01.06.2009

5 cosas que debés saber sobre los vinos sin alcohol

Son vinos con graduación alcoholica similar a la cerveza y se afianzan como nuevo nicho de mercado. Con detractores y fanáticos, ahora también se consiguen en la Argentina.


En septiembre de 2008 la bodega Cooperativa La Riojana lanzó al mercado Neo ($9), un producto tinto y blanco que técnicamente se llama Bebida Alcohólica Mixta Gasificada. En otras palabras, un vino con baja graduación alcohólica (6%) que viene a marcar un nuevo camino en la materia: los vinos desalcoholizados.
 
El modelo inspirador son varios productos que ya existen en el mundo y que atienden un consolidado mercado de nicho. Un nicho, que a la luz de las preocupaciones crecientes de los consumidores tanto por la salud como por el sobrepeso, le auguran a estos derivados un futuro venturoso, aunque hoy difícil de prever.
 
El verdadero atractivo de los vinos light, reside en que son hasta cuatro veces menos calóricos que un vino estándar, conservando parte de su sabor y atractivos saludables, como el Resveratol que protege del colesterol malo, lo mismo que las capacidades antioxidantes de los polifenoles del hollejo de la uva. Una ecuación difícil de mejorar.
 
1. Cómo se hacen. Los procesos disponibles en el mundo para “remover” el alcohol de un vino son varios, algunos más invasivos que otros. Los tres más usados son la ósmosis inversa, la evaporación a baja temperatura y la centrifugación.
Estos refrescos a base de vino o vinos desalcoholizado son justamente bebidas cotidianas, sin grandes alardes de calidad, para un consumo desestructurado, que  conservan las virtudes medicinales de sus hermanos mayores, tanto como una buena parte de su sabor. Sea como vectores que introduzcan nuevos consumidores al universo del vino o como bebidas que apenas tendrán un rincón aparte, la única verdad sobre los vinos desalcoholizados es que son una realidad en el mundo. Y ahora, también en la Argentina.
 
2. Cómo se beben. Bien fríos. Sin grandes pretensiones, aceptan el hielo hereje con cariño y por sus burbujas evidentes tiene más bien un perfil fiestero que festivo. Si sos un amante del vértigo de lo nuevo, en esta bebida vas a encontrar algo diferente y tajante. Neo seguramente tendrá amantes sin fisuras y detractores a ultranza.

3. Quiénes los beben. Los vinos desalcoholizados son ideales para los bebedores que no encuentran en el vino su elección preferida. En La Riojana piensan que Neo, “tiene un público objetivo entre las mujeres y jóvenes, que buscan acercarse al mundo del vino con productos frescos, livianos y principalmente fáciles de beber,” de acuerdo con Roberto Monsalvo, el jefe de Marketing y Comunicación de la bodega. Los mismos desalcoholizados salen a disputarle mercado a los frizantes, pero se presentan como productos bien distintos. Por sus características, la principal diferencia es la baja graduación alcohólica, casi igual que una cerveza, una bebida que es de consumo masivo especialmente entre los más jóvenes.
 
4. Vinos Light en el mundo. Con ese mismo argumento, la prestigiosa bodega Miguel Torres acaba de lanzar en España una prueba piloto con Natureo, un vino desalcoholizado, que busca competir con el poco glamoroso Sandevid, un refresco a base de vino que ya tiene fieles seguidores en la península ibérica. Pero no son los únicos. En Francia, las marcas Pol Vignan y Côte de Vincent tienen toda una línea de productos cero alcohol cuyo precio ronda los diez euros por botella. Mientras que en Australia y Nueva Zelanda se desarrollan también etiquetas de este tipo, como los que comercializa la empresa Aotearoa, con su marca Alcohol Fre (sí, leyeron bien, sin doble e). El paraíso está en Estado Unidos. En el país del norte existen al menos diez bodegas que los elaboran, entre ellas algunas del famoso Napa Valley, algo así como la cuna del vino en ese país. Ariel Winery es la más prestigiosa y ya cuenta con varios premios por la calidad de sus vinos de poca graduación.
 
5. Nuestra opinión sobre Neo. Probamos Neo. No hay que buscar en él el sabor del vino, ya que no intenta emularlos en nada. Es una bebida suave y frutal, elaborada con uvas. Y esa es la sensación que se tiene al beberlos: la de un refresco más que una bebida alcohólica. Quienes gusten de los frizantes o los espumantes dulces encontrarán en Neo dos buenos productos ready to drink. El blanco, a base de Torrontés, tiene una lejana reminiscencia de la uva en la nariz, mientras que en boca es dulzón y refrescante a la vez. Una bebida ideal para bajar grados centígrados en el verano –en eso se parece a la cerveza- con un gusto propio de postres. El tinto pega en el mismo poste, con la diferencia de que resulta cálido a la boca, quizás por su base de Malbec.

Por Joaquín Hidalgo

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios