14.08.2015

10 razones por las que estás gastando de más en el supermercado

Atenerse a la lista de las compras, comparar precios, usar cupones... aunque parezca difícil, evitar el derroche es posible. Te explicamos cómo lograrlo.


A veces uno va a hacer las compras con la idea de gastar poco y sale con un carrito lleno de cosas innecesarias: ¿que pasó en el medio? Las publicidades, las ofertas, las promociones, la glotonería... hay mil razones por las que uno termina comprando cosas inútiles cuando va al supermercado. Por eso, para cuidar el bolsillo y la salud, a la hora de las compras hay que ser disciplinado y cuidadoso, no dejarse tentar y, sobre todo, no caer en los siguientes diez errores clásicos.      

No hacer o no respetar la lista de las compras 

La mejor manera de no gastar de más en el supermercado es atenerse a la lista de las compras. Lo ideal es hacer un inventario pormenorizado de que hay y que falta en la cocina, y anotarlo todo en un papel. El supermercado está lleno de ofertas tentadoras, y es fácil dejarse llevar y agregar al carrito de las compras productos innecesarios.



Ir con hambre
Está demostrado que ir al súper con el estomago vacío aumenta las probabilidades de comprar cosas innecesarias. El hambre genera deseo y produce ganas de comprar. Por eso, mejor comer antes de ir al supermercado.

Dejarse llevar por las marcas
Para la mayoría de los alimentos, los productos genéricos son tan buenos como los de marca y cuestan considerablemente menos. Quizás el gusto no sea exactamente el mismo, pero la calidad sí. Aunque el ítem genérico en cuestión cueste solo 50 centavos menos que el de marca, vale igual, porque cada centavo pesa en la cuenta final.

Llevar a los niños al supermercado
Tener a los propios hijos al lado a la hora de las compras solo va a traer complicaciones. Cuando los niños ven algo que les llama la atención, no paran hasta obtenerlo, y a veces es más fácil gastar y ceder a los deseos del infante antes que lidiar con sus lamentos y sus quejas. Mejor, entonces, dejarlos en casa y evitar compras impulsivas.



Comprar ensalada enpaquetada
Por el solo hecho de estar empaquetadas, el precio de las ensaladas se dispara exponencialmente. Además, cuando el vegetal está cortado, se deshace y se pudre más rápido. Por lo tanto es mejor comprar las verduras enteras y preparar la ensalada en casa: va a costar menos y va a ser de mejor calidad.

No comparar precios
Obviamente es más fácil comprar el primer ejemplar del producto que uno encuentra en la góndola y seguir caminando, pero con solo detenerse unos segundo y comparar precios, es muy probable encontrar ejemplares de otras marcas igual de buenos y más baratos. Además, el cliente que compara precios y productos cuando hace las compras no solo gasta menos, sino que adquiere información sobre lo que compra y se informa. 

Llevar el carrito lleno direcamente a la caja
Antes de ir a pagar, lo mejor es detenerse a analizar cuáles de los productos que hay en el carrito son realmente necesarios. Inclusive si uno ya está en la cola, a punto de pagar, todavía tiene tiempo para analizar qué hay en el carrito y dejar algunos ítems de lado.

No usar cupones
Con los cupones hay que tener cuidado y hay que saberlos usar. A veces, por el solo hecho de poder adquirir productos a precios descontados, en la excursión al supermercado uno termina comprando cosas que no necesita. Por eso es mejor usar los cupones solo cuando ofrecen descuentos para productos que estén en la lista de las compras.



Comprar hierbas frescas
Si la receta requiere de romero, por ejemplo, es preferible comprarlo seco antes que fresco. Las hierbas secas van a ser igual de útiles y pueden conservarse por mucho tiempo. En cambio, las hierbas frescas siempre vienen en cantidades excesivas respecto a las que uno necesita para cocinar y terminan pudriéndose en la heladera, lo que genera que sea necesario volve a comprarlas en cada visita al súper.

No hacer tus propios mixes de especias
Las mezclas de hierbas ya listas para usar son mucho más cómodas, pero en realidad, en muchos casos se trata de sal condimentada con especias que muchos guardan en sus alacenas. Por eso es mejor experimentar con las especias que hay en casa y armar mixes personalizados.

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios