20.08.2014

5 restaurantes de bodega que no podés dejar de conocer

Mendoza dejó de ser una atracción solo por sus viñedos. Su amplia oferta gastronómica combina productos típicos, el talento de excelentes chefs y bellos espacios. En esta nota, cinco restós imperdibles.


Pequeños paraísos de alta gastronomía. Paradas obligadas para recuperar fuerza y alimentarse antes de la cata. En los últimos años, en la ruta del vino mendocina creció y se consolidó la oferta de restaurantes de bodega, espacios tan necesarios (son las únicas opciones culinarias en decenas de kilómetros a la redonda) como atractivos y tentadores. Algunos sumaron más seriamente el negocio gastronómico al métier principal del vino y compiten por tener a los mejores chefs. Elegimos cinco restós que se destacan por su carácter innovador, por la calidad de su propuesta y por la belleza de su impronta: tomá nota para tu próximo viaje.

SIETE FUEGOS: con el sello de Mallmann
En el resort de lujo The Vines los fuegos de Francis Mallmann son la atracción principal. El famoso chef aprovisionó al restaurante de sus siete métodos de cocción preferidos: chapa, parrilla, infiernillo, horno de barro, rescoldo, asador y caldero, además de un pozo para hacer curanto. Una colección de elementos y técnicas que tomó de los gauchos y que son la excusa para acercarse a este enclave de ensueño en medio de las viñas. Está en pleno funcionamiento desde octubre de 2013, con capacidad para 120 cubiertos en un sofisticado salón con cocina a la vista. También hay un patio exterior ideal para eventos y celebraciones. ¿Qué se come? Sabores típicos de Mallmann, como el ojo de bife cocido a la parrilla durante nueve horas. Para el postre, el pionono de dulce de leche o las frutillas a la plancha con Mascarpone son infalibles. Gasto promedio: entre $500 y $800 por persona. Se puede ir a almorzar o cenar. Ruta Provincial 94, km 11, Vista Flores, Tunuyán  / T. (0261) 461-3910


Ruca Malén

RUCA MALÉN: el mejor del mundo
¿Suena pretencioso? Es la decisión del comité de “The Best of Wine Tourism”, de la red Great Wine Capitals, que el año pasado se reunió en el Valle de Napa (EE.UU.) y le otorgó el premio de mejor restaurante de bodega del mundo. El chef Lucas Bustos logra la más alta expresión de comida + vino, con platos abundantes, carnes excelentes y perfecta sazón, en un menú degustación (cinco pasos con vinos, $600) que cambia cada tres meses, de acuerdo a la estación. Para definir cada nueva carta se organiza una reunión interdisciplinaria, con el objetivo de hallar productos locales y combinaciones que sean nobles compañeros de los vinos de la bodega: Yauquén, Ruca Malén y Kinien. Un restaurante ideal para disfrutar una cocina confortante y tintos golosos de buen cuerpo, todos los días a partir de las 12 horas.  Ruta Nacional 7, km 1059, Agrelo / T. (0261) 15-454-1236

ANDELUNA: encanto francés
Con sus lomas de césped verde y su arquitectura que recuerda a los castillos franceses, la bodega Andeluna, en Tupungato, recibe a los turistas en un pequeño restaurante que pocos conocen y muchos deberían. El chef Santiago Orozco Russo se incorporó en abril al proyecto, inaugurando una carta que describe como “elaboraciones simples que buscan la experiencia sensorial del comensal”. De decoración austera y acogedora, con una bella cocina a la vista, el restó tiene un menú degustación de seis pasos ($380) con un hilo conductor de temperaturas y texturas que acompañan al vino. Un must: el lomo a la piedra caliente, maridado con Pasionado Cabernet Franc. Solo para el almuerzo. Ruta 89 s/n, km 11, Gualtallary, Tupungato / T. (0261) 15-541-2881


Andeluna

MARÍA: 100% femenino
En el restaurante de Bodega Séptima todo tiene nombre de mujer: desde el espumante (María) hasta su chef, Graciela Hisa, muy conocida en el ambiente del vino por su servicio de catering. Hace poco más de un año, la bodega decidió concesionarle el restaurante –un elegantísimo salón vidriado con terraza que mira directamente a la Cordillera– y el resultado es inspirador. Ofrece un menú maridado de tres pasos ($330), en el que la entrada y el postre tienen formato de degustación y el plato principal es a elección. Para los veggies, imperdible la lasagna de berenjena, zucchini, hongos y queso Pepato; para los carnívoros, ojo de bife con papas explotadas con croûte de chorizo y chimichurri. El restó se caracteriza por usar productos frescos y regionales. Abierto al mediodía.Ruta Internacional 7, km 6.5, Agrelo, Luján de Cuyo / T. (0261) 498-9550, int. 2


María, en Bodega Séptima

OJO DE AGUA: la última locura de Dieter Meier
El artista conceptual suizo no podía tener un restaurante sencillo y convencional en su bodega Ojo de Vino. Muebles de distintos estilos se agrupan en una casa de campo donde sucede una suerte de “vernissage” gastronómica, en torno a la que se reúnen personajes variopintos, artistas, músicos, diseñadores y periodistas. En este singular bistró para no más de 30 personas el menú es bien criollo: los cuatro pasos ($400) incluyen opciones como escabeche de conejo, carne a la olla, pinchos de pollo y cerdo, empanadas. Los vinos orgánicos de Meier completan la experiencia: Ojo de Agua, Puro, Malo y Super Malo. Abre de 11 a 18 horas, todos los días. Bajo Las Cumbres s/n, Agrelo, Luján de Cuyo / T. (0261) 15-469-6552

Por Gabriela Malizia

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas