18.05.2013

10 salones de té donde nos encantaría merendar

Desde los más sofisticados a los más kitsch, pasando por los modernos, esta es la selección oficial para el que viaja o para el que quiere viajar con la imaginación a la tierra del English Breakfast con scons y mermelada.


Los británicos se toman el té muy en serio. Tanto que cada día beben alrededor de 165 millones de tazas. “Es nuestra bebida nacional, para cualquier clase social, atemporal y sabroso”, asegura un dicho popular sobre esta tradicional bebida, cada día más de moda fuera de sus propias fronteras. Pero precisamente por esto, ¿a dónde ir a por una buena tacita de té si nos encontramos de visita en Gran Bretaña? La Oficina Nacional de Turismo Británico recomienda una interesante selección de los 10 mejores salones de té a lo largo de todo el país.

The Wolseley (Londres)
Situado en la grandiosa y popular calle de Piccadilly, The Wolseley se diseñó como sala de exposición de coches a principios de la década de 1920. Hoy en día sirve uno de los mejores tés de Londres en un precioso espacio con altos techos abovedados y una deslumbrante decoración en negro y oro. Lo suyo es pedir el té con los típicos bollos (‘scones’), mermelada casera y una selección de pastelitos en este entorno imponente pero sorprendentemente relajado.

Bettys (Harrogate)
Abierto en 1919 por el pastelero suizo Frederick Belmont, además de trasladar al visitante esta sensación de vivir una parte de la historia, la experiencia de degustar el té en Bettys es única. Antes de entrar es imprescindible parar en la entrada de hierro forjado y admirar el suntuoso escaparate, que cambia con cada estación. Se puede elegir entre 50 diferentes tés acompañados con el sorprendente abanico de tartas, tartaletas, pasteles y sándwiches.

Attic (Bristol)
The Attic es de lo más chic, sencillo y sofisticado. Este salón de té minimalista da gran importancia a la calidad del té, una apuesta que forma parte de su propia filosofía comercial. No ofrecen una excesiva variedad de tartas ni una decoración recargada, tan sólo líneas depuradas, porcelana de diseño y un refrescante té hábilmente preparado.

The Tea Cosy (Brighton)
Cubierto de parafernalia relacionada con la familia real británica, The Tea Cosy en Brighton ofrece una selección de tés regios con nombres como “Té conmemorativo del 100 aniversario de la Reina Madre”, servido con bollos, nata y mermelada. Las reglas de la casa incluyen la prohibición de mojar las galletas y de colocar los codos en la mesa. Recientemente se ha incluido a un hombre vestido de Camilla Parker Bowles, Kitsch, amanerado y con un toque muy humorístico. Un establecimiento que resulta una buena muestra de por qué Brighton tiene fama de ser tan divertido.

Llangoed Hall (centro de Gales)
Este salón del siglo XVII ubicado en lo más profundo de la campiña galesa constituye un magnífico entorno para una merienda con té. En Llangoed Hall se puede probar el té galés con los tradicionales pasteles galeses o el "Full Afternoon Tea", con bollos caseros, sándwiches, galletas, bizcocho de frutas y pasteles. Llangoed Hall es un elegante e histórico lugar para tomar té y, si apetece algo más fuerte, también sirven champagne.

Time for Tea (Londres)
Ideal para los aficionados al té de antaño, Time for Tea es un salón de té al estilo de la década de 1940 situado en el barrio este de Londres. Su interior se encuentra inmaculadamente renovado al más puro estilo de esos años, con tazas de porcelana fina, muebles antiguos y temas musicales a ritmo de suave jazz. También organizan actos y fiestas.

Tchai-Ovna (Glasgow)
Escondido en una callejuela del agradable y frondoso barrio de Glasgow conocido como West End, Tchai-Ovna es un establecimiento relajado con un mobiliario ecléctico y oscuros y cómodos rincones. Este "salón de té mágico" sirve 80 tipos de tés y una sabrosa comida vegetariana. Recomendable pedir una tetera de de Darjeeling First Flush (o similar), ponerse cómodo y disfrutar jugando a juegos de mesa, leyendo un libro y pasando el día entretenido en un discreto ambiente bohemio.

The Balmoral (Edimburgo)
En el sumamente elegante Balmoral los camareros visten de negro inmaculado, mientras un arpa proporciona una suave música ambiental y una serie de bandejas engalanadas con pasteles aparecen por arte de magia en la mesa. Se trata de disfrutar del té en toda regla, una experiencia tradicional y con mucha clase, perfecta tras pasar el día explorando las elegantes calles de Edimburgo.

Leaf Tea Bar (Liverpool)
Este bar de té 'punk' une el té con actuaciones de DJs a altas horas de la noche, Wi-Fi y vino en un atractivo espacio muy actual en un bohemio edificio que ya de por sí está lleno de artistas, el Elevator Building. El Leaf Tea Bar vende 24 tipos de tés de hojas sueltas y también organiza degustaciones de té, conciertos y exposiciones.

The Rose (Oxford)

Un lugar perfecto para refugiarse de las concurridas calles de Oxford. The Rose se enorgullece de proporcionar la máxima calidad, tanto si eso significa ingredientes de la zona como tés exóticos de lugares más lejanos, con propuestas tan atractivas como un té con el nombre ‘Phoenix Pearl Dragon’. La merienda ‘Rose's Cream Tea Special’ incluye sándwiches de salmón ahumado ecológico o sándwiches de pepino untados con queso blanco, seguidos por bollos caseros y tarta.

 

Vía Diario de Gastronomía

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios

más leidasmás comentadas