22.01.2015

10 restaurantes para una noche de San Valentín perfecta

Se acerca el 14 de febrero y la idea, como siempre, es hacer algo diferente con tu pareja. Si el plan es salir a cenar, prestá atención a estas propuestas para celebrar el romance.


El mito del sacerdote romano que casaba en secreto a los tórtolos enamorados te da, todos los años, la excusa perfecta para organizar una velada romántica fuera de serie. Y como foodie que sos, sabés que todo lo bueno empieza con un banquete memorable. Por eso, armamos una lista de restaurantes recomendados. Algunos ofrecen menús especiales, otros simplemente su encanto de siempre. Aquí están, estas son, nuestras opciones para todos los gustos y bolsillos.

Experiencia francesa: SIROP & FOLIE
En materia de romanticismo, los franchutes siempre están a la delantera. Esa es una de las razones por las que este bistró ubicado en la esquina más parisina de Recoleta es ideal para una cena de a dos. Para la fecha, prepararon un menú infalible, que contiene opciones como mollejas doradas con emulsión de papa y ciboulette de entrada, risotto de cordero como principal y un postre bien típico del país europeo: tarte tatin. Además, la propuesta es flexible ya que se puede optar entre un menú de tres pasos ($500 con tarjeta, $450 en efectivo) o uno de dos ($450 y $410). Ambos incluyen una bebida sin alcohol por persona y una botella de Manos Negras, a elección entre Malbec, Sauvignon Blanc o espumante cada dos. Tenés que apurarte a reservar para sentarte en una de las mesitas dispuestas sobre todo el Pasaje del Correo, que se apoyan con gracia sobre el adoquín al mejor estilo francés.
Vicente López 1661 (local 12), Recoleta. / T. 4816 6546 / Mail: sirop@siroprestaurant.com

A puertas cerradas: AGOSTO
Poca mesas, parejas susurrándose al oído y sabores que estimulan el paladar. Admitamoslo: el concepto “restaurante a puertas cerradas” es romántico de por sí. Esta terraza iluminada con velas no solo es un spot ideal para la noche del 14 de febrero, sino para cualquiera de las de esa semana: del 9 al 15 habrá un menú especial, ideal para aquellos que quieren evitar el bullicio del día en cuestión. La cena cuesta $300 e incluye una bienvenida de tapas y una copa de Kir Royal, una entrada (carpaccio de guanaco o champignones rellenos), un plato principal (a elección entre carne, pescado, pastas o tofu) y una tarta de chocolate sobre masa de piñones. Para sacarse la sed (y ponerte bastante alegre) te recomendamos pedirte una jarra de tragos. En especial, la de vino Torrontés, jugo de naranja, Caña Legui, almíbar de romero y hojas de menta ($180). Pero los que no conciben la idea de cenar sin vino, pueden probar la opción de la casa o descorchar su propia botella por 60 pesos.
Zona: Chacarita / T. 11-5762-1469.

 

Italiano deluxe: LA LOCANDA
Hace un tiempo que la cocina ítalo-sarda de Daniele Pinna (y los mitos sobre su cava secreta, repleta de productos importados de primerísima calidad) te están tentando. Te contamos algo: el menú de San Valentín (de un precio más que amigable para tratarse de un restaurante “caro”) es una buena oportunidad para darte ese gustazo. La cantina (mucho más sencilla que la comida que allí se sirve) va a estar ambientada con música de la que nos pone en clima y el menú fijo hará sentir cómodos a los que están acostumbrados a dejarse llevar por las recomendaciones del chef. Cada uno de sus tres pasos estará maridado con un vino de las bodegas Patritti y Rutini, y se podrán degustar platos como el antipasto de jamón de Cerdeña, chorizo sardo, pecorino sardo, aceitunas secadas al sol, tomates secos y hongos (aquí todas las denominaciones de origen son verdaderas), risotto mantecato al tartufo con emulsión de espárragos y sambayón de frutilla al chocolate. El agua mineral y el café también están incluidos en una noche que culmina con un brindis de Trumpeter Extra Brut.
José León Pagano 2697, Recoleta. T. 4806-6343

 

Bistró chico con chef grande: ROUX
Dieciocho años detrás de la cocina de Oviedo fueron suficiente para Martín Rebaudino, quien hace casi un año decidió independizarse y darle un giro a su carrera con la apertura de este pequeño bistró moderno, que ofrece platos mediterráneos con una vuelta de tuerca de autor. Para esta ocasión especial, el chef armó un menú de tres pasos maridado con vinos de la bodega Monteviejo (parte del grupo Clos de los Siete) que mantiene la línea de su cocina: de mercado y signada por el ritmo de las estaciones. Empezar con un gazpacho Andaluz con guacamole y langostinos de Santa Cruz en Kadaiff, seguir con el raviol de confit de pato con texturas de mango Formosa y culminar con una copa de café con helado de Nutella y praliné de avellanas es una de las alternativas de esta propuesta que, además, incluye una bebida sin alcohol y un café. El precio total es de 380 pesos.
Peña 2300, Recoleta / T. 4805 6794


 
Para un festejo a todo trapo: LE SUD (SOFITEL BUENOS AIRES ARROYO)
Después de tu cumpleaños, no hay excusa más valida para dejar una buena porción de tu sueldo en una noche que el festejo de San Valentín. Y uno de los hoteles más lujosos de Buenos Aires tiene una propuesta doblemente tentadora. Por un lado, podés acceder al paquete de estadía, que incluye todos los condimentos románticos que se te vengan a la cabeza: espumante, chocolate, flores, desayuno continental en la habitación y un té en la Bibliotec; todo por la friolera de 2100 pesos. Por otro, el menú del chef francés Olivier Falchi que, aunque se cobra aparte ($670), vale la pena. Gelée de albahaca y mini ensalada de vegetales, magret de pato a la parrilla acompañado de mousseline de remolachas al cassis y jugos de cocción a la mostaza y milefeuilles de frutillas con salsa inglesa y pastelera a la vainilla son algunos de los platos incluidos en el menú, maridado con tres vinos de la familia Zuccardi. Como si faltara algo, cada mesa del restaurante estará intervenido con un toque único.
Sofitel Buenos Aires Arroyo (Arroyo 841, Capital Federal) / T. 4131-0131

Romántico de pe a pa: EL ÚLTIMO BESO 
Uno de los espacios más rococó de Buenos Aires es también uno de los más concurridos en San Valentín. Y por algo será: la cocina mediterránea, su ambientación entre girly y victoriana o la posibilidad de ligar un regalito al final de la velada (en el local también se venden originales objetos de decoración). Como para especial ya está el lugar, el sábado 14 no habrá un menú fijo, sino que los comensales podrán elegir entre las opciones de la carta: langostinos con salsa de lima y palta ($80) a modo de entrada, los malfatti de espinaca, hongos y tomates secos con salsa de boconccini, albahaca y cuadraditos de tomate ($140) o el cordero braseado con puerros, cebollas glaseadas y crema de zanahorias ($165) como principal y flan de coco con dulce de leche y crema ($69) de postre, por mencionar algunas. ¿La carta de vinos? Clásica, con bodegas como Catena Zapata, Luigi Bosca, Finca La Anita y Trapiche.

 

Vintage, bonito y barato: EL REFUERZO
Para los fundamentalistas del bodegón que quieran una alternativa más íntima (o para quienes acostumbren a evitar los bodegones y quieran probar algo nuevo, pero no tan nac&pop) este lugarcito es imperdible. Paredes vestidas con fotos antiguas, pizarras a modo de menú y estantes con sifones y botellas de aperitivos. Mesas viejas de bar con cerámica pintada, un mostrador con una balanza retro y conservas en hilera. Todo en El Refuerzo es encantador. Es porteño. Y es amigable. El salón puede albergar a 22 personas "apretadas con amor". En las mesitas de la vereda se suma una decena más. Para San Valentín no tiene menú fijo, solo la oferta de platos, sándwiches y picadas que varía cotidianamente. Pero vale la pena, con la mayor anticipación posible, reservar acá para celebrar el romance: el mínimo espacio, la atención relajada y la calidad (y calidez) culinaria garantizan una experiencia memorable. ¿Qué se come? Pueden tocar opciones como sorrentinos de cordero con tomate, ajo, olivas griegas y rúcula. O carré de cerdo braseado a la cerveza roja. Preparaciones sencillas, honestas, que se sirven en vajilla de fundición y en porciones abundantes (para compartir si hay hambre moderado). Para beber: vinos de bodegas no tan conocidas (etiquetas como Tinto Negro o Serbal) a buen precio. También aperitivos para abrir el apetito, que son los clásicos argentos: Cinzano, Pineral, Cynar, Amargo Obrero con algún jugo o soda, acompañados con una cazuelita. Los platos cuestan alrededor de 140 pesos y los vinos, 120. Los tragos varían entre 45 y 50 pesos.
Chacabuco 872, San Telmo / T. 4361-3013

La opción étnica: EL MANTO
Con su mística armenia y su media luz, este restaurante incita al coqueteo todo el año y se pone todavía más a clima para la ocasión. Además de ser uno de los mejores spots de la zona para probar esta rama de la cocina árabe, cuenta con múltiples espacios para todos los gustos. En el salón principal -donde se recibe una atención más rápida- caben aproximadamente unos 30 comensales. Pero también cuenta con un sector privado en el primer piso -ambientado con alfombras persas, símbolos y dibujos antiguos-, una terraza y mesas en la vereda. Para el día de los enamorados, la casa preparará un menú de tres pasos que incluye una bebida sin alcohol por persona y una botella de Animal Catena Zapata cada dos, por 350 pesos. Y si la noche se prolonga –algo que suele suceder- será imprescindible recurrir a la barra de tragos que se caracteriza por una fuerte presencia frutal. ¿Nuestro recomendado? El Manto Perfecto (vodka, pomelo, frutillas, naranja y canela, $75). Aunque los platos del menú todavía no se dieron a conocer, te podemos asegurar que ninguno defrauda.
Costa Rica 5801, Palermo / T. 4774-2409



Con música en vivo: PRIMAFILA
Aunque el menú romántico se extiende durante toda la semana, el 14 de febrero la terraza de Primafila tendrá un condimento especial: una big band de jazz musicalizándote la noche en vivo. El restaurante recibirá a los enamorados con unas Mimosas y unas ostras al hielo (alimento afrodisíaco por excelencia) y seguirá con una entrada de carpaccio de lomo o tiradito de salmón y cuatro opciones de principales para elegir, entre los que se destaca el ojo de bife con salsa de mostaza all'ancienne con cous cous y vegetales. Para culminar la noche, se podrá elegir entre una mousse de lima y tequila o un marquise de chocolate con crema inglesa y praliné. Cada paso estará maridado con una cepa distinta de la bodega Santa Julia, todo por $590 por pareja. 
Terrazas del Buenos Aires Design (Avenida Pueyrredón 2501, Capital Federal) / T. 4804-0055

 

Para los del norte: AQUILINO BISTRÓ
Aunque la cocina de este restaurante emplazado en una esquina tranquila de Vicente Lopez solo tenga una leve influencia francesa, el local recuerda a un típico bistró del Barrio Latino de París. El cuadro que componen el piso de damero, la vajilla vintage, el mobiliario antiguo y la iluminación tenue es ideal para quienes no le teman a la obviedad de festejar San Valentín en uno de spots románticos por excelencia de Zona Norte. Además de un ambiente íntimo y acogedor (creado a partir de detalles como la linternita que te acercan para leer la carta), la atención es sobresaliente y la comida óptima. Para la noche en cuestión, se podrá elegir entre el menú del mes (de cuatro pasos, que incluye una botella de Nicasia Catena Zapata cada dos personas y cuesta $390) o uno con maridaje, especial para la fecha. Algunos de los platos que vas a probar son: higos a la miel con queso feta y nueces, pesca del día en veloute de jengibre y vino blanco con brócoli baby y marquise de dulce de leche con helado de maní.
Las Heras 1200, Vicente López / T. 4796-4775

 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas