11.01.2017

10 tips para darle un toque diferente a tu café

Desde leche condensada hasta unos granos de pimienta, hay opciones para todos los gustos.


Endulzantes y lácteos son los típicos productos que se utilizan para modificar el sabor del café. Pero eso no es todo. En esta nota, te contamos con qué puedes darle un toque diferente a tu infusión de cada mañana.

Esa leche de coco que guardas en tu despensa es ideal para el café. Mezcla una cucharada en tu taza para darle un sabor más sabroso. Sólo asegúrate de que esté bien agitada antes de verterla.

 

Con unas pocas gotas de leche condensada puedes convertir cualquier cosa en un lujo delicioso. Inspirado en el café tailandés y vietnamita, una cucharada aclarará tu café y le dará un toque dulce.

Añade pedazos de chocolate amargo picado en una taza de café caliente. Espera un minuto hasta que se derrita y revuelve para que se fusione con tu bebida. Delicioso, ¿no?

Si no estás listo para  tanta dulzura a primera hora de la mañana, pero no quieres perderte la oportunidad de saborear éste sabor tan intenso, el cacao en polvo es una buena alternativa. Con solo una cucharada de polvo rociada sobre tu café ya tendrás una infusión totalmente distinta.

Para una bebida suave y aterciopelada coloca un poco de mantequilla en tu taza de café caliente y mézclala hasta que esté bien fundada y espumosa.

Agrega especias como canela, cardamomo, anís estrellado o clavo de olor a los granos de café antes de la elaboración de la bebida. La esencia de las especias se infunde lentamente en el café para darle un sabor suave y delicado.

Prueba con extractos aromatizados, como vainilla, almendra y menta, que le darán nueva vida a tu infusión. Como son muy concentradas, apenas debes agregar unas pocas gotas por taza.

Tu café de la mañana no volverá a ser como antes luego de agregarle jengibre. Puedes hacerlo de dos maneras diferentes: incorpóralo a los granos antes de prepararlo o agrega una rebanada a tu taza recién preparada y deja que se empaste durante unos minutos antes de beber.

 

Si los cítricos no pueden faltar en tu desayuno, añade una tira de cáscara de naranja al café recién preparado. También puedes probar con limón, pomelo o lima.

Dale al café un golpe de picante con algunos granos de pimienta de cualquier. Muele ambos juntos. No te pases de la raya porque si es muy picante, no podrás beber tu café. Comienza con dos o tres granos de pimienta. 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios