07.12.2016

5 sándwiches deliciosos para llevar al trabajo

El almuerzo en la oficina puede ser un problema. ¿La solución? Estos bocados versátiles, transportables y hay para todos los gustos.


Los almuerzos durante la semana se pueden volver aburridos, monótonos. En muchos casos, los trabajadores comen lo que encuentran en los locales comerciales cerca de la oficina o sobras de la noche anterior. 

La solución está en nuestras manos y en nuestras casas. En poco tiempo, se pueden preparar alguno estos cinco sándwiches -por qué no, uno cada día- y salir de la rutina. Hay para todos los gustos y paladares, incluso veggies.

1. Club Sándwich de pollo y tomates asados
Como habremos comprado más de una vez, los tomates van a humedecen el pan por su alto contenido de agua. En pocas palabras, se hará migajas y dejará de ser un sándwich. La solución es asar los tomates. ¿Cómo? Los cocinamos en un horno bien caliente durante 30 minutos. Luego, los colocamos en el refrigerador. También podemos hidratar tomates disecados y luego asarlos. Es una excelente opción si no conseguimos materia prima en buen estado.

En un Club Sándwich la clave son las proporciones: el grosor correcto del pan, no poner demasiada carne, que la lechuga crujiente, y el tocino aún más. Este bocado se puede comer tanto caliente como frío.

  

2. De champiñones portobello  
Esta opción vegana es colorida, fresca, nos dejará satisfechos y, por supuesto, es muy liviano. Un buen sándwich de este tipo necesita un cuidadoso pensamiento y construcción. Tiene que tener equilibrio de texturas y sabores, pero también debe saciar el hambre sin depender de carne o queso. Las setas son una opción popular para reemplazar a los productos de origen animal. 

Un bocadillo como este necesita condimentos. Un alioli o un poco de mayonesa vegana son una buena opción. Imprescindible completar con hojas de espinaca bebé tiernas y pimientos rojos asados.

3. Baguette de pesto y huevo
Para este sándwich hay que mezclar partes iguales de mayonesa y pesto de albahaca, además de rebanadas de huevo duro, que son portátiles, están llenos de proteínas y los podemos cocinar días antes de comerlos. Así que solamente hay que transportar los ingredientes al trabajo y prepararlo en la hora del almuerzo.

4. De jamón welsh rarebit
Hay muchas versiones de este plato británico que incluye queso derretido y cerveza negra. Algunos le agregan jamón y otros hasta lo cocinan el sándwich entero en el horno. La clave es la salsa, una mezcla de uan bechamel clásico, crema de leche, un cucharada de salsa inglesa y, por supuesto, un montón de queso rallado. 

Si bien este es uno de esos sándwiches que deben comerse cuando salen del horno, podemos envolverlo en papel aluminio y calentarlo un poco en el trabajo en una tostadora o horno eléctrico.

  

5 Parmesano y tempeh 
El tempeh es un pastel de soja tradicional de Indonesia que se populariza por todo el planeta. Como no tiene mucho sabor, se lo puede condimentar con lo que se nos antoje levantarlo en una sartén hasta que se vuelva crujiente. Luego se sazonarlo debemos ponerlo entre dos panes con salsa marinara, queso mozzarella y, por supuesto, parmesano. Un sándwich vegetariano imperdible.


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios