservas y dips. Una aclaración: cuando el mozo indica que las porciones son para compartir, más vale tomarlo en serio.
Carlos Gardel 3171 / T. 4864-6061

Pastas hasta decir “basta” en IL VERO ARTURITO. También son para compartir los platos que se sirven en este bodegón que cumple al pie de la letra con esa definición: cocina al viejo estilo, servicio amable, manteles blancos combinados con piso de mosaicos y público familiar. Ideal para satisfacer un estómago que estuvo quejándose durante la última media hora de función, la casa ofrece los infalible fusilli al fierrito con salsa scarparo, una emblemática lasagna de verdura, canelones a la Rossini y ravioles, entre otras opciones. Si hay ganas de esquivar los carbohidratos para darle la bienvenida a las grasas, Il Vero Arturito tampoco defrauda y ofrece lomo a la pimienta con papas a la crema como insignia a respetar. Una cena cargadita para dos personas ronda los 400 pesos con bebida.
San Luis 2999 / T. 4961-4280

Tesoros del Perú en EL REY. Frente a la incalculable oferta de restaurantes peruanos en la zona del Abasto, siempre es útil saber en cuáles vale la pena sentarse a comer y cuáles mejor esquivar. El Rey califica dentro de la primera categoría, con una enumeración de abundantes platos típicos que tal vez cotizan precios un poco más altos del promedio de la zona, pero son igualmente accesibles. Si la salida teatral viene en una noche primaveral, el ceviche mixto con mariscos y pescado (170 pesos) traerá frescura de limón y cebolla. Para opciones más calóricas, vale la enjundiosa papa a la huancaína, o la textura cremosa del ají de gallina. Otros recomendados son el puré de quinoa con camarones o la guarnición de yuca frita.
Agüero 457 / T. 4860-0850

Comfort food en GUARDA LA VIEJA. Aunque la afluencia de público juvenil y el estilo bohemio pueda llevar a asumir que este es un típico bar de pizzas y cerveza, el fuerte de Guarda la Vieja está en sus platos de cocina típicamente hogareña que dejan la panza llena y el corazón contento. Milanesas con papas fritas, ojo de bife, bondiola con salsa de hongos y batatas, humita, guiso de lentejas y un increíble pastel de pollo son algunos de los destacados de la carta, ubicados en un rango de precio entre los 80 y los 108 pesos. También hay pastas (la lasagna de cordero es una gran opción a 104 pesos) y ensaladas bien nutridas y picadas entre 130 y 170 pesos. Para terminar de sentirse como en la mesa de mamá, vale el postre El Lunes Empiezo: torta de volcán de chocolate con helado (52 pesos).
Billinghurst 699 / T. 4863-7923

BOEDO
Con salas como Boedo XXI, Timbre 4, Pan y Arte, el barrio es un circuito teatral de constante y reciente crecimiento. Todas ellas parten de iniciativas independientes, lejos de las inversiones de grandes compañías y, por ende, con un espíritu libre y experimental. Y, a la hora de comer, valen dos propuestas con alma de tango y otra con sabores orientales. 

Sándwich de pavita (y más) en CAFÉ MARGOT. Si es la primera vez que se visita este bar notable, es casi imposible resistirse a testear la fama del producto anunciado con bombos y platillos desde la fachada. El sándwich sale con pavita en escabeche (64 pesos), es una gran opción para una cena liviana y va de maravillas con la cerveza tirada bien fría (30 pesos). Las empanadas a la parrilla son otra especialidad de la casa y hay una gran oferta de picadas (rondan los 200 pesos para dos personas), ensaladas, pastas e incluso cortes de parrilla. Así, el que no esté del todo seguro de qué comer para cerrar la salida nocturna, puede dirigirse al Café Margot y decidir en la mesa: ninguna de las opciones clásicas de menú está descuidada.
Av. Boedo 857 / T. 4957-0001

Abundancia en clave tanguera en ESQUINA HOMERO MANZI. Si el Café Margot quizás apunta a la bohemia, la Esquina Homero Manzi sazona con un poco de lujo el espíritu arrabalero. Es que, más allá de su estampa tanguera, los mozos vestidos a la usanza de los años '30, la madera, el bronce, el cristal y una carta con platos robustos, hacen de la cena toda una experiencia. Cualquiera de los tres menús de tres pasos que se elija satisface, con platos como el lomo Homero Manzi, flambeado con oporto y puerro con guarnición de espárragos parmesanos y arroz azafranado. En la carta también hay opciones sin TACC para celíacos. Eso sí: es un lugar para visitar si luego del teatro hay ganas de seguir entonado artísticamente, ya que todas las noches hay shows de tango con orquesta, cantantes y bailarines.
Av. San Juan 3601 / T. 49578488

Sutileza asiática en OKIREN. No es fácil encontrarse con este restaurante japonés si no se lo conoce de antemano: ubicado en el primer piso del Centro Okinawense, solo un discreto cartel perdido entre varios banners lo anuncia en la vidriera de entrada. Pero la recompensa del descubrimiento es grande: uno de los mejores sushis de toda la ciudad y una amplia gama de platos típicos de la cocina de Okinawa, como las diferentes clases de soba (sopa de fideos a base de caldo liviano de delicado sabor). La que viene acompañada de tempura de langostinos sale 145 pesos, y también hay variedades con carne de cerdo, jengibre y panceta. Hay también salteados de arroz, vegetales y carne, y varias opciones para armar un buen aperitivo, como los tempura de pescado y vegetales. Además, la carta presenta una selección de postres que combina delicias típicas de Japón con otras más cercanas al paladar occidental.
Av. San Juan 2651 / T. 4943-6927

CON LAS MESAS PEGADAS A LAS TABLAS
Aprovechando al público “cautivo” e intentando diversificar su propuesta, muchas de las salas de la ciudad han comenzado a incorporar propuestas gastronómicas propias. En Boedo, Pan y Arte (Av. Boedo 876) ofrece cocina tradicional de Mendoza en su espacio restaurante. Timbre 4 (Av. Boedo 640), por su parte, cuenta con un acogedor espacio gastronómico que ofrece picadas, pizzas, aperitivos y cervezas para matizar la espera antes de la función. La Carpintería, en el Abasto (Jean Jaurès 858), presenta un menú con sándwiches (incluyendo opciones vegetarianas), tablas de fiambres y quesos, ensaladas y bruschetas. Durante la tarde, suma una gran oferta de pastelería casera. Muy similar es el menú del bar que funciona dentro del teatro El Extranjero (Valentín Gómez 3378), el cual tiene también una biblioteca abierta al curioseo del comensal. Finalmente, otra propuesta a considerar es la de Hasta Trilce (Maza 177, Almagro) con un espacio capaz de transportar hacia épocas pasadas en el que se puede comer pizzas, picadas o empanadas antes de la función, más cuatro platos más elaborados que van rotando semanalmente. 

Por Natalia Torres


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas